martes, junio 08, 2010

"Las Damas de Grace Adieu" de Susanna Clarke


Hace poco ha llegado un comentario a una de mis críticas antiguas. Pasa a veces, lo que acabas de escribir parece no interesar a nadie y lo de hace unos años llama la atención de un visitante que pasaba por allí, así es la vida y no merece la pena darle muchas vueltas al tema.
El caso es que el inefable anónimo de turno ponía de vuelta y media mi entusiasta aprecio por “Jonathan Strange y el Señor Norrell” de Susanna Clarke. Un interesante baño de humildad, uno puede opinar que determinado libro es una obra maestra pero siempre habrá alguien que te recuerde que para él es un coñazo insufrible.
Afortunadamente poseo un ego a prueba de bomba y no me dejo arredrar por las críticas ajenas así como así. Después de una breve reflexión, meneé la cabeza y suspire. “Jonathan Strange y el Señor Norrell” es una obra maestra, pese a quien pese, lo que no significa que tenga que gustarle a todo el mundo. A fin de cuentas, Tolkien detestaba a Shakespeare….
Reconozco que cuando leí la magna obra de Clarke si hubo una cosa que me preocupó un tanto. Un libro tan desmesurado, enorme y complejo ¿podría ser un brote único? ¿No se habría desfondado la autora para el esto de su carrera? ¿El listón no estaba puesto demasiado alto?
Los mismos pensamientos me asaltaron cuando empecé la lectura de “Las damas de Grace Adieu”, la siguiente obra de la británica en llegar al mercado español. Bien, después de una lectura frenética pude respirar con alivio. Clarke era, al menos, tan buena cuentista como novelista y la llama que había abrasado su gran novela ardía con igual fuerza en sus cuentos.
Cuentos, eso sí, ambientados en el mismo universo de su opus magna y que incluso cuentan con alguna aparición de viejos conocidos como el Duque de Wellington, el Rey Cuervo o Jonathan Strange. Estamos pues, una vez más, ante ese cruce espureo entre Jane Austen y Neil Gaiman que ha hecho las delicias de muchos, ese hibrido fascinante entre la tierra de las hadas y la Inglaterra de principios del XIX. Y, como no, Clarke consigue que un artefacto tan insospechado funcione con la gracilidad de una bailarina de ballet.
Relatos como el que da título al libro, “La señora Mabb”, “El señor Simonelli o el viudo duende” o “Tom Brigtwind o cómo se construyó el puente mágico de Thoresby” poseen las mismas virtudes que su hermana mayor “Jonathan Strange y el Señor Norrell”, e, incluso, acaban siendo más asequibles y agradables al no poseer una presencia tan abrumadora.
Eso sí, Clarke introduce un nuevo registro en su obra, me refiero a narraciones escritas al estilo de los cuentos de hadas tradicionales, donde los puntos de referencia no serían tanto Jean Austen como los hermanos Grimm, el folklore y la antropología más que la historia decimonónica inglesa. En este apartado se situarían historias como “En el monte Lickerish”, “El Duque de Wellington extravía el caballo”, “Antickets y Frets” y “John Uskglass y el carbonero de Cumbria”. Y aunque están bien escritas y no dejan de tener su encanto, en mi modesta opinión se encuentran un tanto lejos de los logros de sus otros cuentos. Resultan interesantes pero no deslumbrantes, agradables pero no apasionantes, un camino no tan fructífero como el del resto de su obra.
A pesar de su variedad, hay que reconocer que estos cuentos reúnen una serie de ideas comunes. Por una parte son muy femeninos e, incluso, feministas (especialmente “Las damas de Grace Adieu”). Historias en que las mujeres son las protagonistas (a veces las únicas protagonistas) y en las que estas se demuestran superiores a los hombres (en una sociedad tan machista como la del XIX) son habituales en este volumen. En cierta forma, una especie de compensación a la muy masculina “Jonatahn Strange y el Señor Norrell”, donde las mujeres parecen ocupar el papel de víctimas a salvar y poco más. Algo que en su momento me llamó la atención teniendo en cuenta el sexo de la autora y la larga tradición de brujería femenina que hay en la literatura fantástica.
Ahora las heroínas pueden ser tan astutas o más que los hombres y las brujas tan terribles y crueles como el mismo Rey Cuervo, un cambio de lo más refrescante y agradable.
Por último hay una cuestión en la que creo que Clarke es una auténtica maestra: las transiciones desde la amable cotidianedad a la crueldad más absoluta. Empezamos a leer uno de sus relatos y la ambientación agradable, casi bucólica, y deliciosamente inglesa impregna la obra, luego, poco a poco, las cosas van cambiando, de forma imperceptible, y, cuando nos queremos dar cuenta, el salvajismo y el dolor hacen acto de presencia con una fuerza demoledora. Es en ese contraste entre ambos mundos, la civilización y la barbarie, la Inglaterra de la época napoleónica y el país de las hadas, la ciencia y la magia, donde la escritura de Clarke posee más fuerza, donde se demuestra todo su poder y efectividad a la hora de demostrarnos las dos caras de la misma moneda: el hombre y el duende.
De todos los cuentos hay unos pocos que merecen algo más de detalle. “Las damas de Grace Adieu” es el que me ha resultado más redondo y disfrutable. No sólo por su sutileza, buen hacer y terrible mensaje feminista si no por qué, al final, el mismísimo Jonathan Strange se encuentra con unas oponentes ante las que es mejor retirarse.
“La señora Mabb” posee una imaginación digan de Carroll y una mala leche inceible y deja muy claro aquello de que en el amor y la guerra todo está permitido.
“El señor Simonelli o el viudo duende” me ha recordado mucho a “Cumbres borrascosas” de Bronte, por ambientación y por el carácter demoníaco del duende protagonista tan parecido al Heatcliffe de los páramos de Yorkshire. Es, probablemente, la obra más romántica de Clarke en el sentido literario de la palabra.
Por último, no puedo dejar de mencionar “Tom Brigtwind o cómo se construyó el puente mágico de Thoresby”, una auténtica joya humorística y de una fantasía desatada exultante. El que más me ha recordado a su famosa novela.
Se me ocurre un único pero a la deslumbrante magia de Susanna Clarke ¿hay vida más allá de Jonathan Strange? ¿Será capaz de crear una obra tan apasionante pero ambientada en otro universo, distinta, en suma?
El tiempo lo dirá, personalmente sé que voy a disfrutar intentado responder a esta pregunta con el próximo libro que aparezca en nuestro idioma.

5 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Aunque ya lo había comprado hace tiempo, inducido por las muy buenas críticas que leía (la tuya entre ellas), es ahora cuando he podido dedicarme a una novela de casi 800 páginas como “Jonathan Strange y el Señor Norrell”.

Sinceramente, hacía mucho tiempo que no me encontraba tan a gusto leyendo una obra actual, con ganas de avanzar cada día aunque sólo sea un capítulo. Es más, yo no soy de los que recomiendan libros si no se lo piden y, sin embargo, ya se lo he dejado caer a determinada gente que me ha pasado por delante :).

Por eso, al ver la opinión a la que te refieres al comienzo de esta entrada, no puedo dejar de pensar si el comentarista leyó la misma novela que yo estoy leyendo. Sobre todo, por esa displicencia que manifiesta en la crítica.

Un saludo, DePeixes.

mié. jun. 09, 02:43:00 p. m. 2010  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

Aquí hay dos temas a tratar. Uno, que aunque un libro sea considerado mayoritariamente como una obra maestra no tiene por que llegar a todo el mundo. Mismamente, en La Tercera Fundación aparecen varios comentarios sobre "Jonatan Strange" que van en esa dirección: denso, lento, farragoso,...
Evidentemente no los comparto y creo que están equivocados pero es imposible que algo triunfe al 100 %, por mucho que a los devotos nos cueste creer, siempre habrá un hereje que diga "yo no".
El otro tema son los tonos que aparecen por internet y sus submundos. Y ahí estoy de acuerdo contigo, displicencia, paternalismo, mala edcuación, sentar catedra. Los he sufrido y sufro en este blog y otros sitios que frecuento y, entono el mea culpa, puede que hasta los haya practicado. Pero, claro, una cosa es hacerlo de vez en cuando, sin querer y arrepintiéndome acto seguido y otra muy distinta es convertirlo en seña de identidad. Ahí cada cual con sus complejos.

lun. jun. 14, 07:36:00 p. m. 2010  
Blogger Abuelo Igor said...

Internet, junto a muchas cosas buenas, tiene también la responsabilidad de fenómenos como el del típico enterado que te suelta que "Watchmen" es una basura, porque todos tenemos derecho a una opinión, aunque no tengamos ni idea, y porque llevarle la contraria a todo el mundo mola mucho.

A mí también me gusta "Jonathan Strange", y mucho, pero ninguna de las personas que yo conozco que han abierto el libro han pasado de la página 30. Y a una de ellas hasta se lo regalé. Aquí Susanna Clarke no ha cuajado nada, aunque a algunos nos pueda escocer.

sáb. jun. 19, 07:40:00 p. m. 2010  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

Nada nada, tampoco es, a fin de cuentas se ha hecho una edición de bolsillo, y eso conlleva algo de éxito.
Ahora, te admito que no ha recibido todo el crédito que se merecía. Quizá por qué es un libro demasiado fantástico para el público "serio" y demasido "serio" para el público fantástico. A los primeros les gusta el toque decimonónico y les sobra el país de la hadas y a los segundos todo lo que sea una prosa más compleja que la Dragonlance pues como que no.

mar. jun. 22, 08:02:00 p. m. 2010  
Blogger carmen said...

El único reproche que le hago a j strange es que cada vez que lo leo siento que se me acaba volando. Es un libro magnífico y adictivo,y comparto tu texto sobre Las Damas plenamente. Es tan bueno como el otro. Vi la serie, y la disfruté, pero no le hace justicia. Se pierde todo el humor y pintan a Tierra de Duendes como un lugar sacado de Tim Burton. Los duendes son serios y tenebrosos y maquillados.
Me encantò lo de que el viudo duende es igualito a Heatcliff.
Me encantò tu blog.

sáb. jul. 02, 07:32:00 a. m. 2016  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home