lunes, enero 01, 2007

El 2006

Hacer un repaso del 2006 en literatura fantástica no es fácil. Muchas editoriales, libros y autores hacen que sea totalmente imposible estar al día de todo lo publicado. Así que, como siempre, mis opiniones aquí serán sesgadas e incompletas y basadas tanto en mis propias apreciaciones como en lo oído y leído por ahí.
Si el 2005 fue un año más que notable, el 2006 ha sido un tanto más discreto. A nivel de editoriales se puede señalar una cierta crisis un tanto preocupante. Así, Robel murió y Abraxas estuvo a punto de hacerlo aunque en el último segundo resucitó. Otros sellos han ralentizado tanto sus publicaciones que parecen casi muertos. De las pequeñas, Jaguar está prácticamente desaparecida en combate, Berenice después de un potente arranque en el 2005 sólo ha editado un título y Parnaso más de lo mismo. Sólo el grupo AJEC mantiene sus discreto ritmo de publicaciones.
Entre las grandes, las noticias tampoco son favorables, Gigamesh está totalmente paralizada y centrada en el fenómeno Martín, Valdemar tampoco ha tenido un año de grandes títulos (incluido el retraso en la aparición del segundo tomo de la narrativa completa de Lovercraft), Siruela ha dejado el fantástico de lado, Ediciones B sigue inmersa en su crisis de siempre y hasta Minotauro ha publicado poco y no muy atractivo.
Claro, que también hay buenas noticias que parecen matizar un tanto este panorama, hay dos sellos que gozan de excelente salud, Bibliopolis, que continua diversificándose y ha creado colecciones no fantásticas y La Factoría de Ideas que ha conseguido inundar el mercado con sus títulos. Además, aparecen nuevas colecciones que habrá que ver como acaban. Alianza es quizás la que ha hecho una apuesta más seria con Runas pero tampoco es desdeñable el renacimiento de Roca con Omicrón. Más destacable aún es la aparición de dos sellos peculiares y pequeños. Atalanta, del antiguo fundador de Siruela que ha decidido volver por sus fueros y crear una editorial pequeña pero exquisita (aunque muy cara) y Delirio de Arellano (uno de los popes de la cf en España) que se ha centrado en una más que loable labor de resurrección de viejos clásicos (y cuando digo viejos pueden ser bastante viejos).
En fin, cal y arena, un momento de impasse que no se sabe muy bien que nos va a deparar. Puede que las editoriales pequeñas lo tengan difícil pero está claro que las grandes, a pesar de sus altibajos, se han asentado y cuentan con un público fiel. No me queda, en cambio, muy claro que va a ser de las colecciones nuevas, unas por que no han publicado títulos muy atractivos, otras por que defienden posturas muy minoritarias y algunas por que dependen de grandes grupos que exigen resultados ya, el caso es que lo tienen bastante complicado.
En cuanto a los títulos. Pues de todo hay en la viña del señor aunque, me temo, no hay obras tan impresionantes como las del año pasado. Prosigue la costumbre de que algunos de los grandes títulos aparezcan en editoriales no de género. Por ejemplo, este año destacan “Kafka en la orilla” de Murakami (Tusquets), “Lunar Park” de Ellis (Mondadori), “Historia del General Dann y de la hija de Mara, de Griot y del perro de las nieves” de Lessing (Bruguera), "El Atlas de las nubes" de Mitchell (Tropismos), o “Negro” de Pauvert (Mondadori de nuevo). Con todo, no creo que esta cosecha sea comparable a la del 2005.
La publicación de antologías de relatos ha estado algo más escasa de lo habitual. Dos Artifex, un Paura, un Melocotón Mecánico, un Premios UPC y un Visiones 2006 dan para mucho pero se echa de menos el volumen de Vórtice (otro caído en combate) y el retraso con el Fabricante de Sueños 2005.
En el apartado ensayos tampoco está la cosa para tirar cohetes, el Jabberwock también se ha retrasado y las revistas son cada vez más escasas (Gigamesh en dique seco y Asimov muerta y enterrada). Eso sí, destaca la publicación de “Danza macabra” de Stephen King (Valdemar), un más que interesente recorrido por el terror norteamericano a partir de los años 50.
Los títulos clásicos tampoco han deparado grandes sorpresas. Hay algunas re-ediciones que se agradecen, en especial “La espada rota” de Anderson (imposible de encontrar en el mercado de segunda mano) por parte de Alianza o “El hombre menguante” de Matheson en La Factoría (un clásico con mayúsculas) pero tampoco está de más recordar un título injustamente menos conocido como es “El circo del Doctor Lao” de Finney (Berenice).
Entre lo que es más o menos novedad, Valdemar se ha decantado por Meyrink (“El monje Laskaris”, “El ángel de la ventana de occidente”) y sólo ha publicado una antología de relatos (“La Momia”). Aunque personalmente creo que su gran acierto del año es “Una extraordinaria aventura en las sombras” de Mangan, un libro tan peculiar como irrepetible.
Quizá sea Atalanta la más atrevida, una recopilación de H. G. Wells (“Los ojos de Davison”), otra de Vernon Lee (“La voz maligna, tres cuentos, dos inéditos) y una novela de cf metafísica francesa más que curiosa: “El monte análogo” de Daumal. El único problema es que estamos ante libros muy caros y muy pequeños, una difícil combinación.
Pero la gran novedad en este campo es la irrupción de la editorial Delirio que se ha centrado en al fantasía y cf de principios del siglo XX (un periodo un poco olvidado) y nos ha proporcionado cosas tan peculiares como antologías de revistas estadounidenses como Weird Tales o Amazing Stories, e inéditos de Burroughs (“Amor eterno”), Howard (“Espadachinas”), Tolstoi (“Aelita”) y Weinbaum (“La llama negra”). Una labor tan loable como peligrosa ¿estará el público a la altura de este proyecto? Se verá (personalmente soy pesimista).
De autores nacionales siguen saliendo cosas pero con cuenta gotas. De los más asentados destacan Rafa Marín (“Juglar”) y Juan Miguel Aguilera (“El sueño de la razón”), ambas fantasías históricas y ambas en Minotauro. De los más nuevos tenemos “El código secreto” (Minotauro) de Jorge Sabaté (un cyberpunk rutinario), “Un mundo invisible” (Minotauro) de Carlos Castrosín (una re-escritura de su “Cinco días antes”) y “Su cara frente a mí” (Berenice) de Cofiño, que deleitara a los que aclamaron su “El Cortafuegos”.
Y, por supuesto, el flamante ganador del Minotauro 2006 Negrete y su “Señores del Olimpo”.
Entre los autores de fuera, yo destacaría la aparición de títulos de Wolfe (“El caballero” en Minotauro), Straub (“La cámara oscura” en Minotauro), Egan (“Axiomático” en AJEC), Morgan (“Leyes de Mercado” en Gigamesh), Gibson y Sterling (“La máquina diferencial”, un libro al que le tenía muchas ganas, en La Factoría), Banks (“Inversiones” otro libro de la Cultura en La Factoría), McDonald (“Río de los dioses” en La Factoría), Piccirilli (“Un coro de niños enfermos” en La Factoría), Niven y Pournelle (“Ruido de pasos” en la Factoría), Swanwick (“La hija del dragón de hierro” en Bibliopolis), Bishop (“La ciudad del grabado” en Bibliopolis), Haldeman (“Camuflaje” en Omicrón) y Willis (“Infiltrado” en Omicrón), aunque estos dos suenan un poco a timo, tanto dinero a pagar por unos libros bien pequeñitos.
Y, por supuesto, las sagas interminables que no falten. Bibliopolis saca otro libro de Wells (“El fuego elemental”) ambientado en el universo de “La muerte del nigromante”, La Factoría sigue con sus sagas fantásticas de Hobb, Feist y Bujold. Pero, y ante la falta de nuevo título de Martín, el libro destacado del año en este campo es “La torre de la golondrina” de Sapkowski (Bibliopolis), imprescindible.
Y, por último, un par de rarezas que hacen que a uno se le despierte la curiosidad: “Líneas muertas” de Bear (La Factoría), por aquello de ver como se las apaña un escritor de cf hard con el terror, y “Sueños viejos por nuevos” de Resnick (Alianza) por saber si todos sus relatos son igual de buenos que los que sacó en el 2005 la revista Gigamesh.

3 Comments:

Anonymous Ricardo G. Yayo said...

Muy interesante el recorrido por el 2006, sobre todo ahora que se aproximan los Reyes. Pasas a formar parte de los culpables de que mi bolsillo mengüe estas vacaciones ;-)


PD: El de Cofiño es de Párnaso.

mar. ene. 02, 04:29:00 a. m. 2007  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

¡Qué despiste!
Pero no me eches a mi la culpa de tus gastos, las quejas a las editoriales y autores :)

sáb. ene. 06, 01:12:00 a. m. 2007  
Anonymous Anónimo said...

¡Excelente, completo y útil repaso a todo el 2006 fantástico, Iván!


Alberto García-Teresa

mar. feb. 06, 02:07:00 a. m. 2007  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home