lunes, junio 16, 2008

Memoria Recuperada: "La Ciudad Poco Después" de Pat Murphy


Traducción, buena, de A. Pareja. Portada insípida y, como siempre, la engañosa frase "Premio Nebula", ganado por Murphy pero no por esta novela en concreto.
Bien sabe Dios que la editorial Edaf y yo tenemos una relación difícil. Sinceramente, no les soporto, son chapuceros, horteras e ineficaces. Y, encima, han hecho una colección de ciencia ficción y fantasía que es una porquería.
Y, sin embargo, hasta entre la porquería pueden aparecer joyas como esta. Sin duda alguna, no sólo es la mejor novela de toda la colección sino que es una gran novela sin mayores comentarios.
Pat Murphy no es muy conocida en el género, apenas una recién llegada. Su novela estrella, "La Mujer que Caía", premio Nebula, fue acusada por Barceló de mainstream, sus relatos no me han llamado mucho la aención. Pero este libro la consagra. Parte de una situación habitual: la humanidad destruida y diezmada por una epidemia. Los supervivientes han retrocedido tecnológicamente, y surgen pequeños estados despóticos y militaristas en lucha por la hegemonía. Con esto un Heinlein montaría una fascistada curiosa, pero fascistada a fin de cuentas. En cambio, Murphy plantea una situcación nueva. La Ciudad de Los Angeles ha sido ocupada por artistas e intelectuales de todos los tipos que viven en una feliz anarquía gracias a la abundancia de la muerta ciudad. Pacifistas, bastante locos y ferozmente individualistas serán atacados por un señor de la guerra local. Contra todo pronóstico, vencerán usando la no-violencia y casi sin bajas. Puede que sea una historia un tanto ingenua pero no puede negarse que es estimulante y que posee una rara belleza.

--------------------------------------------------------------------

Si "El Tapiz del Vampiro" fue el mejor libro que leí en el 95, "La Ciudad Poco Después" fue el mas bonito. Sin caer en la ñoñería, Murphy crea una novela de buenos sentimientos y de espíritu hippy en el mejor sentido de la palabra. Es cierto que, a toro pasado, nos puede parecer un tanto irreal, pero mientras la leemos, la magia permanece y creemos a pies juntillas que una banda de artistas locos puede derrotar a un ejercito. Tan ilusoria como necesaria. Sólo por este título Edaf se redime de tan lamentable colección (bueno, y por las novelas de Burnet Swan).

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

De tanto criticar a la editorial se te ha olvidado criticarte a ti mismo por la imperdonable ñoñería de incendiar el final de la novela y dejar inútil las ganas de leerla.
Que tus proximas crticas sean útiles sin contar el final de lo que criticas será un buen comienzo.

dom. jun. 07, 08:01:00 p. m. 2015  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home