viernes, marzo 21, 2008

Memoria Recuperada: "Mareas de Luz" de Gregory Benford


Traducción buena de Marga Auerbach, portada con un dibujo un tanto extraño y confuso, atípico para la colección. Sin duda alguna, de todos los autores “nuevos” de ciencia ficción Benford es el mejor, o, por lo menos, el que más me gusta. Un profesor universitario de física con una clara orientación hard, pero con un interés por los seres humanos más bien soft y, sobre todo, con uno de los mejores estilos de la ciencia ficción.
Sus libros son una delicia y este, por supuesto, también lo es. De hecho, estamos ante la segunda parte de “Gran río del espacio”, un libro que me encantó y que provocó que me comprase al poco este. Y, como era de esperar, “Mareas de luz” continua en la línea del anterior: guerras humanos-mecs, aparición de nuevas especies, supercuerdas, etc. Como no, la aventura sigue siendo la nota predominante y, por lo tanto, se impone un estilo más ligero y desenfadado que en otros libros suyos. He de reconocer que prefiero más el tono reflexivo y complejo de “En el océano de la noche” o “A través del mar de soles” que el de estos tomos más comerciales.
Pero ¡Ojo! la comercialidad en Benford es engañosa, y aunque me gustó más “Gran río del espacio”, “Mareas de luz” resulta tan abrumadoramente impresionante que sólo me queda roerme las uñas los años que queden hasta que se publique la siguiente continuación.

-----------------------------------------------------------------

Y sí, me las roí hasta que llegaron las continuaciones correspondientes, por desgracia, a partir de este título Benford cayó en picado y los siguientes volúmenes no estuvieron a la altura de los cuatro iniciales (aunque el esti fue un invento de lo más interesante). “Mareas de luz” me gustó bastante pero, como ya dije en su momento, sigo considerando “Gran río del espacio” mi título preferido de esta saga. De hecho, me pareció tan impresionante que me empujó a comprarme este “Mareas de luz” sin esperar al saldo correspondiente (uno de los pocos libros que tuvieron ese privilegio en 1995). Aún así, hay unas cuantas escenas del libro que se me quedaron grabadas en la memoria, especialmente el uso de supercuerdas para partir un planeta en dos. Benford, desde luego, no suele pecar de falta de ambición.

2 Comments:

Blogger wraitlito said...

Lo de destruir un planetas con cuerdas -supercuerdas las llamaban - aparecía en la revista Muy interesante a principios de los 90 ¿lo copiaría el Benford? ;)
Por cierto y aunque sea un poco off- topic ¿sabes algo del fin de la reedición de la serie Nova en Byblos?
Por lo que sé, la serie ha terminado y si el sustituto es lo que publican en Z , hemos perdido un bastión.

Saludos.

sáb. mar. 22, 10:51:00 p. m. 2008  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

Primera noticia, no tengo ni idea. Si es cierta no deja de ser una putada por que hay un par de libros de Nova que esperaba que se editasen de una vez ahí ("Tau cero", o "Misión de gravedad").

mié. mar. 26, 08:50:00 a. m. 2008  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home