domingo, noviembre 18, 2007

Memoria Recuperada: "Demasiado Mundo, Demasiada Sangre" de James Kahn


Pésima portada con una ilustración seudo-fantástica, la traducción, aceptable, es de María Luz Crespo. Lo devoré en un par de días, pero, claro, eso no significa nada. Así pues, vaya por delante que la novela no es ninguna maravilla, ni mucho menos, pero se deja leer bastante bien. Tenemos una mezcla de fantasía y ciencia ficción de futuro lejano, una Tierra tan cambiada que podría ser absolutamente fantástica, si no fuera por las adecuadas (y poco creíbles) explicaciones científicas. Por California pululan todo tipo de seres extraños, centauros, grifos, vampiros (hasta hobbits) y unos pocos humanos bastante odiados por todos. De hecho hay una exageración de bichos distintos y eso nos hace recordar un tanto al Xanth de Anthony, pero ahí acaban las similitudes. Este jo es un libro de humor si no extraordinariamente duro y pesimista. Con una humanidad odiada por sus pecados y en extinción (una visión nueva y sobrecogedora), con las nuevas especies (fruto de la ingeniería genética) esperando para hacerse con un mundo destruido por el cambio climático y la contaminación radioactiva. En el fondo, una novela moral, siempre con la frase de “mira lo que nos ha pasado por ser unos chicos malos”. Por otro lado estamos ante el clásico, y algo cargante ya, viaje iniciático. Un humano y un centauro han perdido a sus familias raptados por el oscuro malo de turno, viajan en su rescate y a su alrededor se aglutina una extraña compañía. Al final triunfo entre comillas, demasiado muerto entre los protagonistas y sólo un asomo de felicidad ante un futuro bastante incierto.

------------------------------------------------------------------------------

Pues como he dejado escrito, ni fu ni fa. Un libro que pasó sin pena ni gloria pero del que, curiosamente, tengo un recuerdo bastante nítido, cuando de otros que leí por aquellos años apenas retengo cuatro cosas. Quizá en el fondo no fuese tan malo. Es cierto que hay un tratamiento un tanto tópico de toda la historia (el rapto, el viaje, el grupo, la pelea final son arquetípicos) pero no es menos cierto que el tono de dureza que impregna todo el relato no deja de tener su punto. A destacar como en 1980 (año de la edición estadounidense del libro) temas que hoy están de moda (el cambio climático, la manipulación genética) pero que de aquella casi nadie conocía, eran tratados por la ciencia ficción como algo casi rutinario. De hecho, si la ingeniería genética se acaba convirtiendo en algo factible, no sería de extrañar que apareciesen chalados como los del libro, dispuestos a crear un vampiro o un centauro como animales de compañía.

2 Comments:

Anonymous PAblo said...

Pues yo el único recuerdo que guardo de esta novela es que era horrible lo mal que estaba redactada, aparte de lo mal que estaba redatada. La debí leer con quince años y és uno de los peores libros de fantasía que me he tragado, y eso que me he tragado cosas que no os creeriaís. Claro, que entonces era más joven y con mejores tragaderas.

mar. nov. 20, 08:25:00 a. m. 2007  
Anonymous Demiurgo said...

Para mí, un libro que como al autor de la entrada, me dejó una huella curiosa, cabe la duda de si se debe a la marca que deja todo lo que nos emocionó en la adolescencia, o a que realmente la obra en sí tenga algo especial. Años después busqué los siguientes volúmenes sin suerte.

lun. ago. 26, 05:03:00 p. m. 2013  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home