viernes, mayo 30, 2008

AJEC

La verdad es que meterse con el Grupo AJEC es uno de los hobbys que todo buen friki de la CF practica con asiduidad. Y, ciertamente, te lo ponen fácil. Aunque ha mejorado bastante desde sus inicios, la edición de sus libros sólo puede calificarse como chapucera. Las erratas, la maquetación y demás cuestiones técnicas son desastrosas. La palma, probablemente, se la llevó el libro de Barlow sobre Dick, aunque casi ninguno de sus productos se libra.
Y, sin embargo, yo quisiera romper una lanza por AJEC. Por que esta pequeña editorial tiene una virtud que, a mis ojos, la está empezando a convertir en insustituible. Decía hace poco en una entrada que la generación veterana de la CF (Marín, Aguilera, Rudy y demás) lo tenía complicado para publicar vista la evolución reciente de Minotauro. Sin embargo, hay gente que lo tiene más crudo aún. Me refiero a los autores nuevos, a aquellos que quieren sacar su primer libro y que sólo les avala un puñado de relatos y, a veces, ni eso. A gente que es posible que todavía no haya alcanzado un nivel brillante pero que necesita foguearse escribiendo y viendo como su esfuerzo tiene algún fruto. A los devotos de la CF, el Terror y la Fantasía en su aspecto más estrictamente de género que nunca verán abiertas las puertas de las grandes editoriales.
Gente con esas características concretas lo tiene más que crudo para comerse algún rosco en el mercado editorial actual. Máxime si tenenos en cuenta que muchas de las grandes revistas y antologías de relatos han muerto y no se les ve continuación (como Gigamesh, Asimov o Artifex), por lo menos en papel.
Bueno, pues siempre hay un atisbo de esperanza, y, en este caso, la esperanza está encarnada precisamente en el muy denostado Grupo AJEC. Por que esta pequeña y terrible editorial es la que se está encargando de publicar a estos autores y, de propina, a precios asequibles.
Si miramos su catalogo podemos encontrar una lista de nombres que, en principio, no suenan mucho excepto para los iniciados (y a veces ni a esos): J. E. Álamo, Juan Antonio Fernández Madrigal, Marc Soto, María Concepción Regueiro, Sergio Parra, Daniel Mares, Santiago Eximeno,...
Me dejo muchos nombres en el tintero, por supuesto, pero esta es una buena representación de perfectos desconocidos y pequeños famosos sólo para la secta que difícilmente veríamos en el catalogo de cuaqluier otra editorial.
Como dice el refrán, hay de todo como en botica, libros interesantes, buenos, malos, aburridos, curiosos, atrevidos y adocenados. Pero eso no es lo importante, lo importante es que hay un puñado de gente que si no fuera por AJEC puede que hubiese tirado la toalla y hubiera dejado la escritura, logrando que, quizás, uno de ellos nunca pudiese escribir esa gran obra que lleva dentro, que revolucionará el género, deleitará a los lectores pero que todavía no es capaz de escribir.
Por eso digo que AJEC está empezando a ser insustituible, por que, me temo, es casi la única editorial que juega ese importante papel de cantera y vivero de nuevos autores. Así que eso, al menos, merece un reconocimiento.
Lo que no quita para que sigamos rezando por que alguien consiga acabar con la chapuza habitual que se perpetra en casi todas sus publicaciones.

19 Comments:

Anonymous Gandalf said...

Hay un juego en psicología muy divertido, que consiste en que cada uno de los participantes de un grupo de personas se coloca un letrero en la frente. Todos pueden leerlo, menos el que lo lleva. En él, sólo hay una palabra. Puede ser "cabrón", "gracioso", "tímido", "manazas", "inteligente", etc. Y todos lo tratan con el sambenito que lleva colgado. Lo habitual es que cada participante tarde menos de cinco minutos en averiguar cuál es la palabra que lleva en la frente.

Cuando hace relativamente poco tiempo empecé a leer foros y blogs de fantástico, me sorprendió el trato a AJEC. Tengo libros de género bastante más indecentes de editoriales a las que no es habitual que se les cuelgue ese sambenito. Y alguna traducción y/o presentación de suspenso en editoriales que llevan siempre en la frente colgado un "certificado de buena calidad".

Aclaro también, antes de que alguno lo mencione, que seré uno de esos noveles que va a darse a conocer a través de AJEC. Me gusta creer que, a pesar de todo, estoy siendo objetivo. También cuando añado que, en cuanto a la edición, los últimos libros son mejores que los penúltimos, y estos eran mejores que los antepenúltimos. La colección Albemuth de bolsillo ahora sólo parece de bolsillo en el precio.

Por encima de todo está lo que mencionas, el que se atreva a publicar a autores desconocidos y antologías de relatos. Cada vez en mejores condiciones. Y en un momento de vacas flacas. Ya veremos, ojalá la iniciativa pueda aguantar. Sería triste que por motivos económicos AJEC tuviera que echar el cierre a la colección Albemuth.

Hay una cosa que nadie ve al coger el libro y que querría decir: el trato de Raúl hacia los que llamamos a AJEC (sin haber sido invitados) es de diez. Los que nos dedicamos a aporrear puertas damos fe de que no siempre es así (pocas veces es así), y lo que obtienes con frecuencia es un maleducado silencio. A mí una negativa no me molesta, forma parte del juego editorial. Puedes haber escrito algo malo o sencillamente no le gustas a quien te lee. No pasa nada. Se acepta el no. Con más o menos explicaciones, o con un breve email "carta tipo" de rechazo, da igual. Algo. Las maneras de AJEC son educadas y abiertas. Como digo, tal vez no influya en el resultado final, pero los que llenamos hojas de letras y luego nos tenemos que buscar la vida lo agradecemos mucho.

Entre lo reciente, apunto un libro: el de Marc R. Soto. Entre lo que se espera para el segundo semestre del año, menciono otro: el de Eximeno. Buenas cartas de presentación.

dom. jun. 01, 09:53:00 p. m. 2008  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

No dudo el buen hacer de Raúl, acepto que hay otras editoriales chapuzas en el mercado, sin ir más lejos a la Factoría de Ideas se la conoce como la Fechoría, aunque también han mejorado muchísimo. Y, obviamente, creoque la labor de AJEC a la hora de divulgzr nuevos escritores fantásticos no tiene precio, de ahí esta entrada en el blog. Pero, una cosa no quita la otra.
Hay que mejorar la edición de los libros hasta que realmente sean inditinguibles de, por ejemplo, Alianza o Valdemar. Los tres últimos libros que he leído de AJEC presentan problemas graves. En "Jitánjafora" de Parra donde tenía que haber quiones para el inicio de un dialogo aparece el signo <<, en "El enviado" de Álamo los puntos pueden surgir al inicio de una línea de texto por que la frase acababa en la línea anterior. Y en "Mágnifica víbora de las formas" de Madrigal la palabra "que" ocuoa una sola línea. Eso sí, con un espacio entre cada letra bestial.
Me han encantado los tres libros, mucho. Del de Parra ya hablé en este blog, de los de Álamo y Madrigal adelanto que las críticas saldrán en C. es una pena que el disfrute no haya ido unido a una mejor presentación. Negar esta cuestión es negar la evidencia.

mar. jun. 03, 06:19:00 p. m. 2008  
Anonymous Gandalf said...

Sin duda las ediciones de AJEC no son las de Valdemar o Siruela. También ahí compararíamos a David con Goliath. La Factoría, como dices (la dejamos en elfo, si Valdemar tiene la altura de un troll y AJEC la de un enano -y que Raúl me perdone por esto de las tallas-), también comete errores de edición. Me voy a permitir apuntar a lo alto, a la muy recomendable Bibliópolis, por ejemplo: ¿alguien se ha parado a contar el número de erratas que aparecen en "Luz" de Harrison?

El libro de Fernández Madrigal tiene un llamativo y largo "que" en la página 31, de acuerdo, pero la edición en general me parece aceptable. Y salvo que a mí se me haya pasado, no recuerdo otro fallo de edición tan evidente en el libro. Propondría el mismo juego con otras editoriales, la caza de errores tipográficos, en gigantes como RBA, por ejemplo. AJEC no es RBA, naturalmente, pero no suele leerse que la página tal de la novela equis de RBA presenta errores de edición en las páginas n' y n'', sólo opina lo que le parece el libro.

No se trata de negar nada. Iría más lejos: soy el primer interesado en que los próximos libros de AJEC tengan una presentación de bandera. Sólo quería hacer constar que si comparo el nº4 de Albemuth (Daniel Mares) con el nº 17 (Fernández Madrigal) y luego con el nº 19 (Marc R. Soto), veo una progresión hacia arriba. Parecen libros de editoriales diferentes.

Es habitual quejarse de los libros AJEC (y no hablo de ti en concreto, creo se entiende que mi comentario es general). Da la impresión de que es un deporte buscarle las erratas, hasta el punto de que he leído críticas en las que apenas se habla del libro en sí, sólo de tipografía, maquetado, etcétera. Comentarios más, por así decirlo, de fontanería que de literatura. Es muy importante que los muros no tengan humedad, pero no dejo de visitar a fulano ni recomiendo que nadie se pase por su domicilio porque encontré manchas en las paredes. La impresión que a mí me ha dado, insisto en que casi desde fuera, es que los últimos libros aún están pagando las faltas de los primeros, y que la etiqueta que le han colgado en la frente a AJEC (como nos ocurre a todos con las que, buenas o malas, nos adjudican) le va a costar quitársela de encima, si llega a conseguirlo.

mar. jun. 03, 10:00:00 p. m. 2008  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

El que otras editoriales sean unas chapuzas, grandes incluidos, no es excusa para perdonar a AJEC sus fallos, si entramos en esta dinámica acabamos en el desastre.
Si jugamos a ser profesionales somos profesionales, por muy pequeños que seamos y eso hace que haya que juzgar a AJEC por los mismo parametros que a los demás. Por supuesto, hablar sólo de la maquetación de un libro y no del libro en sí es un obvio error en el que creo que no caigo. Pero avisar al lector de lo que se puede encontrar es también una obligación.
A mí no se me caen los anillos a la hora de criticar al que lo haga mal en este terreno, sea quien sea, si repasas mis críticas en C, Hélice, Cyberdark o este blog, verás que eso es cierto. Por ejemplo, adelanto que la crítica a la novela de Haldeman "Viejo Siglo XX" de Ómicron, que aparecerá en C, también tiene su parte de palo, en este caso a la labor de traducción.
Y tampoco me vale decir es que somos pequeños, Valdemar no es precisamente un gigante empresarial sdi no un grupo bastante modesto y, sin embargo, lo hacen estupendamente.
Y, sinceramente, creo que tampoco hay que ponerse así, para una vez que alguien en público defiende la labor de AJEC no creo que sea de recibo lanzarse a por él por ciertas cosas que también son verdad. Vamos, digo yo.

mié. jun. 04, 06:33:00 p. m. 2008  
Anonymous Gandalf said...

Has escrito un post sobre un tema que me interesa y he decidido dejar aquí lo que yo creo haber visto. Si hubiera aparecido este tema de conversación en otro lugar, allí habría dejado mi opinión.

Es lo que he percibido en lo que llamáis "fandom". No me refiero a críticas particulares. Como aclaré en el anterior post, me parece una actitud generalizada. Naturalmente, puede ser que la mayoría tenga razón. Yo no lo veo así y así lo escribo. No hay más.

De hecho, de lo que has escrito y yo he comentado creo que se deduce que estamos de acuerdo en bastantes puntos. Lamento que enfoques mi comentario como algo personal. No me lanzo a por ti y tampoco creo haberme puesto de ninguna manera.

Un saludo.

mié. jun. 04, 09:14:00 p. m. 2008  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

Vamos a ver, si escribo una entrada donde digo 9 cosas buenas de AJEC y una mala que, me temo, es evidente, no deja de llamarme la atención que la discusión se genere por esa única cosa mala y no por las nueve cosas buenas. Defender a AJEC es loable, yo he sido el primero en hacerlo, pero, repito una vez más, las cosas buenas no deben de cegarnos respecto a las malas. Y estos comentarios se hacen sin acritud ni ganas de fastidiar, son formas de hablar.

jue. jun. 05, 01:56:00 p. m. 2008  
Anonymous Raúl Gonzálvez. said...

Haya paz hermanos. Como decía Homer Simpson: "Ambos teneis razón". :)

Soy el primero en reconocer que los libros de AJEC siguen teniendo fallos, y que hago todo lo posible por subsabarlos. A veces se siguen produciendo fallos, pero como dice Gandalf, cada vez menos; estoy relativamente orgulloso de ello. E incluso he tenido varios libros que han sido alabados por estar bien editados (creo que no habrás tenido oportunidad de tenerlos en la manos Ivan, como son, por ejemplo "Hexwood", o "Urnas de Jade").
Y soy consciente de que los libros que más fallos tienen (y cada vez menos, en "El hombre divergente" o "El rayo verde en el ocaso" creo que en ese sentido no tienen nada que envidiar a otras editoriales); estos fallos también es cierto que se producen sobre todo en la Colección Albemuth, por el simple hecho que no dedico tantas horas a ella como a Internacional. El motivo es que su rentabilidad está cercana a cero. Si consigo cubrir gastos de imprenta en los libros ya me doy por satisfecho, y desde luego no siempre se consigue (pero los autores y portadistas cobran lo que les corresponde, a veces más tarde que temprano, sí); pero no me duelen prendas en perder dinero con esos libros.
Miro a mi alrededor asombrado y a veces me veo casi solo editando este tipo de antologías o pequeñas novelas, y aunque pierda dinero, a medio plazo no entra en mis plazos cerrar esta colección.

Pero esos libros, no me queda más remedio que dedicarles menos tiempo, y soy consciente de que se nota, pero yo me dedico 10 horas al día a Ajec, y días que son 16 horas, preparando libros, leyendo originales, corrigiendo (que nadie se ria, por favor :P). Y muchas de esas horas las dedico a los libros de Internacional, que son gracias a los que puedo pagar el alquiler, y los que dan para que Albemuth siga adelante.

Por que aunque lo he intentado casi todo, libros mas grandes, mas pequeños, tiradas grandes, menos tiradas, apretar las tuercas a la distribuidora, escribir cartas practicamente librería a libreria dandome a conocer... con Albemuth sigo perdiendo dinero. ¿Debería echarle más horas? Por supuesto, pero hcerlo signficaría dejar de echar esas horas en la que coleccion que permite que Albemuth siga adelante. Y a pesar de eso intento mejorar. Iván, si ves los libros de Internacional, sobre todo los últimos, verás que están mucho mejor acabados, que los de bolsillo.

El año pasado AJEC editó 11 libros; este año llevo 9 en seis meses. Y estoy solo yo (no hago las traducciones, ni soy el maquetador o corrector o portadista de todos los libros) pero Ajec es un menda, y no hay más cera de la que arde, desde que me levanto hasta que me acuesto estoy delante del ordenador, trabajando en los libros, e intentado llegar a fin de mes, como todo hijo de vecino. Y no puedo pagar un suelo extra por que no puedo, así de sencillo. O eso o cierro Albemuth,o pòngo los libros a 17 euros en vez de a 9, y que se difundan menos aún; y no me da la gana.

Me gusta que se me reconozca el trabajo, y no me importa que me den tirones de orejas; el post de Iván me parece adecuado, y desde un punto de vista del lector al que lo que yo eche o deje de echar, o pierda o deje de perder le da igual, me parece bien. Aunque he de reconocer que el comentario de "editorial chapucera" de el comentario de "El enviado" en C no me pareció nada justo.
Y a Gandalf le agradezco la defensa de Ajec (sé que no es interesada), y que esto no llegue a nada más, que los malentendidos no llevan a ningúna lado.

Perdón por la parrafada, y si me he liado explicando cosas, pero creo que era necesario aclarar un poco el tema.

Un saludo,
Raúl Gonzávez

jue. jun. 05, 05:48:00 p. m. 2008  
Blogger Carlitos said...

Yo creo que no, que no era necesario. Sinceramente, estás en un negocio y bajarse al nivel de currante que se esfuerza por llevar una empresa adelante es precisamente eso que encuentro tan irritante en el fándom. Yo no tengo nada contra AJEC, pero algo tenéis que cada vez que se comenta algo viene una tribu a ponerte a parir y llamarte de todo, y al final aparece alguien de la editorial, y eso, francamente, es bajar a un nivel muy poco profesional.

vie. jun. 06, 12:26:00 p. m. 2008  
Anonymous Raúl Gonzálvez said...

Carlitos, me temo que no he entendido muy bien tu comentario; la editorial soy yo, soy autónomo y me gano las habichuelas como cualquiera; no hay 3 o 4 personas llevando la "empresa" (ojalá). Y soy un currante, y los veranos que se para la distribución de libros, me los paso trabajando en otra cosa; no creo que a nadie del fandom le irrite eso. Si vendiera 10.000 ejemplares de cada libro, y me las diera de pobrecito, entonces sí, pero no es mi caso (todavía), y quién me conoce más o menos lo sabe.
Y que yo sepa no hay ninguna "tribu"; Iván ha dicho que Ajec hace un buen trabajo, pero hay que mejorar la edición; Gandalf dice que la edicion tampoco está tan mal. Diversidad de opiniones, pasa todos los dias en decenas de foros y blogs, y que yo sepa, nadie ha pueso a parir a nadie por criticar a Ajec, si las criticas, como esta de Iván, tienen fundamento y son constructivas.

vie. jun. 06, 04:44:00 p. m. 2008  
Blogger Pantagruel said...

Bueno... yo voy a romper una lanza (pequeña)a favor de AJEC.
Primero porque, como Gandalf, soy de los que está en el limbo de lograr publicar, y es posible que lo haga con ellos.

Segundo, porque conocí AJEC a través de "Axiomático" (un regalo que no se puede agradecer en su justa medida cuando se es aficionado a la CF), y en ningún caso me pareció que el libro estuviese mal realizado (lo cual, supongo, da la razón a Raul en cuanto a que Albemuth Internacional está más cuidado).

De todos modos, y aunque no he leído otras críticas a esos fallos de edición, apoyo las dos corrientes que fluyen por estos comentarios: el "sí pero" de quienes agradecen que se publiquen libros olvidados por otras editoriales, exigiendo que el libro no tenga erratas ni fallos de maquetación, y el "vale, a lo mejor me lo merezco" de Raul, porque la crítica a la publicación de un libro no se puede centrar sólo en si se han cometido fallos al publicarlo (que a todos nos molesta pagar por algo y que no colme nuestras expectativas, pero dudo que esos libros sean ilegibles).

Así que, nada... espero que AJEC siga mejorando, y que pronto las críticas se centren en "por qué no publica estos clásicos" en lugar de "la página tal y cual tienen un punto mal situado".

dom. jun. 08, 11:34:00 a. m. 2008  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

Vamos por partes, como dijo Jack. En este blog a veces soy de un pedante que cuando me releo me doy asco a mi mismo, en otras ocasiones entro en el terreno de lo coloquial a una velocidad alarmante. Puede que sea un caso de doble personalidad o de esquizofrenia pero es que soy así, como bien saben los que me conocen, una, cuando menos, peculiar mezcla.
Por eso, a veces, puedo ser muy colocquial y utilizar adjetivos que, sin mala intención, puedan resultar hirientes. Chapuza es una forma como otra cualquiera de describir un producto. En vez de esa palabra podría haber dicho, imperfecto, o descuidado. En nongún caso quería ofender y si lo he hecho, pido disculpas, aunuqe, si soy sioncero, tampoco creo que sean tan necesarias por un error tan nimio.
En cualquier caso, soy el primero en reconocer que hay una evolución positiva en la labor editorial de AJEC, comparado con el libro sobre Dick de Barlow, por ejemplo. Y hay libros perfectamente editados, más allá del gusto particular de cada uno sobre las portadas, podría poner como ejemplo el de Capanna.
Como crítico totalmente amateur poseo una libertad envidiable, no cobro un duro por este trabajo lo que me permite estar totalmente a salvo de cualquier injerencia. Nadie me va a echar del curro diga lo que diga :)
Y una cosa que siempre he tenido clara es que hay que centrarse en la literatura que hay dentro de cada libro, no en su aspecto material. La crítica de "El enviado" sólo tiene un par de líneas sobre la edición sobre un toal de más de un folio.
Claro que una cosa no quita la otra, los libros cuestan dinero, el dinero no crece de los árboles, se publica un huevo y hay que elgir. Y cada uno tiene sus propios criterios a la hira de elegir. Y hay gente a la que una mala traducción, o un exceso de erratas molesta profundamente. Y, por tanto, considero mi deber avisar sobre ese tema. A mi en concreto no me produce mayores problemas pero a otros sí, de ahí que casi siempre toque ese apartado aunque sea mínimamente.
Y no hay más historia ni más vueltas que darle. Y, repito una vez más, siendo uno de los pocos que defiende la labor de AJEC manda narices que se me busque las cosquillas habiendo tantos que la denigran de forma pública.

mar. jun. 10, 10:04:00 p. m. 2008  
Anonymous Melmek said...

Iván, soy consciente de que no quisiste ofender ni mucho menos con el comentario de "chapucera", aunque las connotaciones de la palabra siempre son peores que "imperfecta", por ejemplo. En todo caso sé que hablas bien de ajec, y los comentarios de la edicion me los tomo para seguir mejorando y que a diferencia de otros comentarios, los tuyos nunca son maliciosos ni van a dañar. No creo que Gandalf tuviera intención de buscarte las cosquillas, ni mucho menos; y es que estas cosas siempre es mejor discutirlas con una cerveza y unas tapas delante.

jue. jun. 12, 08:59:00 p. m. 2008  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

Internet es un estupendo sistema de comunicación pero tiene sus defectos, como todo en la vida. Al escribir es complicado matizar algunos tonos como se hace hablando. Quedan esas cañas pendientes y veré de ser un poco menos quisqulloso.

dom. jun. 15, 06:40:00 p. m. 2008  
Blogger perenquén said...

Como aficionado a la literatura de género, me parece elogiable el trabajo que la editorial AJEC y no puedo evitar sentir simpatía por quien se atreve a emprender aventuras editoriales como ésta.

Pero como bibliófilo, o como consumidor exigente, me parece que el término chapucero se ajusta mejor a las ediciones de AJEC que el de imperfecto. Si todos sus defectos se limitaran a la fealdad de las portadas, la calidad del papel o al formato de las ediciones, éste último adjetivo sería acertado. Pero cuando los defectos son los apuntados - fallos de maquetación, malas traducciones, profusión de erratas - dejan una sensación de escasa profesionalidad, de tratarse de una obra hecha sin arte ni esmero, que puede echar por tierra todo trabajo que creo que ha sido justamente elogiado por Iván tanto en su entrada como en sus comentarios posteriores.

Me gustaría saber, Raúl, a qué te refieres cuando comentas que se ha mejorado mucho en las últimas ediciones. No es que lo ponga en duda, pero si eso quiere decir que hay - es un decir - un diez por ciento menos de erratas, o dos errores tipográficos en lugar de cinco, no te negaré que se ha mejorado cuantitivamente, pero me parece que falta dar un aténtico salto cualitativo.

No lo sé, Raúl, porque hablo desde el otro lado del mostrador, pero a lo mejor no es necesario trabajar más, sino trabajar mejor.

Un saludo.

mié. jun. 18, 10:13:00 a. m. 2008  
Anonymous Melmek said...

Perenquén, modestamente, creo que se ha mejorado en todo (insisto en que ese cambio es más apreciable en la colección Internacional, o en libros como "Hexwood", que por desgracia pasó desapercibido,y es de hace 2 años y medio). Ignoro desde donde debo comparar, pue no sé qué libro es el último que tienes de AJEC.
Por ejemplo, te animo a que compres "La trilgia steampunk" o "El hombre divergente"; creo que se nota a simple vista; y también en la calida de la traducción, maqueta, o errores; no solo es que haya menos errores, es que son libros más redondos. Si el salto cualiativo que mencionas era poner a AJEC a la par de otras editoriales profesionles, sinceramente creo ya se está, en lo aspectos mencionados arriba. Si es hacer libro perfectos, pues aún no obviamente. En todo caso, la última palara es tuya, como lector.

jue. jun. 19, 12:42:00 a. m. 2008  
Blogger perenquén said...

Bueno, pues a seguir trabajando, que los lectores de género tendemos a ser muy fetichistas y este mercado es muy difícil.

Buena suerte.

jue. jun. 19, 01:51:00 p. m. 2008  
Blogger Señor F. said...

No me entrometeré en polémicas, teniendo en cuenta que sólo tengo en mi poder dos títulos de AJEC. Uno de ellos, por cierto, la mencionada biografía de Dick de Barlow (el otro, Una luz en la noche, de Daniel Mares). Todavía no los he leído, sólo les he echado pequeños vistazos y, aun así, comparto la opinión de Iván, que, vistos todos los comentarios, es también la de otros. Esto es, exigir un mínimo de calidad en las ediciones... aunque ya se sabe lo que eso implicaría a la larga (el aumento de los precios). Pero, siempre es más agradable leer un libro en una edición algo digna.

Lo que más me ha llamado la atención, no obstante, de esta entrada es el hecho de que se haya perdido una oportunidad para la literatura fantástica española con ese "cambio de rumbo" de Minotauro. Llevo un tiempo un poco desconectado de la actualidad de las editoriales, no sé lo que se publica o se deja de publicar, o qué derroteros adoptan. ¿Qué pasa con Minotauro? ¿Que se ha prostituido con tal de llegar a un público mayor, es esto? ¿Que se ha apuntado a las modas imperantes para asegurarse la pasta? ¿Que cierra sus puertas a los escritores españoles que llevan bastante tiempo bregando en el terreno de la fantasía -léase Vaquerizo, Martínez, Cotrina y todos aquellos cuyos nombres no recuerdo-, y de paso también a los novatos que quieren decir algo, o cuanto menos, tienen algo que contar?

Si es verdad todo esto, es una pena. Y, si para colmo, otras editoriales están comenzando a saldar (¿le está pasando también a Bibliópolis?), quizás esté el panorama para echarse a temblar. Así, espero que AJEC siga luchando, que se mantenga en pie, y mejore poco a poco. Aunque no alcance una gran proyección, por lo menos que pueda consolidarse como un nuevo referente.

vie. jun. 20, 11:07:00 a. m. 2008  
Blogger By S said...

como suele ocurrir en demasiadas ocasiones, las malas críticas suelen salir del desconocimiento. Y dada la respuesta de el editor de Grupo AJEC, creo que esto ha quedado bastante claro.
La labor de Raúl es encomiable y valiente. Nadie haría lo que hace él. En cualquier otra casa editorial, si una colección no da dinero, sencillamente se acaba, así de simple, pero eso no es lo que hace él, sino lo contrario, publica igualmente esas colecciones para publicar lo que le gusta, y a su vez, le da una grandísima oportunidad a escritores desconocidos. ¿Maquetación? ¿Errores de signos? ¿y eso qué más da si el libro merece la pena? de echo, creo que el que se dedica a criticar un libro por este tipo de cosas en lugar de centrarse en la historia (ya que un libro es la historia) es porque o bien se aburre mucho, o tiene muchas ganas de criticar al "vecino". Por favor, el que quiera criticar un libro, que critique, como ya he dicho, la historia en sí, y que deje de centrarse en sandeces sin ninguna importancia como son los signos o maquetación, (eso, no lo sacan a uno de la hisotoria como se empeñan en decir), eso es buscarle tres pies al gato. A sí que, por favor, la próxima vez que quieran criticar a una editorial como AJEC, que tenga en cuenta la labor que lleva mantener a flote una editorial que no es Planeta (editoral, que será muy grande y poderosa, pero publica muchas veces auténticas porquerías, con una perfecta maquetación, eso sí, pero chico, si la historia aburre, la perfecta maquetación te la puedes pasar por donde todos sabemos), que tenga en cuenta la labor por los noveles, y si tan horrible le parece leer un libro mal maquetado, simplemente, que no lo lea. ¿no?

dom. abr. 11, 04:06:00 p. m. 2010  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

Como respuesta a este último comentario recomiendo la lectura de mi última entrada. Ahí queda clara, una vez más, mi opinión al respecto.

mar. may. 11, 09:02:00 p. m. 2010  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home