sábado, enero 23, 2010

Más de lo Mismo

Todos los años, más o menos a finales de diciembre, los periódicos suelen sacar sus listas de lo mejor del año. Y, como no, esa práctica incluye los mejores libros. Confieso que leo esas listas con curiosidad malsana. No tanto por ver la cantidad de escritores de los que no sé nada de nada, sino también por observar que la literatura fantástica suele estar totalmente ausente de estos listados. Con sus consabidas excepciones, pero, en general, se la suele hacer bastante poco caso. No ocurre lo mismo con la novela negra, de la que siempre cae algún título, algo que siempre me ha parecido peculiar, a que negarlo.
Este año, el dominical del diario “El Mundo” decidió rizar el rizo y sacar lo mejor de la década. Ahí es nada, 10 años de literatura condensados en 100 libros. El jurado estuvo compuesto por diez escritores, periodistas, críticos, editores y libreros y sus resultados son tan discutibles como era de esperar. Sólo hay 10 libros que hayan conseguido más de un voto, lo que significa que los otros 90 fueron elegidos únicamente por una persona. Esto sólo se puede definir de una forma: dispersión. Se publica mucho y, quizá, aparentemente muy bueno (o por lo menos que a los lectores nos gusta mucho, que no es lo mismo que sea bueno) y nadie es capaz de alcanzar un consenso claro sobre quien merece formar parte de un supuesto canon.
Esta realidad es la que siempre me ha hecho disculpar el que la literatura fantástica brille por su ausencia en semejantes listas. La gente de determinada generación (la mía, sin ir más lejos) se crió dentro del paradigma de que los libros buenos o eran realistas o no eran buenos. Por supuesto que muchos nos rebelamos contra semejante idea pero a costa de pasar por excéntricos o simplemente imbéciles. Y eso duró muchos años, demasiados.
Ahora queda de muy buen tono decir que bueno era Stanislaw Lem y sacar “Solaris” a colación cada dos por tres. Pero cuando en los 80 yo leía periódicos nadie parecía acordarse del bueno del polaco, y eso que de aquella estaba vivo.
Ese lastre justifica el que las personas de determinada edad (que, hoy por hoy, forman el núcleo de los críticos, escritores y editores de cierta fama y, por decirlo de alguna forma, poder) sigan ignorando pertinazmente todo lo que no huela a costumbrismo puro y duro.
Afortunadamente, las cosas están cambiando, por ejemplo, cuando murió Lem fue grato observar como una pléyade de jóvenes articulistas reivindicaron su figura sin complejos. Y estos cambios se empiezan anotar también en estas listas.
Y así, el libro número uno, o sea, el mejor de la década corresponde a “La fiesta del chivo” de Mario Vargas Llosa, el dos a “Tu rostro mañana” de Javier Marías y el tres a “La carretera” de Cormac McCarthy. Así que la ciencia ficción se lleva una más que honrosa medalla de bronce. No está mal, nada mal. Sinceramente, nunca pensé vivir este momento. Como dije en la entrada anterior, los tiempos están cambiando y mucho.
El resto del top ten no incluye más literatura fantástica (a menos que “Brooklyn Follies” de Paul Auster, en 9º puesto, entre en este campo, cosa que no puede afirmar por que no he leído el libro) pero si miramos los otros 90 títulos siguen apareciendo algunas sorpresas, nombres como, Palahniuk (“Error humano”), Murakami (“Kafka en la orilla”, “Sauce ciego mujer dormida”), Houellebecq (“La posibilidad de una isla”), Ishiguro (“Nunca me abandones”), Cristina Fernández Cubas (“Parientes pobres del diablo”) y Carrere (“Yo estoy vivo y vosotros estáis muertos”).
No es una mala selección, hay fantástico clásico, terror, ciencia ficción, slipstream e, incluso, la biografía de Philip K. Dick. Son 8 libros, que a mí me parece poco pero que, indudablemente, es mucho en comparación con una lista similar que se hubiese hecho en 1989 o, incluso, en 1999 (me apresuro a aclarar que es posible que se me haya escapado algún título del que no tengo muchas referencias como, por ejemplo, David Foster Wallace con “Cosas supuestamente divertidas que nunca más volveré a hacer” o “Hell” de Tsutsui que está sin traducir, como se ve yo tampoco leo todo).
Y, sin embargo, aún me queda un cierto resquemor, un amargo regusto de boca. Por supuesto que no soy tan ingenuo como para esperar que aparezcan aquí autores plenamente de ghetto, los que son publicados en Nova, Gigamesh, Minotauro, Bibliopolis, AJEC o La Factoría de Ideas. No esperaba encontrarme a China Mieville, Thomas Disch, William Gibson, George R. R. Martin, Ian McLeod, Neal Stephenson, Ian McDonald, John M. Harrison, IainBanks o similares. Raro que no aparezca un Ballard o un Lem pero es posible que en esta década no se hayan publicado sus mejores obras.
Ahora lo que resulta imperdonable es que nadie se haya fijado en esa pequeña joya que es “Jonathan Strange y el señor Norrell” de Susanna Clarke y que en cambio si haya lugar para bodrios bestselleros como “La Biblia de barro” de Julia Navarro (por lo menos no está Matilde Asensi…).
En fin, los tiempos están cambiando pero aún debería de cambiar un poco más.

8 Comments:

Blogger Kurt Ida said...

Cuánta razón tienes!
pero ya sabemos que no hay lista que hayan de seguir los que realmente quieren seguir algo, y mucho menos una lista publicada por un periódico.
Por ello volveré a pasarme por aquí a ver si tú mismo compones una, seguro que mucho más atractiva para que los retoños de la ciencia ficción, como yo, nos ubiquemos.
Ánimo.
Un saludo

dom. ene. 24, 04:03:00 a. m. 2010  
Blogger Carlitos said...

Aclararte que el libro de Foster Wallace "Algo supuestamente divertido..." no tiene que ver con el género, sino que es una recopilación de ensayos escritos por este malogrado escritor. Eso sí, es una brutal colección de postmodernismo socarrón que demuestra que a este hombre se le digiere mucho mejor en ensayos: tiene uno sobre una visita al rodaje de "Carretera perdida" que es divertidísimo, demencial y demoledor, así como su visión de un crucero...

Y el libro de Susanna Clarke es una pasada, una maravilla, pero tiene ese estilo parecido a Charles Dickens o Jane Austen que, vaya a saber usté por qué, aquí se toma como superficial. También apreciar a ese tipo de escritores ayuda a entender y valorar "Jonathan Strange", pero es que siempre me dio la impresión de que la crítica literaria en España es tan desastrosa, inmadura y falta de referentes y contextualización como la cinematográfica en Estados Unidos.

lun. ene. 25, 02:52:00 p. m. 2010  
Anonymous Rebeca said...

Contra el suplemento cultural: aislamiento emocional. Creo que las tales listas deberías tomártelas como el horóscopo de Telva o el test de posturas sexuales de Cosmopolitan, no significan nada, son una aproximación a la realidad, pero tienen más que ver con moda que con literatura. Javier Marías... ¡Por Dios! Si no sabe escribir, coge "Corazón tan blanco" y de cada diez frases encontrarás seis o siete con fallos de sentido y hasta gramaticales, eso sí, sabe robarle frases a Shakespeare para que le queden bien los títulos. Y Foster Wallace, que Dios lo tenga en su gloria, era un brasas. Algo supuestamente divertido... es el título de una historia corta en la que el protagonista hace un crucero y todo le parece muy absurdo y se ríe de los viejecitos que toman el sol en cubierta con camisas de flores, (¿Y a él qué le han hecho los viejecitos? pues que no vaya de crucero y en paz...) aunque por lo menos el hombre sabe escribir, no como Marías. Chuk Palahniuk sí que es grande, de entre los que has nombrado, e Iziguro también, aunque me parece que en las últimas novelas se imita a sí mismo, pero todo el mundo tiene sus momentos.
Y oye, los que hemos descubierto Solaris en el siglo XXI también tenemos nuestro corazoncito, yo no tengo la culpa de haber empezado a leer novela adulta en los noventa.

mié. ene. 27, 11:31:00 a. m. 2010  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

Kurt Ida --> demasiada fe en mis conocimientos, no me he leído ni la mitad de la mitad de lo que se ha publicado en este decenio, en cualquier caso échale un vistazo a las entradas más antiguas del blog, hay buenos libros por ahí.
Carlitos --> gracias por la aclaración, es lo que a veces pasa cuando hablas de oídas.
Rebeca --> realmente, lo de la crítica de este país es de juzgado de guardia, y las listas de marras peculiares. En cualquier caso creo que las cosas mejoran. No he leído nada de Foster Wallace pero Javier Marías no me parece tan malo. Y, desde luego, Vargas Llosa es un gran escritor aunque en mi opinión un tanto en decadencia.
Y ya sé que no es culpa tuya haber descubierto a Lem tan tarde, pero es que algunos de los gurus literarios de mi quinta que ahora la citan con tanto aplomo eran los mismos que en su momento ni se preoucaban por saber quien era no lo que escribía. Era ver la portada de Bruguera de los Viajes de Ijon Tichy con sus astronautas y naves espaciales y fruncir el ceño, "ciencia ficcción que horror".

mié. ene. 27, 01:28:00 p. m. 2010  
Blogger ´´Saray´´ said...

¡Me encanta China Miéville! y me ha hecho ilusión leer que le mencionas porque es la 1a vez que ´escucho` hablar de este escritor desde que regresé a España. Yo le descubrí gracias a un artículo en MsLexia (una revista para escritoras y las que hemos publicado cositas aqui y allá sin importancia) que hicieron muy extenso sobre los escritores de ciencia-ficción en el Reino Unido.
Totalmente de acuerdo también con tu comentario sobre la novela de Susanna Clarke.
¿Sabes una novela que también está muy, muy bien y te recomiendo si no la has leído? La Llave del Abismo de José Carlos Somoza. La leí el año pasado y era mi primera vez leyendo algo estilo ciencia-ficción de un autor en español y está muy lograda.
Un saludo (me acabo de topar con tu blog) :)

mié. feb. 03, 03:05:00 a. m. 2010  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

Saray --> Gracias por la recomendación pero llegas tarde ya me la he leído :)
De hecho, tengo escrita una reseña en Literatura Propsectiva, una página que te recomiendo si te gusta la CF

dom. feb. 07, 08:04:00 p. m. 2010  
Anonymous isa said...

creo que confundes ciencia ficción http://es.wikipedia.org/wiki/Ciencia_ficcion
con distopia http://es.wikipedia.org/wiki/Distopía

"las particulas elementales" y "la carretera" podrian ser lo segundo, pero tengo mis dudas de que sean lo primero, de verdad...

jue. feb. 18, 01:54:00 a. m. 2010  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

Isa --> no puedo estar más en desacuerdo contigo, las distopías son uno de los muchos temas que la CF ha tocado y toca. Cierto que, como las utopías, es anterior al género pero ha sido fagocitado por este con todas las de la ley. Es posible que hayan sido tocadas por autores que no suelen escribir CF como McCarthy y, además, George Orwell, Kazuo Oshiguro o Aldous Huxley pero también por autores claramente de CF como Pohl, Bernard Wolfe y otros muchos. En este mismo blog tengo una entrada a proposito del tema, échale un vistazo si quieres, es de las primeras...

dom. feb. 21, 08:34:00 p. m. 2010  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home