domingo, marzo 23, 2008

"Historias de Fantasmas" de Henry James


Decir Henry James es poco menos que hablar de uno de los autores más exquisitos e importantes de la historia de la literatura. Un hombre dueño de un estilo inigualable y maestro a la hora de analizar la psicología de los personajes hasta matices insospechados. Todo hay que decirlo, para muchos lectores, es también sinónimo de aburrimiento y pesadez pero en eso, como en muchas otras cosas, hay opiniones.
James está considerado como un gran revolucionario dentro del ámbito de las letras que fue capaz de sacar a la novela realistas del callejón sin salida donde se había metido ella solita a finales del XIX. La opción del norteamericano fue alejar el foco de la acción y la descripción de una realidad determinada y centrarse en los personajes y su rico mundo interior, lleno de ambigüedades y oscuras motivaciones.
En este sentido James es un puente entre el XIX y el XX, el último de los autores decimonónicos y el primero de los autores modernos. Pero, además, James fue un gran aficionado a las historias de miedo y a la literatura de género (en su época defendido a Kipling, por ejemplo). Como no podía ser menos, esta afición le llevó a escribir una serie de relatos y novelas cortas que todavía hoy en día están consideradas como de lo mejor dentro del género de terror.
Quizá su obra más perdurable y famosa sea la archiconocida “Otra vuelta de tuerca”, pero no es menos cierto que a lo largo de toda su carrera escribió un buen puñado de cuentos de fantasmas a la altura de esta obra. Por desgracia, no es posible encontrar una recopilación decente de los cuentos de miedo de James en el mercado español (por lo menos yo no la conozco). Y hasta que Alba, Valdemar o Siruela lo hagan y dejen de publicar volúmenes con unos pocos cuentos reunidos sin ton ni son, habrá que seguir espigando a lo largo de su obra publicada buscando esas posibles joyas ocultas.
Este librito podría haber sido un buen intento por llenar ese hueco si no fuera por lo modesto de sus pretensiones. Sólo hay cuatro cuentos aquí reunidos pero, eso sí, excelentes y muy bien traducidos (uno de los grandes problemas con James), gracias, probablemente, a que Carlos Pujol (quizá el mayor experto académico en literatura de terror de nuestro país) haya sido el encargado de la edición de este libro.
Cuatro cuentos correspondientes a la juventud, madurez y final de la carrera de James y los cuatro llenos de una atmósfera sutil y llena de misterio. Al igual que en el caso de “Otra vuelta de tuerca”, varios pueden tener una explicación lógica o irracional, según el ánimo con el que los reciba el lector.
“El alquiler del fantasma”, es una obra de juventud llena ya de rigor y acierto. El misterio inicial (la tradicional casa encantada) deja paso al drama familiar para, al final, en una interesante vuelta de tuerca volver a situarnos en el terreno del cuento de fantasmas.
“Sir Edmund Orme” es, probablemente, el cuento que más de lleno se sitúa dentro del relato de fantasmas clásico al estilo anglosajón. El fantasma que protagoniza el cuento es uno de los más originales del género y es una perfecta excusa para que James despliegue su habitual habilidad para contarnos las complejas vicisitudes de las relaciones sociales entre las clases acomodadas de su época.
“Maud-Evelyn” es una obra maestra llena de sutilidad y veladas insinuaciones. Es, probablemente, el mejor cuento de fantasmas sin fantasmas, o la mejor narración de fantasmas no sobrenaturales que conozco. James logra un auténtico y pasmoso tour de forcé evocador y lleno de patetismo.
“La esquina alegre” es para Calvino el mejor cuento de James. También fue su última obra, escrita poco antes de morir. La historia del hombre que persigue a su propio fantasma, a su otro yo, el que hubiese existido de no haber permanecido decenios lejos de su Nueva York natal, es una especie de ucronía intimista donde las habilidades psicologistas de James son exprimidas hasta sus últimas consecuencias.
En fin, cuatro obras sin igual que merecen ser conocidas por cualquier amante de la literatura a secas. Una pena que tuviese que ser Caralt la encargada de su edición. Una editorial tremendamente chapuza y para muestra este librito, en el que la tercera historia se convierte en prácticamente ilegible ya que todas las páginas están totalmente cambiadas de sitio. Una auténtica lástima.

4 Comments:

Anonymous Jordi M. Novas said...

Buen blog.

dom. mar. 23, 10:22:00 p. m. 2008  
Blogger Ernesto Gómez Mendoza said...

Estoy experimentando con un blog dedicado a la novela como forma del Espíritu y el tono de este Memorias de un friki me parece genial, el de un conversador o como dicen los franceses un "caseur". Henry James es el autor de una novella que está entre los diez mejores relatos que he leido, Daisy Miller.

lun. mar. 24, 10:36:00 p. m. 2008  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

Gracias a ambos.

mié. mar. 26, 08:51:00 a. m. 2008  
Blogger PAblo said...

Una lástima lo de la edición porque James es un clásico a descubrir.

Si te interesa la Editorial Valdemar que suele cuidar detalles como la edición tiene un buen surtido de obras y cuentos de este autor.

"Otra vuelta de tuerca" es una gran novela.

Impacientes Saludos.

vie. mar. 28, 05:51:00 p. m. 2008  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home