miércoles, noviembre 07, 2007

Memoria Recuperada: "Al Final del Invierno" de Robert Silverberg


Buena traducción de Paola Tizano, portada con un buen dibujo de cf. La calidad general del producto desciende notablemente respecto a otros títulos de Nova. Hay problemas de impresión en la portada del libro (letras borrosas) y en alguna hoja (letra muy clara), varias páginas están mal cortadas y se han utilizado dos tipos de papel, siendo uno de ellos de muy mala calidad. Sorprendente.
Estamos ante una magnifica novela, estupenda, muy buena. Vaya por delante que Silverberg no es un escritor que siempre me guste, cuando escribe bien logra libros muy buenos, pero cuando lo hace mal puede resultar insufrible. En general, su estilo lento, moroso, enrevesado e introspectivo no siempre consigue sus objetivos, pero siempre me ha parecido muy estimable su capacidad para inventar futuros extraños y el tratamiento de los personajes. Y aquí, por suerte, tenemos más de lo bueno que de lo malo. Silverberg ha cambiado su prosa y esta es más directa y sencilla, pero, a la vez, tremendamente poética y sugestiva.
La trama es compleja. La Tierra ha sufrido un largo invierno de 700.000 años debido a un bombardeo de cometas (“estrellas de la muerte”), la humanidad ha sobrevivido en “capullos” bajo tierra y ahora inicia su reconquista del planeta perdido. La base de la narración es ver los cambios que “El Pueblo” (una de las tribus humanas) sufre al variar de forma tan drástica su vida.
El libro está lleno de sorpresas, la humanidad protagonista no somos nosotros sino una nueva raza de simios telépatas con larga cola prensil, el descubrimiento de este hecho varía radicalmente la forma de pensar del “Pueblo”, tan engañado respecto a su condición como el propio lector. Pero esta es sólo una de las muchas maravillas del libro, que decir de esa imagen de una Tierra muerta habitada por seis razas y de la que la humanidad ya no es dueña.

------------------------------------------------------------------------------

Como se puede ver siempre he sido muy tiquismiquis con la calidad de los libros que compro y, por desgracia, el concepto de calidad que suelen tener los editores de cf y yo varía enormemente. También es verdad que, por lo general, Nova ha sido una editorial más que digna al respecto, aunque todo buen escribano puede echar un borrón.
En aquella época tenía una imagen un tanto distorsionada de Robert Silverberg. Había leído muchos de sus grandes libros, los que le convierten en el gigante de la cf que es pero, también, muchos de los truños que salpican su larga carrera. Puede que estuviera de mal humor cuando redacte hace tantos años esta minireseña por que no fui muy justo como el bueno de Bob.
Por otro lado, no tengo tan claro que “Al Final del Invierno” se merezca una crítica tan elogiosa. La mayor parte de la producción del norteamericano a partir de los 80 es bastante mediocre y este libro es de 1988. No he visto por muchos sitios más críticas elogiosas, así que puede que me haya dejado deslumbrar por una obra que, realmente, no era tan buena. Los recuerdos que tengo sobre ella son un poco confusos pero si la memoria no me engaña destacaba en especial su capacidad para describir un medioambiente exótico y maravilloso, fruto de los cambios radicales sufrido por la Tierra. En ese sentido, el libro entroncaría en cierta forma con “Regreso a Belzagor”. Según la introducción de Barceló, Silverberg tenía pensado realizar una trilogía con esta historia (creo recordar que el final era un tanto abierto), incluso aparece el título del segundo volumen: “Queen of the Spring”. No sé si Silverberg culminó su obra pero, en cualquier caso, nadie se animó a seguir publicándola (puede que con razón).
Un último dato, esta reseña estaba muy mal redactada en origen así que he tenido que introducir las podaderas a fondo. Juventud…

2 Comments:

Anonymous Nacho said...

Ésta es una de las novelas que todavía busco, porque el Silverberg de los 80 postValentine, sin igualar lo conseguido con "Muero por dentro", "La torre de cristal", "Tiempo de cambios",... mantiene un buen nivel mientras desarrolla otras facetas que antes no había tocado (o trataba de otra forma). De hecho una de las novelas de esta década, "Tom O'Bedlam", me parece de lo mejorcito que escribió y un complemento perfecto a "Regreso a Belzagor" o "Tiempo de cambios". Además acierta a mezclar su mundo creativo con el de, nada más y nada menos, Philip K. Dick.

The Queen of Springtime salió publicada en inglés a finales de los 80 y Nova no la recuperó.

jue. nov. 08, 06:41:00 p. m. 2007  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

La verdad es que no se si "Tom O'Bedlam" no fue flor de un día, por que casi todo lo que he leído de Silverberg después de los 70 (Majipur incluido) es bastante pobre, aunque a veces la memoria puede ser engañosa.

jue. nov. 08, 08:39:00 p. m. 2007  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home