domingo, octubre 21, 2007

Memoria Recuperada. "Entre los Latidos de la Noche" de Charles Sheffield


Edición correcta y típica de Nova por aquella época, buena traducción de Rafael Marín Trechera, habitual prólogo y nota biográfica de Barceló y portada con el usual E.T. amenazante nada del otro mundo.
La historia es realmente original e inusual. Para el 2010 la Tierra sufre un brusco cambio climático que la empuja a la catástrofe, finalmente las potencias se embarcan en una guerra nuclear a gran escala que acaba con la vida en nuestro planeta. Los únicos supervivientes son los habitantes de numerosas colonias en órbita todas ellas en manos de un supergenio de las finanzas (el ya tópico arrebato neoliberal yanki, una cosa tan costosa como la colonización espacial llevada a cabo por un solo hombre en vez de un gobierno, aparte de estúpido seudo-fascista). Todo esto sucede en la primera parte y en ella los protagonistas son los miembros del Instituto del Sueño recién trasladados a las estaciones espaciales.
En la segunda y tercera parte vivimos las aventuras de los habitantes de Pentecostés, un planeta colonizado 25.000 años después por naves generacionales, un brusco cambio de personajes y contexto que a algunos parece no gustar (¿?). Aparecen ahora los inmortales, seres que han conocido la antigua Tierra y son el misterio a resolver por los pentecosteses. Después de las consiguientes peripecias se resuelve la incógnita: el Instituto del Sueño ha conseguido ralentizar la vida humana (en el espacio-L) de forma que esta transcurra muy despacio para los inmortales desde un punto de vista exterior, ya que para ellos transcurre a la velocidad normal.
Todo muy ingenioso y original, una buena idea bien contada y con buenos personajes y descripciones. Además, la existencia del espacio-L (y el más lento aún espacio-T) permite a uno de los protagonistas visitar el momento final del universo cuando este se colapse sobre sí mismo.

-----------------------------------------------------------------------

Bueno, si sobre “Las Furias” opinaba que no lo hacía del todo mal en el 95, con esta reseña debo de decir que, por lo visto, a veces podía ser realmente terrible. Una reseña o crítica que puede quedar como ejemplo de cómo no hay que hacer las cosas: descripción del argumento y poco análisis. Una lección que fui aprendiendo poco a poco pero que, a veces, todavía se me olvida.
En cuanto a Sheffield, puede que hoy no fuese tan benévolo con él. Anteriormente me había leído “La caza del Nimrod” y también me gustó, poco después cayeron “La telaraña entre los mundos” (que me siguió gustando) y “Las crónicas de McAndrew” (que me produjo tal urticaria que ahí finalizó mi relación con este escritor, aunque puede que algún día le de una oportunidad a “Proteo”).
Hoy puedo verlo como un autor que basaba todo en el sentido de la maravilla y se olvidaba de cuestiones como el estilo y la construcción de personajes (mucho más planos de lo que hace doce años suponía), aparte de glorificar en exceso alguno de los aspectos socioeconómicos estadounidenses que más desprecio.
Sin embargo, sus ideas eran realmente buenas y, en ese sentido, resultaba un autor de cf perfectamente disfrutable, si uno asume ciertas limitaciones. El sentido del ritmo y la aventura de “La caza del Nimrod” eran impresionantes y la originalidad de la idea sobre la que recae toda la historia de este “Entre los latidos de la noche” (probablemente su mejor libro), muy destacable. Cf anticuada y algo pasada de moda pero muy buena como mero divertimento.

3 Comments:

Blogger Kaplan said...

Uno de mis autores de ciencia ficción favoritos y su mejor novela, sin duda. Sheffield es uno de los poquitos que logró emular el estilo de la Edad de Oro sin complicarlo. Sus novelas son del tipo hard, pero blando, perfectamente entendible. Y muy divertidas. Sus ideas estupendas.
Tengo que admitir que el sentido de la maravilla que tan bien supo explotar me hizo soltar lagrimones al final de este libro. Qué lástima que de su serie del Universo Heredado sólo publicaran la primera novela.
En todo caso, coincido en parte contigo. Lo último que leí fue Tomorrow and Tomorrow en versión La Factoría, y el libro era todo sentido de la maravilla, aunque en lo demás (trama, personajes), flaqueaba bastante.

lun. oct. 22, 11:40:00 p. m. 2007  
Blogger Abuelo Igor said...

La idea del libro es muy buena, pero asoma la cabeza uno de los típicos defectos de la novelística CF "hard", es decir, que al margen del ingenio científico, la trama es de novela juvenil. Siempre me llamó la atención que los inmortales lo tuviesen tan mal montado como para que el primer grupo de niños excursionistas genialoides que pasaba por allí les destapara todo el pastel. Pues vaya inmortales más tontos...

mar. oct. 23, 11:55:00 p. m. 2007  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

Como ya he dicho, sentido de la maravilla impresionante, ahora, en cuanto a la parte literaria, pues eso, que sentido de la maravilla impresionante.
Es el típico libro sólo disfrutable por frikis como nosotros.

mié. oct. 24, 08:42:00 a. m. 2007  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home