martes, octubre 30, 2007

Memoria Recuperada: "Las Crónicas de McAndrew" de Charles Sheffield


Estamos ante un fix-up de cinco relatos que sólo comparten los personajes principales y que son independientes entre sí. Los relatos son: “Vector de Muerte”, “Momento de Inercia”, “Todos los Colores del Vacío”, “La Cacería del Manna”, y “El planeta errante”. Además, existe una introducción y un apéndice científico del autor, así como el prólogo típico y la nota bibliográfica habitual de Barceló. La traducción, buena, es de Paola Tizzano.
CF hard al más puro estilo, se nota que Sheffield es físico y se nota que lo suyo es la teoría de la relatividad, sin embargo ¡Qué decepción! Realmente la CF hard es bastante mala, personajes de cartón piedra e historias áridas estructuradas como problemas matemáticos. Al protagonista le pasa algo y la única forma de solucionarlo es resolviendo un complejo problema de física, y todo con un repulsivo afán pedagógico. Sin embargo, y siendo Sheffield, uno espera algo mejor pero nada. Vale, los personajes son mejores de lo habitual en el género pero muy lejos de otros logros del autor, aunque he de reconocer un saludable progresismo y feminismo en la figura de Jeannie Rokes, a pesar de todo, las historias son patéticas.
La primera sobre aguje4ios negros en miniatura (Niven ¿te suena?), la segunda sobre naves sin inercia (la peor construida y la más trivial), la tercera sobre naves generacionales y especulaciones sociológicas (la más mala de todas ¿por qué un buen físico se mete donde no le llaman?), otra sobre el halo de cometas (Pohl se la debió de soplar) y otra sobre planetas errantes.
Vamos, que me revienta la falta de originalidad, series como estas se remontan a los años 20 y lo de los cerebros estirpados en botes de formol al siglo pasado. Lo más irritante es la falta de rigor en los tratamientos sociológicos (Sheffield será un buen físico pero en ciencias sociales está verde) y lo más cargante su desdén hacia los de “letras” y hacia los gobiernos en general. Los malos siempre son funcionarios del gobierno, y en una de las crónicas Rokes se queja de que le confisquen “su” carísima nave, invento de McAndrew…. financiado por el gobierno.

-----------------------------------------------------------------------------

Este fue el libro que me apartó hasta hoy de Sheffield. Pasé muy gratos momentos con sus anteriores novelas pero este fix-up me reventó toda la ilusión que tenía sobre este autor. Un CF hard de lo más cargante e infantiloide , que para aquel (como es mi caso) que posee una formación matemática limitada se convierte en aborrecible. Por supuesto, para rematar, las ideas más de derechas (al estilo estadounidense) que trufan el libro pasan la raya de lo que servidor puede aceptar. McAndrew es un personaje tan cargante como absurdo, un remedo de los protagonistas heinlenianos pero sin ninguna de las habilidades del Maestro.
Y, por cierto, creo que por esta reseña fue cuando descubrí que es más fácil la crítica negativa en plan destroyer que la positiva.

5 Comments:

Blogger Kaplan said...

Sólo hay dos libros que no he leído de Sheffield. Uno es este, precisamente por el quorum que hay a la hora de elegirlo como su peor trabajo; el otro es La caza de Nimrod, al que muchos consideran el mejor, y que desgraciadamente no he podido encontrar.

mié. oct. 31, 10:54:00 p. m. 2007  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

Efectivamente, "Las crónicas de McAndrew" es muy malo y uno puede obviarlo sin más. "La caza del Nimrod", en cambio, es muy bueno. Quizá no el mejor (mi elección es "Entre los latidos de la noche") pero ahí le anda. Personalmente no he leído ni la serie de "Proteo" (que tengo) ni "Erasmus Darwin Magister" (que no tengo). ¿Alguna recomendación?

mar. nov. 06, 12:50:00 p. m. 2007  
Blogger Kaplan said...

Bueno, mi favorito es también Entre los latidos de la noche, pero en general me gustán todas sus novelas. Si te va la cf de artefactos enormes, Marea estival es una novela potente, con un artefacto final inesperado y maravilloso. Lástima que dejaran colgada la serie. Si te va más el estilo detectivesco a la Asimov, Proteo está muy bien. Te iba a colocar la dirección de la reseña, pero esto me da una oportunidad única para rescatarla en el blog.
Por cierto, que a mí me ocurre al contrario. Me es mucho más fácil realizar una crítica de una gran novela que de un pufo.

mar. nov. 06, 02:34:00 p. m. 2007  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

No sé, a mi personalmente me parece muy fácil, en casi todos los casos, indicar por que la porqueria es porqueria. Quizá es que tengo el listón muy bajo y cuando la detecto es muy sencillo de ver.

mié. nov. 07, 12:50:00 p. m. 2007  
Blogger Javier said...

Pues discrepo total y absolutamente.

A mi me encanta de principio a fín. Vale, soy físico, en parte por la influencia de haber leído desde siempre novelas como estas. Pero desde luego yo prefiero mil veces una novela de CF dónde la protagonista es la ciencia, y hacer pedagogía de la misma me parece algo muy positivo, a una (como muchas de Cf hoy día) en la que me cuentas las penas de un montón de personajes vulgares que so inadecuados para percibir lo que está sucediendo a su alrededor.

Digamos que yo prefiero esta novela al 90% de lo que está saliendo hoy día.

P.S. He llegado al post buscando el nombre completo del personaje (McAndrew) ya que lamentablemente perdí la novela (supongo que si no lo encuentro podré descargarla de algún lado) pero no he podido evitar entrar a comentar ante una crítica tan, en mi opinión, inadecuada.

dom. oct. 16, 01:59:00 a. m. 2011  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home