domingo, abril 13, 2008

Memoria Recuperada: "Xenogénesis" de Octavia Butler


Una novela de ciencia ficción realmente peculiar y de las que dejan marca. El típico libro del que te acuerdas muchos años después de haberlo leído, cuando los detalles se han borrado y sólo queda una idea general de algo “bien hecho”. Por supuesto que también aparecen aspectos más negativos, como una cierta torpeza estilística y un cierto esquematismo en la acción y los personajes, pero, en general, son defectillos que se perdonan.
Si la ciencia ficción es una literatura de ideas, hay que reconocer que esto es ciencia ficción pura y de la mejor calidad, ya que la idea es brillante y, sin duda, será lo que más perdure de la novela. Novela, por cierto, larguísima, y que ha sido publicada en tres volúmenes, que se dicen autónomos pero más que ser una trilogía componen una obra única de gran extensión (972 páginas), muy bien traducida por Luis Vigil y con la habituales y atractivas portadas de Ultramar.
El argumento del primer tomo, “Amanecer”, es inicialmente sencillo e impactante. La Tierra se ha autodestruido en un cataclismo nuclear y la humanidad, prácticamente, se ha extinguido. Sin embargo, aparece en juego una especie extraterrestre, los Oankali, que rescatan a los supervivientes de la raza humana. Pero, claro, los Oankali quieren algo a cambio, y ese algo no es otra cosa que aparearse con nosotros.
Cualquiera que lea esto pensará que Butler ha patinado hacia el terreno de lo ridículo, pero nones, los Oankali son ingenieros genéticos, una raza entera de ingenieros genéticos manipuladores de ADN, y lo que quieren es recombinar su ADN con el nuestro creando una especie nueva. De hecho, los Oankali llevan haciendo esto desde hace milenios. El problema es si la raza human estará dispuesta a participar en semejante acto.
Obviamente, la respuesta final es sí (si no no habría novela), pero todo este primer volumen gira alrededor e las dudas humanas hasta llegar a esta respuesta.
El segundo libro, “Ritos de madurez”, narra los enfrentamientos entre los Oankali y humanos al nacer los primeros híbridos. El quiz de toda la cuestión es que los Oankali son repugnantes para los humanos, con una cabeza llena de tentáculos y tres sexos. Además, aunque son amables hasta la extenuación son también implacables. Quieren la hibridación y empujan a la humanidad hacia ella sin compasión. Ejemplo: los Oankali han rescatado a los humanos de su exterminio, han hecho que la Tierra se vuelva habitable y han dado a los humanos una experiencia de vida de varios cientos de años. Sin embargo, también han esterilizado a toda la humanidad y sólo pueden ser concebidos niños híbridos.
Butler inicia así un tour de force bastante difícil. La reacción lógica de muchos humanos es echarse al monte e iniciar una guerra de guerrillas contra Oankali y humanos renegados., guerra perdida de antemano, por supuesto. Sin embargo, Butler prefiere centrarse en el otro bando, y los protagonistas son los humanos renegados e híbridos aliados de los Oankali, mientras que el papel de “malos” lo juegan los resistentes.
He de reconocer que a mi mismo toda l idea me da nauseas, ya que, en el fondo, los Oankali buscan la destrucción de la humanidad, que luego nos convirtamos en otra cosa es secundario, en principio, la humanidad como tal desparece. Y loo realmente impactante es que Butler intenta plantear esta idea como algo deseable.
El tercer y último tomo de esta novela, “Imago”, es, probablemente, el más flojo de todos por la necesidad de incluir un final feliz, algo obligado en la narrativa comercial estadounidense y que hace que la calidad de muchas obras se resiente considerablemente.
¿Cómo resuelve el conflicto Butler? A mi modo de ver de una forma engañosa. Principalmente a través de los híbridos que consiguen reconciliar a ambas especies. Por un lado, dando a los humanos más recalcitrantes la posibilidad de colonizar Marte (a fin de cuentas la Tierra debe de ser destruida para construir una nueva nave-ser Oankali), y, por otro, con la aprición del primer híbrido del tercer sexo Oankali., el cual es un auténtico manipulador genético y el que consigue convencer a los humanos de que la hibridación es un final maravilloso. Claro que después de cientos de años de guerra da más bien la sensación de una victoria por agotamiento de uno de los bandos.
Insisto, el final es bastante artificial pero ya se sabe que happy end obliga. Lo que si es interesante resaltar son algunos aspectos bastante discutibles de la obra de Butler. Butler es mujer y negra, así pues sus personajes son femeninos y feministas (lo que me parece bien), y la mayoría de los “malos” son, en cambio, hombres (lo que no me parece tan bien). Además, plantea la existencia de un gen violento en la especie humana asociado al género masculino. Sin comentarios.
Quizá para alguien de raza negra plantear esta novela de fusión de razas con los parámetros ya descritos sea una cruda metáfora sobre los conflictos raciales de nuestros días y una buena forma de espabilar a los blancos ante lo que se avecina.

Cerré aquella reseña (un tanto torpona, demasiado descriptiva, y con poco análisis) con un comentario que hoy en día se hace más real si cabe. El futuro de nuestro mundo es la hibridación entre razas, lo queramos o no. Y la inmigración de sudamericanos, asiáticos, magrebies y africanos a la blanca Europa es sólo el primer capítulo de ese futuro. Claro, Octavia Butler lo vio aún más claro que yo ya en 1987, privilegios de vivir en la multirracial E.E.U.U.
Butler es una escritora que me parece bastante interesante y digna de un mayor reconocimiento en nuestro país. La saga de “Xenogénesis” es lo único suyo publicado en nuestra lengua y siguen inéditos libros como “Wild seed” o “Parable of the sower”, situación que, me temo, persistirá.
“Xenogénesis” no es un libro redondo pero merece la pena echarle un vistazo ya que plantea una pregunta inquietante y da una respuesta más inquietante aún.
Y entrando en un terreno menos serio, es curioso ver como criticamos hoy en día a La Factoría de Ideas o a Ediciones B por despiezar las novelas gordas sin rubor cuando años ha ya hacia lo mismo todo un clásico como Ultramar, y no sólo con “Xenogénesis”,véase si no el caso de “Dhalgren”, igual de llamativo.

7 Comments:

Blogger Carlitos said...

Es un libro grande, grande. Como siempre, hasta coincido en tus razonamientos: no es estupendo porque sea perfecto, sino por cómo trata la situación de partida para hacer la alegoría esperable, llevando el miedo a lo extraño a los límites del esperpento, cogiendo muy bien el tono. Y hablando de tono, qué grande era Garcés pillando el de las novelas.

mar. abr. 22, 10:26:00 a. m. 2008  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

Da rabia saber que hay cosas suyas en teoria mucho mejores y que se van a quedar sin traducir.
Y Garces es el mejor ilustrador de la cf patria. Ultramar era, en mi opinion, la editorial mas atractiva en lo estetico de aquellos años.

mar. abr. 22, 01:05:00 p. m. 2008  
Blogger Rosanna Moreda said...

Estimado Iván:

Te comunico que usaré este texto con la cita pertinente para mi artículo "hijo de sangre de Octavia Butler" que será publicado en septiembre en la revista de crítica literaria Pliego suelto, cuyo en lace es el siguiente, y que se publicará el mes entrante:
http://www.pliegosuelto.es/
me ha gustado mucho, un saludo! negralluvia y las siete gigantas

mar. ago. 07, 07:09:00 p. m. 2012  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

Gracias. Me alegro de que te haya gustado y se agradece que me cites en tu artículo. Un saludo.

mié. ago. 08, 01:06:00 p. m. 2012  
Blogger Rosanna Moreda said...

A propósito, sabes de alguna versión de "hijo de sangre" que sea buena en castellano? Me refiero a alguna editorial, pues yo tengo una versión escaneada cuya traducción no es muy correcta. Debería conseguir otra para la nota. Si sabes de alguna me lo dices. Saludos nuevamente!
http://rosannamoreda.blogspot.com.es/

jue. ago. 23, 11:44:00 a. m. 2012  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

La mejor edición de Hijo de sangres está en la siguiente antología: "Lo mejor de Isaac Asimov Science Fiction Magazine". Editorial Martínez Roca, Colección Superficción Nº 114. Barcelona 1989.
Está agotado, por supuesto, pero no debe de ser difícil de encontrar. Eso sí, no me extrañaría que tu escaneado venga de ahí, por qué otras ediciones y traducciones son de fanzines y revistas (una argentina) muy difíciles de conseguir.
Un saludo.

jue. ago. 23, 04:03:00 p. m. 2012  
Blogger Rosanna Moreda said...

Nuevamente te agradezco tu ayuda Iván. Te aviso cuando salga la nota, será en estos días!

mar. sept. 18, 02:30:00 p. m. 2012  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home