domingo, noviembre 27, 2011

Un libro de geografía... y ciencia ficción

Esto no es una reseña o crítica, tan sólo un aviso, una noticia. Más que nada por qué no he oído hablar de este libro en ninguno de los mentideros habituales de CF que pululan por la red y entra dentro de lo posible que se le haya pasado por alto a la mayoría de la gente.
El libro es “Descenso literario a los infiernos demográficos. Distopía y población” y su autor Andreu Domingo. La obra fue finalista del premio Anagrama de Ensayo 2008. Aparentemente es un libro de geografía, para ser exactos de demografía, pero sólo aparentemente. Domingo hace un repaso a la mayoría de las teorías sobre la evolución de la población que la geografía ha creado y discutido de la Segunda Guerra Mundial a nuestros días, huelga decir que casi todas ellas cuentan con un marcado acento apocalíptico.
Sin embargo, su acercamiento al tema es curioso y, para un buen aficionado a la CF, atractivo. Utiliza la literatura como herramienta a la hora de enfocar como estas teorías demográficas han influido en nuestra sociedad y, claro, eso le lleva a la distopía y, lógicamente, de ahí a la CF.
Por tanto, este ensayo se acaba convirtiendo en un repaso fascinante y revelador de muchos de los clásicos distópicos que la CF ha dado en los últimos 60 años. Y no sólo de autores, digamos, mainstream, si no de un buen puñado de desconocidos y unos cuantas luminarias del género en su versión más fandom. Aparecen Huxley, Orwell y Zamiatin, por supuesto, pero también Chad Oliver, James Blish o John Bruner.
Es, por tanto, un libro revelador, una muestra de hasta que punto la CF puede ser útil como método investigador para las ciencias sociales, no únicamente como objeto de estudio para la teoría de la literatura. Y, a la vez, resulta significativo que todo un doctor en sociología, subdirector del Centro de Estudios Demográficos y profesor asociado de la Universidad Autónoma de Barcelona (sí, todo eso es Andreu Domingo) haya escrito un libro donde se descubre no sólo un buen conocimiento de la CF, si no un auténtico amor por el género y, digámoslo todo, un cierto espíritu iconoclasta, ya que parte de sus conclusiones salen de las clases de doctorado que imparte y donde utiliza estos textos como herramienta pedagógica. Y, sin olvidar, que el libro ha recibido uno de los galardones literarios más prestigiosos de nuestro país.
Así que a darle una oportunidad al libro, merece la pena asomarse a sus páginas, descubriremos una nueva forma de leer muchos de los clásicos que siempre nos han gustado.

4 Comments:

Blogger Kaplan said...

Sí, tal como se harta a decir Fernando Ángel Moreno, punta de lanza en esto, la ciencia ficción no sólo ha triunfado en el mercado general, sino que ya ha conseguido el plácet académico.

mar. nov. 29, 10:41:00 a. m. 2011  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

Bueno, ya sabes que yo soy un tanto escéptico al respecto, en cualquier caso, que no tengo ganas de polemizar sobre ese tema, lo llamativo de este libro es que no estudia la CF desde el punto de vista literario, o la CF por si misma, si no como un tipo de literatura que refleja el debate académico en un campo determinado, al margen de la calidad, que algunos de los ejemplos son bastante malos. Y eso me parece bastante original y novedoso, sin olvidar que, quizá, sólo la CF sea capaz de cumplir ese papel dentro del campo de la narrativa.

mié. nov. 30, 09:08:00 a. m. 2011  
Anonymous Anónimo said...

Me he llevado una alegría al ver que retomabas el blog y seguías en tu línea habitual de mirar hacia el siglo XIX y comienzos del XX.

(También espero que el motivo que provocó la interrupción se haya solucionado o, al menos, se haya resuelto de la mejor manera posible.)

Estoy de acuerdo contigo en que el libro de A. Domingo no es una ensayo sobre la Ciencia Ficción sino uno sobre las teorías demográficas del siglo XX expuestas mediante el ejemplo de las obras de CF coetáneas. Lo que también redunda en la idea de que la CF, como toda literatura, no puede explicarse sin tener en cuenta el contexto en que se produce.

Un saludo,
DePeixes.

mié. dic. 21, 11:42:00 p. m. 2011  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

Yo también me alegro de que te sigas pasando por esta página. Por supuesto que seguiré con el fantástico más antiguo (ahí está la última entrada sobre Vignon), pero también meteré cosas de ahora.
Personalmente, probablemente por mi formación de historiador, siempre he creído que el contexto histórico es fundamental para entender determinadas obrasd y creo que en CF casi todas las obras. Pero, bueno, doctores tiene la iglesia, también están los que opinan que una obra es autónoma y debe de ser estudiada al margen de todo excepto de ella misma.
(Y el motivo para dejar el blog acabó mal, pero la vida continúa...)

jue. dic. 22, 11:07:00 a. m. 2011  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home