miércoles, abril 30, 2008

¿Qué le Pasa a Bibliópolis?

Primero fue la ralentización en la edición de novedades (hace ya un tiempo que no sacan nada nuevo), después la muerte de “Jabberbock” (y dado que fui uno sus colaboradores imaginaos mis sentimientos al respecto) y ahora la desaparición de “Artifex” en edición libro, que será sustituida por una edición digital de la mano de la buena gente de Xatafi, que ha acudido al rescate en la mejor tradición de los superhéroes de turno, claro que, con todos mis respetos para los defensores del submundo www, no es lo mismo.
Todo esto indica que algo le pasa a Bibliópolis, la magnífica editorial de Luis G. Prado. No tengo ninguna información al respecto así que únicamente me puedo dedicar al deporte de la especulación y, jugando a este peligroso entretenimiento, se me ocurren dos respuestas posibles.
La primera en plan trágico, muerte y destrucción. La crisis económica que estamos viviendo, unida a un mercado errático y en ebullición, más el resurgir de los saldos, han hecho que Luis tire la toalla y Biliópolis se una a la larga lista de editoriales de género fantástico extintas.
La segunda, más optimista, resurrección y cambio. Luis ha decidido cerrar la línea fantástica de su editorial y centrarse en la literatura mainstream con un guiño hacia nuestro género. De ahí la publicación de novela histórica y de una nueva colección, Malabares, donde parece que se va a publicar la obra realista de Dick y de gente afín a la CF como es el caso de Mosley.
En cualquier caso, la muerte de una colección de género, o su camuflaje, no es una buena noticia. Y menos tratándose de Bibliópolis, una editorial valiente e innovadora, que se ha dedicado a publicar autores poco conocidos o de procedencia exótica (Polonia, Rusia, Bulgaria, España), pero que, en cualquier caso, se caracterizan por huir de tratamientos rutinarios y por poseer una alta calidad literaria.
En cierta forma, Bibliópolis ha sido la Minotauro del siglo XXI, viendo en que estado está la vieja Minotauro, y era el complemento ideal de La Factoría de Ideas más centrada en la línea, por decirlo de alguna forma, pulp.
Que Bibliópolis ande así es, repito, trágico pero, es una tragedia de la que, en cierta forma, todos somos cómplices. A fin de cuentas, si los libros de esta editorial se estuviesen vendiendo como rosquillas no estaría escribiendo esta entrada. El que la gente prefiera otras cosas (y prefiero no hacer un listado) a los muchos buenos libros que Bibliópolis nos ha proporcionado sólo permite corroborar lo acertado de cierto dicho que pone en relación las flores con la raza porcina.
En fin, esperemos que me haya dejado llevar por el pesimismo y que Bibliópolis, de una forma u otra, siga su curso y nos siga regalando con todo tipo de títulos tan peculiares como interesantes. En especial el último tomo de cierta saga de cierto autor polaco que si no sé como termina igual me corto las venas o me matriculo en filología eslava (con lo bien que iba y ya me ha salido la vena friki, si es que la cabra tira al monte).

6 Comments:

Anonymous Nacho said...

Comparto gran parte de lo que has escrito, aunque como estás un poco desconectado de los asuntos de la red (¡ah, cyberdark!) te falta alguna pieza para completar el puzzle ;)

http://www.sedice.com/modules.php?name=Forums&file=viewtopic&t=33502

mié. abr. 30, 10:00:00 a. m. 2008  
Blogger Carlitos said...

Algún día, de cañas,me contáis todo eso. Me fascinan estas historias y por la red apenas se puede leer entre líneas.

Saludos desde el patio de vecinas

mié. abr. 30, 04:25:00 p. m. 2008  
Anonymous Nacho said...

Venga, te ahorro el esfuerzo ;)

Sin negar que gran parte de los libros de Bibliópolis fantástica están teniendo un recibimiento, digamos, tibio, por lo que cuenta Rafa Marín en ese hilo de Sedice o se refundaba el sello o no se podían publicar novedades bajo el sello Bibliópolis durante un tiempo por problemas con la distribuidora. Uno de los talones de aquiles de la casa, que ha visto por ejemplo cómo sus novedades en formato bolsillo no se distribuían como era debido (aquí en Cantabria era imposible encontrarles). Y si un libro está en un almacén no se ve ni, desde luego, se compra.

Esto ha contribuido a que libros como "Paura" o el nuevo "Artifex" (que antes aquí se podía comprar casi casi en cualquier librería), no hayan funcionado. Aunque la parte del león me temo que se debe a un público conservardor y demasiado conformista, pendiente de los grandes nombres y autista ante cualquier iniciativa que se salga de los cánones centrales de la mercadotecnia, los dragones y las espadas.

Y viendo cómo les va a colecciones que van de género como Ómicron o la de Alianza, y cómo han funcionado libros publicados sin encasillamientos como "Los hijos de Anansi", no me preocupa tanto el tema de la "dilución" mientras se mantengan las directrices editoriales. Algo que, estando Luis detrás, queda más o menos garantizado.

mié. abr. 30, 09:52:00 p. m. 2008  
Anonymous Nacho said...

Mejor que el enlace anterior es esta entrevista que le han hecho a Luis en Fantasymundo

http://www.fantasymundo.com/articulos/1326/entrevista_luis_garcia_prado_editor_bibliopolis_alamut

vie. may. 02, 11:08:00 a. m. 2008  
Blogger Carlitos said...

Gracias majo!

dom. may. 04, 07:31:00 p. m. 2008  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

Al final se confirma una de mis teorías. Fin coleción de fantástico, inicio colección mainstream con guiños a la novela de género. Espero que a Luis le vaya bien en esta aventura pero, insisto, no deja de ser una pena que Bibliopolis muera, aunque, por lo menos, el polaco y su última novela se salvan.
La decisión de no saldar me parece buena aunque habrá que estar rápido a la hora de adquirir cietos títulos que pronto desaparecerán. Auguro que en unos años ciertos ejemplares de Bibliopolis valdrán una pasta en el mercado de segunda mano, algo parecido a Última Thule.
Y gracias por los enlaces, Nacho, los capullos de telefónica me tienen incomunicado y me apaño de malas maneras.
¡Ah, las mudanzas!

mié. may. 07, 08:51:00 a. m. 2008  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home