viernes, junio 19, 2009

"Balada de Caín" de Manuel Vicent


Puede que sorprenda un poco encontrar en este blog un libro como este, pero es que, muy a menudo, los caminos del fantástico español son cuando menos peculiares y, sobre todo, desconocidos.
Me resulta peculiar haber oído y leído en foros y reuniones comentarios diversos (no muchos, todo hay que decirlo) sobre la obra de William Burroughs y sus conexiones con la CF. Lo mismo para un autor tan apreciado en determinados círculos como Samuel R. Delany y su “La intersección de Einstein”, uno de esos libros malditos y peculiares que sólo la New Wave fue capaz de parir.
En cambio, nunca he tenido conocimiento de nadie del fandom (desde el más ghettista al elitista y literario) que reivindique “Balada de Caín” de Manuel Vicent, un libro con claras conexiones con los ejemplos antes expuestos.
En efecto, Vicent entronca directamente con Burroughs con su visión poética de la narrativa, su creación de un lenguaje nuevo, original y provisto de una voz propia, basado en el surrealismo y las metáforas más arriesgadas, y centrado en una especie de monólogo interior en que se retrata al protagonista principal del libro. Dicho lo cual, me apresuro a decir que Vicent no llega ni al salvajismo, ni al nihilismo de Burroughs, la suya es más una influencia de forma que de fondo.
Por otra parte, los puntos en común con “La intersección de Einstein” son también peculiares. Desconozco si Vicent es lector de Delany pero, dejando al lado cuestiones obvias como la homoerótica, en ambos casos nos encontramos con reescrituras en clave fantástica de mitos primigenios de Occidente. Si Delany se atrevió con Orfeo y Eurídice (mitología griega), Vicent la emprende con Caín, Abel y familia (mitología bíblica). Si en el caso del estadounidense, parecíamos estar ante E.T.s que repetían sin entender muy bien el por qué una vieja historia terrestre, aquí tenemos una clarísima situación de deslizamientos temporales, con un Caín que transita por el Próximo Oriente del Antiguo Testamento pero donde, a la vez, convive con las modernas guerras que asolan la región. Cazabombarderos a reacción, tanques, portaviones, nidos de ametralladora, alambradas y minas alternan con Adán y Eva, caravanas árabes y navíos fenicios.
Situaciones, por tanto, muy de la New Wave, como ya he dicho, y que firmadas por Delany, Silverberg, Ellison o Moorcock probablemente ahora serían lugares comunes dentro del acervo de más de un aficionado.
Y, sin embargo, el autor de estos pasajes es valenciano, columnista de El País, escritor famoso y ganador del Premio Nadal de 1986 por esta novela. Decididamente, un caladero extraño para que determinados lectores probasen suerte en sus páginas.
Vicent ya había ganado el Alfaguara por “Pascua y naranjas” y escribía en El País pero fue esta novela la que definitivamente le dio a conocer al gran público. Fama que se acrecentó con su, probablemente, libro más conocido: “Tranvía a la Malvarrosa”.
Con todo, para mí Vicent no es tanto un autor encuadrable en un género, fantástico o realista-nostálgico, como el dueño de un estilo propio inconfundible. Uno de eso afortunados con una voz propia fácil de reconocer con sólo leer unas líneas. Afortunado o maldito, por que ese estilo tan característico suele producir igual número de filias que de fobias. Ejemplo perfecto sería el de Umbral, autor con más de un punto en común con Vicent y que a mí, personalmente, me produce auténtica indigestión leerle siquiera unos pocos párrafos. Me imagino que con Vicent ocurrirá igual aunque, obviamente, no es mi caso.
“Balada de Caín” es un libro breve (192 páginas) pero jugosos, al lenguaje del escritor valenciano, hay que unirle unas descripciones muy bellas, tanto de los protagonistas como del paisaje bíblico y el neoyorkino, donde Caín acaba como solista de Jazz. Hay una clara crítica, a veces incluso burla, a la religión cristiana y al Dios del Antiguo Testamento. Una especie de ensoñación poética de la muerte de Dios que diría Nieztsche y una re-escritura desde Caín, la homosexualidad y el incesto de uno de los mitos más importantes de la Historia de Occidente. Por supuesto, hay más cosas, en especial las referidas a la violencia y a nuestra sociedad actual pero esas es mejor dejarlas en el tintero y que cada uno las descubra cuando lea un libro tan especial y necesario como este.

5 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Descubriendo libros tan raros e inicialmente atractivos como éste, contaminando mi larga lista de lecturas pendientes con nuevos añadidos,... sería una pena que abandonases el blog. Pero si es tu decisión el hacerlo, sea culpa del hastío -sé lo que significa eso-, haz como mejor consideres. Pero yo te animo a seguir adelante, incluso podrías intentar escribir las entradas más espaciadamente, ¿no?

No soy un lector habitual de tu blog, lo reconozco, pero cada x tiempo vuelvo a él, e incluso me he sumergido en entradas antiguas. No compartimos puntos de vista, pero aun así considero enriquecedores tus comentarios. Libros que a ti te han disgustado a mí me han provocado curiosidad y les quiero echar las zarpas. La 'culpa' se la echo a tus críticas.

Por cierto, ¿este libro de Vicent estará aún disponible? ¿O tendré mayor fortuna en las librerías de viejo?

Buena suerte, en cualquiera de los casos. Un saludo, de un seguidor anónimo (aunque firmaba como Náufrago).

dom. oct. 04, 07:13:00 p. m. 2009  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

La última edición es del 2003 así que la cosa está ahí, ahí.
Y gracias por los ánimos, ya veré si sigo.

dom. oct. 11, 12:53:00 a. m. 2009  
Blogger telémaco said...

Leí Balada de Caín cuando aún era un adolescente, pero me dejó una huella profunda. Intenté leer otros textos de Vlcent y sin embargo ninguno consiguió engancharme tanto como esta alegoría sobre el asesino de asesinos: Caín, un saxofonista. Hoy, 22 años después de aquella primera lectura, desde la perspectiva de una madurez incipiente y una juventud que se resiste a marcharse, he vuelto a balada de caín y sus palabras "el destino del hombre consiste en huir, sólo en huir detrás de un sueño" cobran ahora todo su fatal sentido. Por cierto en internet, también se puede descargar el libro. Yo había perdido el libro por prestárselo a un amigo con el que quería compartir la experiencia de leer Balada de Caín. Él me confirmó que Abel es un chorizo de la peor especie. Así que ahora lo leo desde mi ordenador.

dom. feb. 13, 06:58:00 p. m. 2011  
Anonymous Anónimo said...

Lei balada de cain hace ya muchos años, me entusiasmó,ya no lo tengo, quizás lo perdi en el cambio de casa, la verdad es que me gustaria volver a leerlo, pero siempre me encuentro con la misma contestación, " está descatalogado". ¿ como puedo encontrarlo? saludos.

lun. abr. 18, 07:13:00 p. m. 2011  
Anonymous Anónimo said...

Encontré balada de Caín en una caja de esas en que la gente deja libros. Me ha fascinado. Solamente el final no me ha dejado satisfecha.

mar. jul. 02, 04:29:00 p. m. 2013  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home