viernes, enero 15, 2010

300

Lo conseguí, llegué al mítico número. Sinceramente, pensé que no iba a lograrlo. Muchos de los problemas que me han llevado a dudar sobre este blog siguen ahí y en el último mes sentía una especie de vértigo cada vez que me acercaba a él. He reflexionado muy seriamente sobre que decisión tomar y, sinceramente, no he llegado a ninguna conclusión. A veces, como hoy, me apetece escribir y otras muchas veces me da casi urticaria. No hay respuestas fáciles a la mayoría de las preguntas. Me temo que ese es uno de los secretos de la vida que uno aprende cuando se hace un poco viejo. En cualquier caso sí he aprendido una pequeña lección: las cosas duran lo que tienen que durar y es absurdo ponerse límites, objetivos y cotas. Especialmente cuando hablamos de ocio puro y duro. Por tanto, el blog no muere, continúa, y este mismo finde escribiré alguna entrada para que veais que va en serio. Pero no tengo ni idea de si va a ser el principio de una nueva era, la continuación de la antigua o, sencillamente, una prolongación de la agonía. lo que sea será y es mejor no darle más vueltas ni ponerse tan estupendo. Esta página no deja de ser una gota ínfima en el mar de blogs y una molécula minúscula en el océano de internet.
Eso sí, desde aquí quiero agradecer todas las muestras de afecto y simpatía que me han llegado, una sorpresa de lo más grata y que no me esperaba en absoluto. Gracias a todos, de corazón. Y si este engendro sigue será por gente como vosotros.
Nos leemos.

3 Comments:

Blogger wraitlito said...

Molécula a molécula, conseguimos unos moles.
Me alegra leerte de nuevo.
Saludos.

sáb. ene. 16, 10:26:00 p. m. 2010  
Anonymous Anónimo said...

No te faltará mi visita diaria, compañero. Animo, gracias por tu esfuerzo y nos leemos.

victorderqui

lun. ene. 18, 11:17:00 a. m. 2010  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

Una vez más (y las que hagan falta), gracias a vosotros.

mié. ene. 20, 09:42:00 a. m. 2010  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home