jueves, noviembre 26, 2009

Una Irritante Costumbre de Iain M. Banks

Creo que mi adicción a Iain M. Banks es conocida. Considero que es casi el único escritor de Space Opera cuyas obras no resultan risibles o meros entretenimientos si no auténtica literatura con mayúsculas, plenas en complejidad, psicología de personajes y verdaderos y complejos problemas ético-morales. Y, por supuesto, son muy, muy divertidas, igual o mejores que las del resto pero, además, te hacen pensar. Por supuesto, estoy hablando de la Cultura pero también cabrían aquí otros libros como “Artefakto” o “Contra la oscuridad”.
Y, sin embargo, Banks tiene una irritante peculiaridad que me pone un poco nervioso y que, prácticamente, es el único aspecto de su obra que me hace fruncir un tanto el ceño.
Cuando empecé a leer a Banks (y dejando aparte obras no de ciencia ficción como “El puente” o “La fábrica de avispas”), de lo primero que devoré fue “Pensad en Flebas”. El primer libro de la Cultura y una estupenda introducción a su universo. A medida que lo iba leyendo asumí algo que el autor nunca escribió pero que mi cuadriculada mente daba por supuesto, La Cultura era una evolución de nuestra humanidad a miles de años en el futuro, aunque no de toda, otros grupos habían preferido mantener un modo de vida distinto, más o menos capitalista-autoritario-estatalista. Luego vino “El jugador” y seguí en mis trece. Sin embargo, con “El uso de las armas” mi universo empezó a tambalearse un poco. Aparecían sociedades humanas en diferente grado de evolución, desde la Prehistoria a la Revolución Industrial, muchas no conocían nada sobre la Cultura, otras ni siquiera el viaje espacial. Definitivamente algo no encajaba. Bueno, recurrí a otro cliché más de la CF: una oleada humana de colonización por la galaxia que ha olvidado sus orígenes y sufrido una regresión de diferente grado según el planeta. Aún así, cuando cerré el libro, esa respuesta no me acababa de convencer, no encajaba con lo que había leído.
Es posible que a otros lectores les hubiese pasado algo parecido, por que el siguiente volumen era “Excesión” y ahí Banks se marcaba un prólogo donde explicaba un par de cosas. La Cultura no es la humanidad, es humana pero no somos nosotros, de hecho, la forma humana es muy común en la galaxia y existen miles de planetas donde la vida inteligente ha evolucionado hacia algún tipo de forma humana. “Inversiones”, el posterior libro de la Cultura, estaba ambientado en uno de esos planetas donde la humanidad había surgido al margen de las otras humanidades, donde todavía no había pasado de algo parecido a la Edad Media o el Renacimiento y donde los agentes de Contacto no desentonaban en el paisaje correspondiente.
Bueno, ese truco de Banks tiene un nombre que es poligenismo. De hecho, es una de las teorías sobre el origen del hombre aquí en la Tierra. A saber, las diferentes razas humanas evolucionaron por separado en cada uno de los continentes a partir de homínidos muy antiguos. Los Homo Erectus africanos darían lugar a los negros, los europeos a los blancos, los australianos a los aborígenes y los asiáticos a los chinos. Suena racista, y de hecho lo es. Los poligenistas del XIX planteaban esta idea como una forma de acentuar la superioridad racial de los blancos. Cuando, a los largo del siglo XX los fósiles de homínidos mostraron África como cuna de la humanidad, la teoría se empezó a desmoronar pero se mantuvo como una última defensa de la superioridad blanca y su “diferencia” frente a otras razas.
Hoy en día, el poligenismo está en retirada, algunos investigadores aún lo defienden en el caso asiático, pero son una minoría muy minoritaria. El paradigma dominante dice que los Homo Sapiens surgieron en África del Sur y colonizaron el resto del planeta barriendo a los otros homínidos presentes en el resto de los continentes. Por supuesto que hubo una evolución divergente pero no dio lugar a una misma especie que nació en diferentes puntos a la vez, si no a especies muy distintas entre sí: Sapiens en África, Neandertal en Europa, Sinantropus en China, Homo Florensis en Indonesia (los hobbits, je, je), etc. Ahora sólo quedamos nosotros, los Sapiens y la mayoría de los científicos desechan la posibilidad de hibridación entre las diferentes especies de homínidos, llegamos y nuestros primos se fueron, así de simple.
Visto en perspectiva, el fácil ver lo absurdo del poligenismo. La evolución es tan azarosa que suponer que se va a repetir una especie a lo largo del proceso debe de resultar casi imposible, una probabilidad matemáticamente ínfima. Por otro lado, si el poligenismo fuese correcto nos meteríamos en el debate sobre la evolución dirigida, el diseño inteligente y todo ese cenagal pantanosos donde ciencia y religión cohabitan en alegre y desenfrenada coyunda. Un sito al que la mayoría de los científicos prefieren ni asomarse y con razón.
Si el poligenismo no existió en la Tierra asumirlo a nivel galáctico roza lo ridículo. Si el azar es como es a nivel planetario, a dimensiones cósmicas para que hablar.
No sé muy bien por que Banks eligió esta postura, no es racista, ni mucho menos, y tiene imaginación de sobra para crear alienígenas, no le hace falta un universo sólo humano como a Asimov. Repito, no tengo ni idea de cómo Banks cometió un error tan burdo, especialmente por que con sus estudios en Historia, Filosofía y Psicología debía de conocer bastante bien el tema. Para mí, su decisión es un misterio algo irritante. Y es que, cuando leo CF me gusta que haya una cierta verosimilitud científica, si quiero que mi imaginación desbarré cojo un libro de Fantasía y me olvido de la genética y la evolución, acepto que hay medio-elfos y no me planteo donde esta el eslabón perdido entre el orco y el enano. Pero cuando leo CF me gusta que el autor respete mi inteligencia como lector. Y Banks a este respecto no lo hace, y no sólo en la Cultura, “Contra la oscuridad” es otro ejemplo. Un planeta humano que no es la Tierra y tan alejado de cualquier otro sistema que los viajes interestelares son imposibles. Una idea interesante pero echada a perder por sus habitantes, tan humanos como tú y yo querido lector.
Vale, puede que sea pecar de exquisitos, pero cada cual es cada cual y a mí me ha dado por ese extraño integrismo. De todas formas es un fanatismo bastante inofensivo. Me irrita, pero sólo un par de páginas, después Banks despliega su hechizo y me olvido de todo, me embarco en un viaje a otros mundos, me olvido de mi arrebato pedante sobre el poligenismo y el monogenismo y disfruto como un enano. Por ejemplo, con “A barlovento”, el último libro de la Cultura (por ahora) que me he ventilado y una pedazo de maravilla. Lo que decía, irritante manía pero pequeña, muy pequeña.

8 Comments:

Blogger fonz said...

Yo es que a Banks le veo en la línea de un Jonathan Swift, lo suyo es la sátira fantástica o, en su caso, de cf. Se nota mucho, por ejemplo, en el Algebrista. Los globos aquellos del planeta gaseoso tenían una personalidad a medio camino entre un hobbit de la comarca profunda y alguno de los más encantadores y descerebrados personajes de una obra de Wilde. Vamos, que si vienes de leer una novela de alienígenas de Lem y luego te encuentras con eso te puede dar un síncope de plausibilitis aguda. Pero sí, es cierto que en un escenario de cf, este tema canta mucho.

Por otro lado, no descartes que se saque de la manga que la(s) raza(s) humana(s) del universo de la Cultura realmente hayan sido creadas y diseminadas por ahí por un ser superior, pero no un ser superior como nosotros nos imaginamos. Ostia, le voy a mandar un mail a Banks con la idea!

vie. nov. 27, 10:41:00 a. m. 2009  
Anonymous Anónimo said...

Casualidad de casualidades que acabo de terminar " Pensad en Flebas", y he quedado completamente " flipado". Que gozadona de libro, y eso que te deja el alma en un puño...Y, la verdad, hay que reconocerle a Banks capacidad para reflejar entramados psicológicos, políticos y vitales que,en realidad, lo que hacen es expresar los dilemas éticos sobre los que se cimentan las sociedades occidentales del siglo xxi. Más allá de cualquier verosimilitud científica ( a mí sí " me pone" pensar en una " humanidad" de origen no terraqueo...), banks logra ese retrato con la finura de un cirujano. Y, desde luego, más allá todavía de cualquier " mensaje" está su capacidad de divertir, emocionar y dejarle a uno con la boca abierta...Y,ah, las últimas 200 páginas de " Flebas" son lo más trepidante que he leído en mi vida...En fin, una novela de ciencia ficción inolvidable. Que no es poco. Un abrazote de victorderqui.

vie. nov. 27, 01:58:00 p. m. 2009  
Anonymous Anónimo said...

En el prólogo de Excesión, Banks insinúa que hay una razón plausible para la cuestión y que quizá la podría explicar en alguna novela futura. Yo creo que la explicación irá en la dirección apuntada por Fonz. Tengo ese pálpito...

vie. nov. 27, 10:33:00 p. m. 2009  
Anonymous egan said...

La verdad es que si te agarras a la ciencia de manera estricta no se puede sino coincidir con lo que decía Stephen Gould, entre otros, aquello de que la evolución es tan azarosa que repartir la baraja y que salgan las mismas cartas es prácticamente imposible.

Que la inteligencia compleja acabe emergiendo, vale, pero que esta tome en otros planetas las formas curvilineas de una hembra maciza ya es otro cantar.

Pero eso si, mientras Banks explica el misterio, por favor, que reediten sus obras, que no encuentro "Inversiones" por ningún lado, brr...

Que es que el único spaceopero con personajes que fascinan de verdad y con equilibrio entre humanidades y ciencia. Los otros se quedan en buenos operarios de la cf.

Un saludo. Te sigo.

dom. nov. 29, 09:50:00 a. m. 2009  
Anonymous Anónimo said...

Y si el medio impusiera una forma?. Pensad en los delfines y peces, que debido al medio acuático tienen muchas similitudes.
Mazarbul

lun. nov. 30, 07:06:00 a. m. 2009  
Anonymous Enrique said...

Iván,

a mí también me irrita esa costumbre de Banks y de hecho es una de las razones por las que lo he dejado de leer: me produce bastante incomodidad, lo que puede sonar algo ridículo.
Ahora bien, si bien encuentro absurdo el poligenismo a nivel cósmico, no lo encuentro a nivel terrestre. Aunque esté descartado más o menos (los hobbits vienen a poner la cosa en cuestión), no tiene nada de racista: si los neandertales, que son calificados como una especie diferente, hubieran sobrevivido hasta ahora, probablemente no habrían sido muy distintos de un aborigen australiano. ¿Habría sido racista reconocer que habían evolucionado separadamente? No lo creo, del mismo modo que no es racista decir que los africanos al sur del Sáhara tienen la piel negra por una evolución parcialmente distinta de los asiáticos.
El problema con Banks es que es absolutamente inverosímil que la especie humana se haya producido espontáneamente repetidas veces a lo largo y ancho de la galaxia (yo lo llamaría startrekismo, más que poligenismo, aunque también Ursula Le Guin cae en el agujero).
Es posible que Banks tenga una razón oculta, pero si es así habrá que esperar que la revele en algún libro futuro.

lun. nov. 30, 11:19:00 a. m. 2009  
Blogger Mon said...

Hola.
Pués la verdad es que tengo por Banks a uno de mis favoritos y en un punto no estoy muy de acuerdo en el post. Y es que en el caso de Inversiones. Puede que muy de refilón pero juraría que hace mención no ha una evolución sino una involución desde un pasado remoto de viaje por las estrellas.
Pondría la mano en el fuego que entre lineas se lee ese pasado en Inversiones aunque entiendo que el post es más generalista y no he leído todas la novelas de Cultura como para afirmar si existe esa visión poligenista.
Aún siendo así no me parece que eso marque tanto como por no apreciar una novela por falta de verosimilitud.. porque con ese razonamiento habría que ir descartando clásicos desde series como Battlestar Galactica como la mayoria de ciencia ficción de la edad de oro, etc.

Sabeís si se le ha preguntado por esta visión poligenista o sólo es una visión depravada y sacrilega de Ivan. :-D ?

Saludos

lun. nov. 30, 06:22:00 p. m. 2009  
Blogger Iván said...

Fonz --> De Banks me espero cualquier cosa y, salvo pequeña excepciones como esta, cosas inteligentes, si toma ese camino que dices sería una forma interesante de re-orientar la serie que, personalmente, no me perdería.
Victorderqui --> Si te moló Flebas ya verás cuando te leas El jugador...
Anónimo --> no recuerdo ese fragmento del prólogo de Excesión pero si tu lo dices... En cualquier caso, dicho prólogo me parece de lo menos acertado que ha hecho Banks, explica demasiadas cosas y de una forma excesivamente minuciosa, de hecho, ese prólogo creó un run run en mi cabeza que ha desembocado en este post.
Egan --> ¿Has probado en Cyberdark? Juraría que lo tienen.
Mazarbul --> y el ictiosaurio siguiendo ese razonamiento, pero uno es reptil, el otro pez y el otro mamífero. Por no hablar de la inteligencia. Banks habla de humanos humanos y no creo que tenga ningún interés en darle verosimilitud científica.
Enrique --> el poligenismo original en evolución humana era racista por que aseguraba que las esopecies humanas no sólo diferían en aspectos físicos sino en inteligencia, para entendernos, los blancos listos y el resto medio tontos, a partir de ahí podemos imaginar las conclusiones correspondientes. Puede que los neandertal se parezcan a los aborígenes físicamente (aunque los parecidos son un tanto discutibles) pero los neandertal tenían una forma de pensar radicalmente diferente a los Sapiens, probablemetne tan diferente que eso explica por que unos se extinguieron y otros no. En cuanto a LeGuin, ella si da una explicación: los grupos humanoides de la galaxia son descendientes de una raza anterior que colonizó el cosmos y luego entró en regresión. Además, las diferentes especeies se parecen entre sí pero son muy diferentes, por ejemplo el hemafroditismo de La mano izquierda de la oscuridad.
Mon --> lo que yo recuerdo de Inversiones es la existencia de un Imperio que ocupaba todo elplaneta y que había sido destruido por "fuego del cielo2 o algo así. El Imperio era superior a los estados posteriroes pero más en tamaño y poder que en tecnología. de hecho, Banks narra todo el libro con en una clave histórica terrestre fácil de ver: Imperio Romano, derrumbre, nuevos estados que hacia el Renacimiento luchan por logra la hegemonía (Francia Luis XIV, Inglaterra de Cromwell). Otra cosa es que, leyendo entre líneas, de la sensación que "la lluvia de fuego" (¿una tormenta de meteoritos?) haya sido provocada por Contacto, que conociendo como se las gasta a veces sería muy capaz.

mar. dic. 01, 04:51:00 p. m. 2009  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home