domingo, febrero 21, 2010

Minotauro en la Encrucijada

Cuando el premio Minotauro salió a la palestra una de las primeras preguntas que me hice fue ¿y quiénes van a ser los ganadores? Inicialmente se me plantearon dos posibilidades: la primera, que el premio estuviese centrado en autores mainstream que hiciesen sus pinitos en el fantástico (al estilo de un Ishiguro o un McCarthy) o a autores de género fantástico "serio" (por ejemplo, un Merino). Era (y es) una opción interesante, un poco al estilo del premio Tristana de Santander, me hubiese gustado verla funcionar (y, realmente, los 18.000 euros que inicialmente tenía el premio la hacían muy posible).
La otra posibilidad (y que a la postre fue la que salió adelante) consistía en recurrir a los autores nacionales del fandom, a aquellos que llevaban el fantático como género en su ADN desde que eran aficionados y se bregaron en las movedizas arenas de los fanzines, e-zines, pro-zines y demás zines.
Ese fue el camino elegido por la editorial, sólo hay que ver a los autores ganadores y a algunos de los finalistas que se tuvo a bien publicar: León Arsenal, Rodolfo Martínez, Javier Negrete, Víctor Conde, Rafa Marín, Eduardo Vaquerizo, Carlos Gardini... (sin olvidar a otros que no tuvieron esa suerte pero que concursaron igualmente como Ángel Torres Quesada).
A que negarlo, esa opción me gustó, y supuse que otros años vería publicados libros de autores similares como Juan Miguel Aguilera o Elia Barceló (a los que Minotauro ya estaba publicando).
Bueno, las cosas no fueron exactamente así. Las expectativas que Minotauro tenía en cuanto a las ventas no debieron de ser las esperadas. el público no reaccionó de la forma adecuada. Claro, sí, realmente, los que están dispuestos a comprar un libro de uno de estos autores son únicamente unos 1.000 o así en toda España, las cifras no cuadran.
Y eso a pesar de que, aunque esta generación fandomita se había curtido en la CF, todas las novelas ganadoras eran Fantasía de un tipo u otro.
Así que las cosas cambiaron, y de que forma. El premio perdio peso (ahora es sólo de 10.000 euros) y se eligieron a otros autores, digamos, más comerciales: Clara Tahoces y Fernando Jiménez López del Oso. Sí, efectivamente, dos representantes de lo esotérico a lo Iker Jiménez de lo más detestable. Una pena, una aberración y una vergüenza (y probablemente muchas más cosas) pero el mercado manda.
Y manda tanto que Minotauro ha dado un nuevo bandazo, se ve que los engendros a lo Cuarto Milenio tampoco han vendido lo suficiente y había que ir por nuevos derroteros. Se podía haber buscado sangre nueva, pero eso ya se hizo con otro ganador, Federico Fernández Giordano, que pasó sin pena ni gloria. Así que, sorprendentemente, se ha decidido volver a la antigua fórmula, a la del veterano autor fandomita y esta vez el premio ha recaído en un viejo conocido (dos veces finalista): Víctor Conde con sus "Crónicas del Multiverso".
No puedo menos que alegrarme por este nuevo cambio, máxime si tenemos en cuenta que el libro de Conde es CF de la buena (una space opera como Dios manda), algo bastante raro en el Minotauro.
Y esta alegría incluye una pequeña satisfacción: igual resulta que los lectores de CF somos más que los de ovnis y demás familía. Je, Je, no estaría nada mal.
En cualquier caso Minotauro se encuentra en la encrucijada y, me da la sensación, anda un poco a la desesperada. Se le están acabando los conejos de la chistera y sí el libro de Conde no funciona es posible que veamos la muerte del premio (o un nuevo giro digno del folletín más desaforado). Personalmente preferiría que los del Oso y Tahoces continuasen lejos del premio y que la vieja guardia fandomita (y sus nuevos secuaces) aproveche este filón. Pero esos son mis deseos y no conviene confundirlos con la realidad. a la larga, Planeta tendrá la última palabra y, parafraseando cierto título memorable, serán los fríos números los que decidan.

10 Comments:

Anonymous Nacho said...

Sin negar nada de lo que dices, me encuentro después de este premio Minotauro ante una tesitura curiosa: cómo nos hemos comportado desde el fandom cuando el ganador era uno de los nuestros y cómo lo hemos hecho cuando no lo era. No tanto por Tahoces, que el libro era muy malo, o el hijo de Jiménez del Oso como por el autor de "El libro de Nobac", al que no hicimos ni puto caso. Cuando su novela iba en otra línea (que hubiese anunciado en su blog que iba a publicar con Minotauro semanas antes es otro asunto).

Somos la hostia.

Por cierto. Ahora todos estamos muy contentos con Víctor Conde. Es uno de los nuestros, es ciencia ficción de la buena y tal. Pero... ¿cuántos compramos Mystes en su momento? Venga, que bajen la mano los que lo hicieron en el saldo... No sé por qué me da que ahora va a pasar un poco lo mismo. Y Minotauro no ayuda. Menuda ilustración de cubierta más horrorosa le ha puesto al libro. ¡Virgen santa!

dom. feb. 21, 11:15:00 p. m. 2010  
Anonymous Anónimo said...

Yo creo que los aficionados hacemos un montón de cábalas cuando la realidad, muchas veces, es más simple de lo que nos parece: puedo pecar un ingenuo, pero algo de experiencia en premios tengo, y por lo que conozco salen finalistas las "n" mejores obras de lo que llega. Que es mucho malo lo que llega, me temo. Y de entre ellas, suele (digo suele) ganar lo mejor. Que no siempre es bueno, ni del género que más nos puede gustar a cada uno, pero no es algo que la editorial o incluso los miembros del jurado puedan manduquear a priori. Quien más quien menos se juega su prestigio y la comercialidad del producto.

Ha habido años en los que el premio Minotauro ha sido muy malo, pero es que los finalistas que he tenido oportunidad de leer también lo eran. Nos quejamos de que no hay mercado, pero a veces tampoco llegan buenas obras. Ni en castellano ni tampoco procedentes del extranjero. Lo bueno, es escaso.

lun. feb. 22, 09:30:00 a. m. 2010  
Anonymous Anónimo said...

Perdón, se me olvidó adjuntar mi nombre en el anterior mensaje.

Mariano Villarreal

lun. feb. 22, 09:31:00 a. m. 2010  
Blogger Pepe Fotón said...

Pues, la verdad, parece que haya que comprarse el minotauro por obligación, solo porque es un premio de fantastico, como si nos compraramos todos los hugos o algo asi.

Me he comprado unos, otros no, y el criterio en que me baso es una suma de la confianza en el autor que tenga, si le conozco, y lo interesante que parezca el argumento.

Los libros de Tahoces y Gimenez del oso (y leon arsenal ya puestos), no me los compre porque no conocia a los autores y no me interesaban los argumentos. El de Victor Conde si me lo compraré, como hice en su momento con Mystes.

El libro de Nobac no me decidí a comprarlo, aunque el argumento me llamaba, luego lo cogí en la biblioteca y me alegré de no haberlo hecho. Muy flojito.

lun. feb. 22, 12:48:00 p. m. 2010  
Anonymous Eloi Puig said...

Yo en su momento me leí el Libro de Nobac (La portada era buenísima ;-)

Y aunque está bien escrito, el argumento es flojito, flojito... con EL templo de la Luna ya no me atreví...

mar. feb. 23, 09:00:00 a. m. 2010  
Anonymous Jorge said...

Es curioso como nadie se acuerda de El tercer nombre del emperador, la 1ª de Víctor. ¿causalidad o csualidad?

mar. feb. 23, 07:28:00 p. m. 2010  
Anonymous Anónimo said...

Es interesante y muy apropiado el análisis de los ganadores de los premios Minotauro, pero de él se desprende que los jurados están pintados, que la novela ganadora la determina una decisión de la editorial, no del jurado. Planeta tiene amplios antecedentes en esta línea: libros que tenían planificado publicar sorpresivamente pasan a ganar sus concursos. Con esto consigue dos cosas: se ahorra el anticipo, ya que es cubierto por el premio, y la novela sale con la promoción del premio. Esto no dice nada malo de las novelas ganadoras en sí mismas, porque bien pueden ser muy buenas, pero sí del premio, que no considera la calidad, originalidad y un largo etcétera que se supone que exige.

mié. feb. 24, 09:59:00 p. m. 2010  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

Nacho --> tu parte de razón tienes, con el autor de El libro de Nobac apenas hubo repercusión en el fandom pero me imagino que Minotauro buscaba vender a alguien más que a nosotros, de ahí sus continuos cambios de rumbo. Visto el último, igual resulta que somos el público más fiel.
El problema con Minotauro es que sacó demasiadas cosas y muy rápido, no sólo era Mystes eran mcuhas novedades seguidas y, a mi en concreto, me quedaba la idea de que Minotauro nunca salda y siempre me lo podré comprar otro día. No creo que haya ocurrrido igual con todos los finalistas. Mira el de Vaquerizo.
Mariano --> a lo que ha dicho el último anonimo me remito, mientras Planete este en medio cualquier premio suyo queda en entredicho. Por algo tendrán la fama.
Fotón --> cada uno es muy libre de leer lo que quiera y, por supuesto, no es obligatorio leerse el Minotauro auqnue si que es verdad que la idea era que se convirtiese en una referencia en el fantástico patrio, con estos virajes tan brusco no lo van a tener fácil. Pero, por favor, no metas a Arsenal en el mismo saco que a Tahoces y del Oso, no se lo merece el pobre ;)
Eloi --> te honra haberte atrevido con el de Nobac, a fin de cuentas un desconocido pero te honra más no haberte lanzado con el del Oso :)
Jorge --> Quizás por ser una obra primeriza, quizás por que algunos le acusaron de "copiar" en demasía a Simmons y Herbert o quizás por que la editorial que lo editó no es de las más conocidas. Ni idea.
Anónimo --> ya ha dicho Nacho todo, uno de los ganadores filtró la noticia mucho antes de que el jurado hiciese público el premio. Ahí es nada.

lun. mar. 01, 12:21:00 p. m. 2010  
Blogger Pepe Fotón said...

"no metas a Arsenal en el mismo saco que a Tahoces y del Oso, no se lo merece el pobre"

Completamente de acuerdo. A lo que me refiero es que en el momento de su publicación, solo había leido un relato y una novela corta de Leon Arsenal, que no me habían convencido demasiado, y como la sipnosis tampoco me parecia muy allá, lo dejé pasar.

Así y todo me parece un autor mucho mas respetable que los comentados ¿del Oso se había planteado dedicarse a la ficción alguna vez?. Ahora me estoy leyendo "La boca del Nilo", veremos si cambia la opinión que tengo de él.

lun. mar. 01, 01:39:00 p. m. 2010  
Blogger Pepe Fotón said...

De Leon Arsenal, no de Gimenez del Oso.

lun. mar. 01, 01:40:00 p. m. 2010  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home