domingo, febrero 07, 2010

"Sauce Ciego, Mujer Dormida" de Haruki Murakami


Llevaba tiempo queriendo hincarle el diente a Haruki Murakami, un autor que se ha puesto de moda y del que tengo buenas referencias. Siempre he pensado que una recopilación de cuentos es una forma muy buena de iniciarse con un autor así que “Sauce ciego, mujer dormida”, una antología publicada originalmente en inglés con cuentos de toda su carrera, me pareció el mejor sitio por donde empezar con su obra.
Y, realmente, no he quedado defraudado. Murakami tiene fama de ser el más occidental de los autores japoneses, lo cual es cierto pero, afortunadamente, aún queda un buen poso de cultura japonesa en sus escritos, lo suficiente como para que un españolito les coja el punto pero, a la vez, tengan un aire exótico y diferente que les hace muy atractivos.
En estos cuentos hay de todo, fantasía y realismo pero siempre con un toque peculiar. Incluso aquellos relatos que no dejan de ser un trozo de la vida japonesa contemporánea no dejan de resultar inquietantes y especiales. Esto puede ser un simple reflejo del choque cultural entre Oriente y Occidente pero también un enfoque consciente de Murakami, su toque personal que hace que sus libros tengan un no se qué muy atractivo.
Es curioso pero Murakami no es exactamente un estilista aunque, como ya he dicho, posea una voz propia inconfundible. Escribe muy sencillo, muy simple pero, a la vez, de una forma extremadamente personal, algo muy interesante (hace que los lectores no se espanten y lean sin problemas aunque las tramas sean raras) y, creo adivinar, nada fácil.
En cuanto a los cuentos, los más antiguos son los más indescifrables y enigmáticos. Poseen un aire onírico y surrealista muy acentuado, de hecho más que sueños parecen trozos de sueños, puzzles a los que les faltan muchas piezas, juegos de los que no comprendemos las reglas (por ejemplo “La tragedia de la mina de carbón de Nueva York” o “El cuchillo de caza”). Sin embargo, a medida que avanzan los años sus cuentos se van depurando y van resultando más comprensibles y maduros. Y reconozco que más atractivos.
El fantástico de Murakami es muy realista, ambientado en la vida cotidiana, y en el que sus protagonistas no se sorprenden especialmente de las extrañas cosas que pasan a su alrededor. Muchos de los temas habituales del fantástico occidental (no estoy seguro que también del nipón) aparecen en este libro: el mundo especular (“El espejo”, efectivo pero un tanto rutinario), pesadillas kafkianas (“Somormujo”, por otro lado divertidísimo), monstruos similares a nosotros (“El hombre de hielo”, uno de los mejores cuentos de todo el libro), fantasmas (“Hanalei Bay”, cotidianos y poco atemorizantes), animales parlantes (“El mono de Shinagawa”, donde en unas pocas página se crea un mundo tan peculiar y complejo que a más de uno le habría dado para una novela), cuentos extraños (“En cualquier lugar donde parezca que esto pueda hallarse” otro de mis preferidos o “La chica del cumpleaños”), predestinación (“Viajero por azar”), maldiciones (“La tía pobre”, “Nausea 1979”, o de cómo el vómito puede ser arte), terror casi lovercraftiano (“El séptimo hombre”, donde la descripción de algo parecido a un tsunami alcanza cotas de pavor impresionantes), …
Claro que, en el fondo, da un poco lo mismo la temática o, ya puestos, el género. Los cuentos de Murakami acaban tratando en el fondo de lo que más nos importa a los seres humanos: la vida y la muerte. Y aunque esta última siempre está presente, Murakami no es un autor ominoso o depresivo si no todo lo contrario. Sus cuentos nos muestran, en general, la fortaleza del ser humano, su dignidad ante lo inevitable y una cierta calidez humana que nos hace saber que, por mucho que pasemos, realmente, nunca estamos del todo solos.
Un autor muy interesante y del que, seguramente, leeré más cosas, lecturas que espero compartir con vosotros.

6 Comments:

Blogger Yuejö said...

a mí me gustó mucho Tony Takitani!!

chido tu blog!

ugo.

mar. feb. 09, 12:26:00 a. m. 2010  
Blogger wraitlito said...

Que conste que lo he intentado con los japonese, pero no he podido acabar ninguno.
Tantos almendros en flor me marean ;)
Saludos

vie. feb. 12, 12:23:00 a. m. 2010  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

Bueno, lo de los gustos es muy personal, yo en el fantástico decimonónico, y con las consabidas excepciones, donde estén los anglosajones de una u otra orilla y los alemanes...
Pero, sinceramente, Murakami es un autor muy occidentalizado, anímate, quizá consigas cruzar la barrera y se te abra un nuevo mundo.. o quizá no, claro.

dom. feb. 21, 08:30:00 p. m. 2010  
Anonymous Rebeca said...

Llevo años resistiéndome a Murakami. Personas cuya opinión como lector respeto mucho me han recomendado Crónica del pájaro que da cuerda al mundo y Tokyo Blues, pero siempre me ha parecido sospechoso que en las descripciones que hacen de él se repita tanto lo de que tiene un nosequé. Aunque tu opinión ya ha sido la gota que colma el vaso de mi curiosidad y creo que me voy a animar. Gracias por compartirlo, un saludo.

mié. feb. 24, 09:10:00 p. m. 2010  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

Yo creo que merece la pena conocer a Murakami aunque lógicamente no tiene que gustar a todo el mundo. Una persona cercana lo intentó con este libro y lo dejó a medias. Quizá esa sea la ventaja de esta colección de cuentos. Si después de unos cuantos como que no pues lo dejás y punto, te evitas el stres de empezar con una novela. Eso sí, algunos de los primeros cuentos son un poco flojos, posiblemente lo mejor sea picotear por todo el libro.

lun. mar. 01, 12:09:00 p. m. 2010  
Blogger Phab79 said...

A mi me gustó mucho el viajero al azar...Pero les confieso tuve que releer varios para poder enterderlos

vie. jul. 08, 05:46:00 p. m. 2016  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home