miércoles, enero 16, 2008

Memoria Recuperada: "La Máquina que Ganó la Guerra" de Isaac Asimov


Parece un retapado para una colección de quiosco de la edición original de Caralt de 1977 (Colección Ciencia Ficción Nº 9). En cualquier caso, la portada, aunque de tapa dura, es chillona y de aspecto barato. La traducción es de Antonio Prometeo Maya, pésima, llena de americanismos y pobre. Es un libro de relatos que cuenta con seis de ellos: “La máquina que ganó la guerra”, “Lunares verdes”, “Historia bélica”, “Por Dios y por la patria”, “Rompehuelgas”, y “Mi hijo el físico”
De hecho, la edición original estadounidense, “Nightfall and other stories” fue publicada en España (o mejor dicho masacrada) por Caralt en tres volúmenes, (los otros dos son “Los ojos hacen algo más que ver” y “Cuarta generación”) agrupando los relatos a su aire, suprimiendo alguno y no respetando los títulos originales.
En cuanto a los cuentos ¡Qué decir! Recoge historias de los 40-50, la época dorada de Asimov, pero en una edición muy posterior a la fecha (es casi su última recopilación “clásica”), así que se incluye mucha morralla y un par de relatos magníficos casi olvidados. En este tomo en concreto tenemos el magistral “Rompehuelgas”, una de sus mejores historias, e “Historia bélica” que tampoco está mal. En general, los demás son buenos pero no excepcionales.
Parece mentira de crío lo mucho que me gustaba Asimov, casi me enloquecía, y ahora, de mayor, es fácil verle los trucos, su estilo un tanto seco y aburrido, los personajes de cartón piedra, las tramas esquemáticas. Y, sin embargo, de vez en cuando, al volver a leerlo, surge la chispa.

--------------------------------------------------------------------------------

Asimov fue durante muchos años el autor referencial de la ciencia ficción. Aquel al que todo el mundo conocía fuese o no aficionado al género. Se le publicaba en editoriales generalistas como Planeta, Alianza, Bruguera y Plaza & Janés, y mucha gente era lo único que leía de ciencia ficción en toda su vida. Fue un escritor popular y sus libros se vendieron muy bien, en especial en ediciones de bolsillo. Con semejante papel resulta peculiar ver lo mal que se le editó. Algunas de sus mejores obras como “Los propios dioses”, “Los robots”, “A lo marciano”, “Nueve futuros” o “Con la Tierra nos basta”, sólo fueron editados en colecciones de género (Martínez Roca casi siempre) y por lo tanto no aptas para el gran público.
Así, los títulos de los que podían disfrutar todos eran, a menudo, mediocres como es el caso de los tres tomos de “Selección”, “Estoy en Puerto Marte sin Hilda” o “Compre Júpiter”. Y, con todo, en muchos de estos casos las ediciones fueron penosas, algo realmente peculiar si tenemos en cuenta que hablamos de editoriales de prestigio como, por ejemplo, Alianza que cambió el título de “Asimov’s misteries” por el muy absurdo de “Estoy en Puerto Marte sin Hilda” (uno de los cuentos) y escamoteó, al menos, uno de sus relatos, de hecho su debut, “Abandonados cerca de Vesta”.
Otro ejemplo, a su muerte, uno de sus colaboradores habituales, Martin H. Greenberg, publicó una impresionante antología con más de una treintena de relatos: “Asimov Chronicles”. Aquí fue editado con el más soso título de “Crónicas” y únicamente con la mitad de los cuentos.
Más peculiar ha sido el caso de Ediciones B que ha sacado unos supuestos “Cuentos completos” que únicamente constan de un par de tomitos.
Pero, probablemente, lo más llamativo sea que su última antología, “Gold”, siga aún inédita en castellano. Puede que los cuentos que la compongan estén repetidos mil veces o sean de su última y peor época pero, personalmente, acogería con cariño este libro, casi lo último escrito por Asimov.
Con todo, la peor edición posible sufrida por el bueno de Isaac fue perpetrada por una de las editoriales más cochambrosas de la ciencia ficción española (y mira que este es un título disputado). “Nightfall” apareció en tres tomos diferentes, con títulos dispares, relatos en alegre revoltijo, notables ausencias y una traducción infame.
Para rematar la faena, se convirtieron en libros muy difíciles de encontrar y, de hecho, “Cuarta generación” se transformó en un pequeño dolor de cabeza para un completista maniaco como yo.
Cierto es que los mejores relatos de esta antología aparecieron en otros muchos sitios pero siempre hay algún cuento que tiene la mala pata de no pasar la criba y, por tanto, convertirse en candidato al olvido. Ese es el caso de “Historia bélica” (traducción espantosa de “C-Chute”) un cuento digno, donde aparece reflejado el espíritu humanista y pacifista de Asimov (escrito durante la Guerra de Corea, todo sea dicho de paso), y del que poca gente tiene noticia.
Como colofón, si todo esto pasaba con un autor tan famoso y rentable ¿de qué nos extrañamos cuándo cosas peores suceden con escritores menos conocidos y de éxito más discreto?

2 Comments:

Blogger wraitlito said...

Entonces ¿con los dos libritos de EdicionesB no he completado la obra de Asimov? ;)
Saludos.

mié. ene. 16, 10:32:00 p. m. 2008  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

Tranqui, en unos meses sale el último tomo con las cartas de rechazo que le mandaron sus editores. Entonces ya podrás decir con orgullo que tienes todo Asimov.

jue. ene. 17, 01:48:00 p. m. 2008  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home