viernes, febrero 24, 2006

José Saramago Las Intermitencias de la Muerte


Una obra menor. Es el mejor resumen que se puede hacer de este libro, de hecho, incluso se podría añadir, muy menor. Vale, es una pena, Saramago es un gran escritor autor de una puñado de obras maestras, con un merecido Premio Nobel a sus espaldas y con unos cuantos títulos fantásticos en su haber (“El hombre duplicado”, “La balsa de piedra”, “El Evangelio según Jesús”), algunos de los cuales rozan la ciencia ficción (“Ensayo sobre la ceguera”, “Ensayo sobre la lucidez”, “La caverna”) pero ya tiene unos cuantos añitos y, me da la sensación, que poco más podemos esperar de él (ojalá me equivoque).
El punto de partida de la novela es original aunque tampoco en exceso: la muerte deja de actuar y la gente, en cierta forma, se convierte en inmortal. Una idea que, dada la edad del portugués, podía haber deparado un relato bastante interesante pero que no pasa de lo rutinario.
En primer lugar, por que la historia tiene truco: la muerte desaparece pero no lo hace ni la decrepitud ni las enfermedades con lo que el innominado país donde transcurre la acción se convierte en un lugar donde se hacinan los cuerpos de los no-muertos. Claro, el mensaje final es que la muerte es necesaria a pesar de nuestros deseos pero, insisto, esta tesis se defiende con un truco bajo, igual que podemos imaginar un mundo sin muerte podemos plantear otro de juventud eterna.
En segundo lugar, muchos de los aspectos del libro son claramente arbitrarios e, incluso, rozan el sinsentido. La muerte es un ente real, parecida a la imagen tradicional del esqueleto con la guadaña pero no sabe por que realiza su trabajo ni queda muy claro por que deja de hacerlo, se comunica con la gente mediante cartas (¿?) y no es universal, existe una muerte por cada país e incluso especie de animal o vegetal (¿¿??). Lo dicho, todo bastante inicuo y sin mucha lógica.
Pero, lo que me ha gustado menos del libro y que es indigno de un autor con la profesionalidad de Saramago es la pésima estructura narrativa que la novela. Desde el punto de vista arquitectónico, falla por la base. Y es que en realidad no estamos ante un libro si no ante dos. En el primero, la muerte deja de actuar de la forma que ya he descrito y aquí se nos cuenta un poco como reacciona la gente ante esta situación y como, poco a poco, se va creando una nueva rutina vital. Es la parte menos destacable del libro en la que solo me ha resultado logrado el momento en que se narra como actúa la familia que decide trasladar a sus no-muertos al país vecino para que de esta forma puedan morir (las otras muertes siguen funcionando). El resto de esta parte es la habitual crítica de Saramago a la actual estructura de poder utilizando la ausencia de la muerte como excusa para su reprobación.
Lo mal es que esta parte se cierra con un callejón sin salida argumental, ante el caos, la muerte vuelve a actuar pero, eso si, con un pre-aviso de 30 días. Como al Nobel no se le ocurre salir de esta situación de repente la novela cambia y pasamos a una segunda parte que bien poco tiene que ver con la primera.
Ni más ni menos que una historia de amor, protagonizada por la muerte (encarnada en una bella joven) que se enamora de un miembro de la orquesta nacional de música clásica del ficticio país donde se ambienta la narración. Esta parte, sin llegar a ser de tirar cohetes, es la que se lee con más interés y gusto aunque, de nuevo, se cierra (y con ella el libro) sin solución aparente al dilema de cómo la muerte puede llegar a consumar su amor y que pasará a partir de entonces.
Bien, visto lo visto me atrevo a decir que más que una obra menor estamos ante un libro fallido, un laberinto narrativo del que su autor no ha podido, sabido o querido salir. En cualquier caso una pena.

41 Comments:

Blogger Fran Ontanaya said...

Yo estoy leyendo ahora "Ensayo sobre la lucidez" y, aunque la calidad estilística es extraordinaria, y el tema invita a la reflexión, es una lectura que me agota cada treinta o cuarenta páginas. Resulta un tanto monótono, quizá demasiado para un argumento que Saramago pretende con intención que sea inconsistente.

De Saramago recuerdo haber leído un libro de relatos que, ese sí, me pareció maravilloso.

vie. feb. 24, 06:58:00 p. m. 2006  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

Lo malo de "Las intermitencias de la muerte" no es el estilo que Saramago escribe bien y no cansa (aunque aburre la crítica ramplona al estado burgués) sino los tremendos fallos de estructura narrativa: callejones sin salida, inconsistencias, etc.

dom. feb. 26, 10:36:00 a. m. 2006  
Anonymous FERMIN LEDESMA (CHIAPAS) said...

De Saramago y sus intermeticencia de la muerte.
Ahora que las críticas crecen por un presunto plagio de Saramago con el Libro de Cristina da Fonseca (Chile, 1995), me parece que el libro tiene un buen sentido del humor e ironía con los actuales gobernantes. Ademas, de ser una reflexión sobre la muerte, es tambien, un crítica a la sociedad actual.

mar. feb. 28, 10:43:00 p. m. 2006  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

Puede, pero una crítica que de tan manida acaba aburriendo, uno esperaría más originalidad al repecto.

jue. mar. 02, 11:49:00 a. m. 2006  
Blogger Manuel said...

Creo que habéis leído muy poco a Saramago y, sobre todo, no habéis leído su manera de ver el mundo. Las "Inconsistencias...", con no ser su mejor libro, está dentro de un tono crítico suave y con un final increíblemente bien escrito. Cuando seáis capaces de leer su mejor, con mucho, libro ("El año de la muerte de Ricardo Reis"), lo hayáis entendido y hayáis vivido con él a la bellísima ciudad de Lisboa, al sentir otoñal, a revivir a Passoa, entonces, creo, será el momento de volver a hablar.

mié. ago. 16, 03:30:00 p. m. 2006  
Anonymous Anónimo said...

Quizás esta novela me ha gustado porque la he comparado con la anterior "El hombre duplicado" que no me pareció muy buena. En las Intermitencias he vuelto a encontrar al Saramago de siempre. ¿Que tiene posibles fallos? Bueno. Pero lo que tiene Saramago es que es un gran maestro de la Literatura. Los que lo critican estan en su derecho. Pero cuando hayan hecho la décima parte de lo que Saramago hace (y no hace falta que tengan su edad), cuando hayan escrito una página que deje en ridículo a la más mala de las páginas de Saramago, quizás lo que dicen tengan un poco de valor.

vie. ago. 25, 10:58:00 a. m. 2006  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

Una curiosidad, ¿alguno de los autores de las dos ultimas intervenciones ha escrito algo tan bueno como la obra de Saramago? Por que si no es asi, y siguiendo su argumento, ellos tampoco tiene derecho a opinar. En concreto, el anonimo asegura que el hombre duplicado no le parecio muy bueno (y esta en su derecho a decirlo) y luego me pone a parir por decir yo lo mismo de las intermitencias. en fin, detesto la incoherencia, ya sea en Saramago o en anonimos de cualquiier tipo.
Ademas, la argumentacion de que si no eres un buen escritor no tienes derecho a criticar se cae por su base, si la llevasemos a sus ultimas consecuencias nadie podria criticar a nadie excepto a los miembros de su profesion (aburridisimo para ls aficionados al futbol).
Creo que las cosas hay que defenderlas con argumentos (como creo que he hecho yo) no con demagogia, no dudo que Saramago es un gran escritor, vamos, no solo no lo dudo si no que lo afirmo pero flaco favor le hacemos si alabamos todos sus libros de forma acritica, entre cerca de 30 publicaciones digo yo que algo malo habra ¿no?

lun. ago. 28, 01:10:00 a. m. 2006  
Anonymous Anónimo said...

A mi el libro me pareció excelente,sobretodo por que ha sido escrito por un hombre mayor y con ideas religiosas y políticas definidas,he visto que algunos no comparten el gusto por el estilo narrativo,la forma como soporta grandes oraciones con la ausencia de signos de puntuación.
Su idea al humanizar la muerte me pareció genial.

sáb. nov. 11, 08:00:00 p. m. 2006  
Anonymous Arturo said...

Hola, para mi "Las intermitencias de la muerte" no plantea una crítica al estado burgués o la necesidad de la muerte. Nos plantea la existencia del universo como un gran proceso del que Saramago no da muchas explicacíones, porque el mismo proceso no parece tenerlas más que el devenir de las cosas (como en El Proceso de Kafka).
Es un “megaproceso” con muchas partes, de ahí que la muerte diga que ella solo es una pequeña parte del todo, una pequeña muerte. En el momento en que ella, como "funcionaria" se cuestiona el enorme proceso del que es partícipe matando a los humanos de tal país y siente la necesidad de autojustificarse (por eso deja de "trabajar"; para demostrar a los humanos y demostrarse ella misma que está ahí por y para algo) comienzan los errores (no da enviado la carta al violoncelista) y cuando sale de su “caverna" para revisar el extraño error en el “megaproceso universal” acaba sintiendo el drama humano de tener que morir (humanizándose a través del arte de la música) y acaba revelándose contra el propro proceso. (recordar que al día siguiente no muere nadie porque ella se piró)
¿Y por qué se reveló?
Moraleja: la reacción de la propia muerte es nuestra reacción al drama humano de siempre (ya desde Antígona...jeje) de tener que morir sin saber porque: El amor. Tanto es así, que hasta la muerte cuando no encontró respuestas al drama que ocasiona el “megaproceso” universal que dice que tenemos que morir poque sí, acabó por responder igual que nosotros: echando un polvo y enamorándose (o viceversa… más bien viceversa)

mar. feb. 06, 09:54:00 p. m. 2007  
Blogger guso said...

Qe alivio leer este post. No me había atrevido a decirle a nadie qe el último trabajo de Saramamo me estaba pareciendo aburrido y qe en realidad eran como dos libros donde el segundo era menos aburrido qe el primero.

También pensé qe esta percepción se debía a qe lo leí inmediatamente después de leer dos de Guillermo Arriaga, qe son vertiginosos.

lun. feb. 26, 12:41:00 a. m. 2007  
Anonymous Anónimo said...

Estoy de acuerdo con quien sugiere que el señor del primer comentario debe leer a Saramago, cuando menos para hablar con propiedad de sus obras. Me refiero a que no sólo los libros que menciona como cercanos a la ciencia ficción, lo son. En palabras del propio Saramago, todos sus libros parten de ficciones y se aprovecha de situaciones imposibles para explotar su visión de la humanidad en todas sus facetas.Por otra parte, no entiendo lo terrible que es para algunos un libro que se divide en dos historias que si se leen bien o al menos con atención, son perfectamente coherentes entre si.
Quienes prefieran otro tipo de literatura con ideas más concretas que no requieran mayor reflexión, que se lean rápido y mantengan al lector en suspenso, pueden ir a los bestsellers estadounidenses o a Paulo Coelho. Eso sí es fácil y muy barato de leer, barato para el bolsillo y para las neuronas.

mar. mar. 13, 12:29:00 a. m. 2007  
Blogger Ana Martha said...

Creo que intermitencias es un buen libro. Lo que más rescato y, creo nadie se ha percatado en eso, es la estructura del libro. En realidad empieza por la mitad y da toda una vuelta. La "segunda" parte del libro es en realidad el comienzo y, la primera parte es la segunda. Espero haberme explicado para que así los compañeros detractores, replanteen su crítica.

ciao
Ana Martha

lun. abr. 02, 03:04:00 a. m. 2007  
Anonymous Anónimo said...

Es una buena obra, el problema de este portugues extraordinario, es que se ha robado la idea de un excelente mexicano. Es una lastima que nosotros como mexicanos no denfendamos lo que es nuestro y le demos mas recnocimiento a los mas populares, Señor Sramago, reconozca que se ha robado una idea y que la inteligencia de los mexicanos esta por encima de el mundo"

jue. abr. 19, 07:18:00 a. m. 2007  
Blogger Bebelita said...

Leyendo "las intermitencias de la muerte" del gran Saramago, me parece propio y necesario luego de tanta critica , surgida curiosamente despues de la polemica que se ha desatado por el supuesto plagio, que una persona que goza de ser premio nobel, no ha llegado por vano a tal merecido honor, aquellos que se replantean las bases "fallidas" de su literatura, me gustaria preguntarles cual es su gran merito literario, ya que para opinar debemos tener bases, somos personas con una cierta formacion y nivel de criticas constructiva, "USEMOSLO".

mar. may. 22, 08:17:00 a. m. 2007  
Blogger m@ntrax said...

A mi me gusto el libro... las temáticas del gobierno, el patriotismo, los desastres que ocurren con la falta de muerte me parecieron graciosos.
Sin embargo... el libro posee "intermitencias" de aburrimiento jejejeeje. Algunas partes con filosofias y reflexiones se tornan aburridas.
Por otra parte este post me hizo llamar la atención por buscar otras obras del autor.

jue. ago. 02, 11:30:00 p. m. 2007  
Anonymous Anónimo said...

Hola, a todos los que hayan leido la obra. Yo no lo hice y mañana tengo un examen asi que si alguien puede explicarme y/o mandarme un resumen de la obra, estaria muy agradecido. Mi mail es javoscarpati@hotmail.com

mar. ago. 14, 11:21:00 p. m. 2007  
Anonymous Andrea Osorio said...

la verdad he leido el libro y me parece totalmente interesante, porque pese a su manera de escribir, que puede cansar al poner signos de puntuación, como Comas por ejemplo, maneja una tematica que le importa a todas y evidencia desde un punto de vista diferente, comico y sarcastico, me parece interesante porque nos deja una inquietud por saber en realidad si la humanidad estaria preparada para vivir con la ausencia de muerte, en realidad si esto fuera asi, no habria nada que nos atemorizara y que nos dejara manejar los limites de la cordura. Definitivamente para debemos morir para seguir viviendo.

jue. ago. 30, 01:12:00 a. m. 2007  
Anonymous Daff said...

Hola a todos,
Estoy de acuerdo con la persona que comenta que las 2 partes quedan unidas con la 1ª y última frase d la novela. Es cierto, que al principio parece que no tienen nada que ver una parte con la otra y que durante la lectura, se busca cualquier comentario que las una , una causa o consecuencia, que, según mi punto de vista, repito, se encuentra al final de la novela. En la primera parte, se exponen las consecuencias de un mundo sin muerte, nos plantea lo que ocurre en un país cualquiera, con un gobierno cualquiera... creo que con ello ejemplifica la reacción de muchos gobiernos ante otros problemas diferentes, critica una actitud. También he visto alguna teoría que se ha quedado suelta como la de la Iglesia, pero vamos, pienso que Saramago era consciente de todo esto cuando escribió la novela y que son licencias que se ha tomado conscientemente; es más, en el caso en el que fuese algo que se le hubiera escapado, se le podría perdonar por la grandeza de los personajes y los sentimientos que describe en la 2ª parte. Creo que todos estamos de acuerdo si digo que acabamos amando al violinista igual que acabó haciendo la muerte. Es una muerte que necesita encontrarse a si misma, necesita tener lo que no tiene, la vida.

Un saludo para todos.

vie. sept. 14, 12:00:00 p. m. 2007  
Blogger topo said...

"y no es universal, existe una muerte por cada país e incluso especie de animal o vegetal (¿¿??)."
Creí que era clara la referencia a las diferentes acepciones de la muerte que se tiene, segun la cultura. De ahí que haya distintas muertes.
La carencia de lógica de la que hablas tiene como contraparte algo que no se puede debatir: las licencias de autor. Cada quién propone su propia ficción, como le plazca.
No te desmiento, el libro cansa (de ahí que lo haya leído por lapsos, desde mayo hasta noviembre) pero tampoco es malo, ni mucho menos una decepción. Esa "falla de estructura" de la que hablas es algo bastante ortodoxo. La historia se logra bien, sin los callejones que mencionas. Sería mucho más aburrido si se tratara de una historia lineal. Quizás esperabas que la muerte fuera protagonista de principio a fin, sin embargo, más que otra cosa, el tema de la muerte en las culturas sería el protagonista de la historia. Y supongo que el final habla por sí sólo. Ese hecho de que la muerte (ya disfrazada de vida) titubeara con su última víctima, habla de lo humana que sigue siendo esta, en cuanto a que no sabemos que pasa después de morir.

jue. nov. 15, 01:44:00 a. m. 2007  
Blogger cabeza said...

Lean el cuento ¡Últimas noticias! de Teófilo Huerta Moreno (1986). Les va a resultar interesante.

mar. nov. 27, 10:36:00 p. m. 2007  
Anonymous Ezequiel Parodi said...

Buenos días, como están? Primero que nada me parece genial la experiencia de poder compartir nuestros distintos puntos de vista sobre una misma obra literaria. Ayer a la noche, casi diría de madrugada, finalizé el libro . Siendo lo primero que he leído de Saramago debo decir que esperaba y espero mucho más de él, imagino que en los sucesivos libros que vaya a leer de este mismo autor (cosa que haré sin dudas) encontraré los motivos que lo sitúan en el acotado pedestal de los grandes escritores.
Con respecto al libro debo decir que si bien el punto de partida fue motivador, por momentos la lectura se me hizo un poco más cuesta arriba por ciertas inconsistencias
y el criterio arbitrario de no dar explicaciones a ciertos tumbos de la historia. Comparto la opinión de que daría la sensación de que se trata de dos historias y no una.
En sí me pareció que carecía de originalidad para la resolución de los conflictos que mueven el relato.
Finalmente debo decir que, como sostiene Ernesto Sábato, "nada define mejor al ser humano en esencia que la expresión de éste a través de las actividades artísticas". Por esta razón consideró que Saramago a optado por sensibilizar a la muerte acerca del género humano a través de una disciplina tan espiritual como es la música. En definitiva tengamos en cuenta que la muerte es lo que le da sentido al amor, y es gracias a ella y a nuestra incapacidad occidental de poder aceptarla la que hace que nos aferremos a sus múltiples formas de manifestación. El amor es una gran abstracción que nos moviliza y que nos hace dueños del infinito en el que vivimos.
Sabernos mortales es lo que nos acerca a la vida.
Un abrazo.

mar. dic. 11, 02:30:00 p. m. 2007  
Blogger Amalia said...

Hola;
Me soprprende que el libro en cuestión sea un intento fallido como lo denominas...
Es raro, sobretodo teniendo en cuenta las proezas narrativas de las cuales es artífice el Nobel ´98... En fin , anduve leyendo bastante de este autor en estos días. "El Año de la muerte de Ricardo Reis", fue un libro que me llegó literalmente al alma - si es que es válido atribuirle al alma facultades recepticias de índole liteararia (que estimo que sí, vamos... )-. También leí "La Balsa de Piedra", magistral argumento central, aunque me gustó más el primero. Hoy casualmente iba a comprarme "las Intermitencias"...", porque me pareció muy original el punto de partida ; pero veo que terminaré optando por "Memorial del Convento". Gracias Iván: me abreviaste el tramo, por lo demás, lo que menos pretendo es llevarme una decepción con tan genial escritor...

Saludos afectuosos, Aquileana :)
www.aquileana.wordpress.com

mar. ene. 08, 03:33:00 p. m. 2008  
Blogger Diego Salgado Travanca said...

a mi lo que me sorprende es que no habeis sido capaces de leerlo como lo que es: un relato de ficcion. a que viene lo de que no es creible y esas cosas? acaso la literatura fantastica es creible desde un punto de vista racional? no, pero no deja de ser buena literatura (la que es). no te has metido en el pacto narrativo, me temo, y sospecho que ya habias leido alguna critica antes de leerlo y estabas imbuido de un espiritu critico que no te dejó disfrutar de esta buena novela (que no es para tirar cohetes vale, pero no se le puede llamar fallida). "as intermitências da morte" es un buen libro y, a pesar del "curioso" estilo de escritura de Saramago, es fácil y entretenido de leer.

Y te juro que sigo sin saber a qué viene lo de decir que no tiene lógica que la muerte se personifique en una mujer joven. te suena "La dama del alba" de Alejandro Casona?

dom. mar. 09, 08:44:00 p. m. 2008  
Anonymous KuroBara said...

Quizás será que lo que tú ves como un fallo o un chocheo de Saramago la mayor parte de la gente lo vea como un recurso literário. La cantidad de teorías y teoremas que se aplican al fenómeno, la incredulidad del ser humano ante una realidad inacceptable y los intentos por entenderla.

Y realmente, el hecho de girar totalmente la trayectoria del argumento a la mitad del libro, lo encuentro algo fenomenal.

lun. may. 05, 07:44:00 p. m. 2008  
Blogger dialpua said...

En realidad la mayoría de los argumentos parten de un casi total desconocimeinto del estilo de este gran autor. En primer lugar, me veo obligado a aclarar que precisamente una de las cosas más presente en todas sus obras es esa capacidad de dejar historias inconclusas y suspendidas como en una especie de limbo que lleva al lector a cuestionarse sobre el sentido de aquello, sus finales siempre son muy abiertos e invitan a una aguda interpretación; por esto, considero que él no se aparta para nada de su ya tradicional estilo. En segundo lugar, para los que dicen que Saramago los aburre pues sinceramente no comprendo la razón de aquello, pues precisamente esa extraña y casi única forma de escribir con sus parrafos interminables hace que aquel que lo lee no pueda parar hasta el final del capitulo y que aún cuando aquello sucede quiere comenzar con uno nuevo, porque precisamente sus obras tienen la fenomenal caracteristica de que no tienen capitulos de paso sino que todo en ellas es arte. Fianlmente, creo que es muy dificil querer opinar sobre un autor cuando no se ha leido sino dos, tres o cuatro obras; es necesario leer un poco más este autor para cada vez desconocer un poco más su estilo porque como diría el mismo autor nos pasamos toda la vida tratando de conocer a las personas pero al final del camino no conocemos más que su nombre.

vie. jun. 27, 05:18:00 p. m. 2008  
Anonymous Anónimo said...

Tenemos que intentar aceptar nuestra muerte tal y como es como la parte fundamental de nuestras vidas, todos nacemos para morir, y Saramago ya a las puertas de su muerte (espero que tarde mucho)nos intenta explicar que la muerte es ineludible y nos llegara
a todos por igual , eso lo sabemos todos diréis , peor lo que no sabemos ni hacemos es intentar mirar la muerte cara a cara y aceptarla como lo que es , el fin de nuestras efímeras vidas y la parte fundamental de las mismas ,si alguna vez la aceptamos así nos acostaremos un día sin miedo como lo hace el protagonista con su propia la muerte y moriremos felices .
Estoy de acuerdo de que no es su mejor obra, pero sin lugar a dudas este escritor siempre acierta en lo que nos intenta decir y está por encima de sus lectores tanto de los que le alabamos como de los que lo criticamos.

sáb. jul. 12, 01:15:00 p. m. 2008  
Blogger Pez said...

La vanidad de las vidas, su fatuidad e inconsistencia del ser humano y sus importancias, para eso trabaja la muerte quien sólo renuncia ante la belleza. Una maravilla de libro, como todo saramago.

lun. dic. 14, 12:19:00 p. m. 2009  
Anonymous Angel samueL said...

Este libro es una obra maestra. Jamás había leído a Saramago antes. Desde que empecé a leer no he podido parar, leyendo el libro en menos de tres tardes. Es como un lienzo donde se ha plasmado una historia. Es mirar a cada uno de los pequeños puntos de la pintura y encontrar la propia historia de ese punto, del óleo q lo pinta, del color que se mezcla y del hilo que entreteje la tela. El estilo que utiliza tiene el mismo efecto que las drogas recreativas en mi cerebro.
Absolutamente magnifico, propio de un Artista con la a mayúscula por que es de los grandes. Mañana mismo estoy leyendo el siguiente libro, hasta que termine todas sus obras.

mar. ene. 12, 12:11:00 a. m. 2010  
Anonymous Alexander Giraldo said...

La verdad ese libro, me pareció bastante interesante por su temática, aunque acabo de leer acerca de un supuesto plagio sigo creyendo que es fenomenal. Ahora, los errores estructurales, las contradicciones y las inconsistencias me han dejado un mal sabor de boca, sobretodo cuando el autor trata de darles salida con explicaciones que hacen perder más al lector.Su lenguaje vigoroso pocas veces me aburre y sus ocurrencias me han sacado varias carcajadas. Creo que un buen escritor es aquel que con sutileza nos pone a reflexionar sobre temas de los que antes no estábamos al tanto. Este libro lo recomendaría sin pensarlo dos veces. Y gracias señores por despertar el pensamiento crítico.

lun. mar. 01, 05:31:00 p. m. 2010  
Anonymous algoran said...

Acabo de terminar este libro, y se puede dividir en dos partes muy diferenciadas, el nexo que las une, es lo único importante que queda sin resolver. De vez en cuando cae en cosas que podria obviar pero es de muy tanto en tanto y solo pequeños párrafos. Pero a partir de la mitad te engancha, si no lo ha hecho antes, y no puedes dejar de leer hasta el final.

sáb. mar. 20, 09:18:00 p. m. 2010  
Blogger Diego said...

Yo no pude leerlo tuve que dejarlo a medio camino, me cansó en extremo.

vie. jul. 16, 08:55:00 p. m. 2010  
Blogger G.L.L said...

Sobre el fondo de la obra, ni de la crítica no voy a hablar. Pero parece terrible, cuando no algo peor, críticar un libro, cualquier libro, por su "irrealidad" respecto a la realidad del mundo en que vivímos. Es decir, mientras la muerte de Saramago sea consistente con la propia fantasía en la que vive no se puede decir que eso afecte la obra y la convierta en menor.
Puede no gustar la forma en que Saramago dibuja a su muerte o los elementos argumentales que le dá para funcionar dentro de su historia, pero es patético asumir que algo que es únicamente un gusto personal desvirtue la obra a la que pertenece. Puede desvirtuarla para tu gusto pero eso no convierte ni a la obra en menor ni a Saramago en un mal escritor (aunque sé que no has dicho esto en la crítica).
Se debe críticar el estilo de la prosa, la falta de congruencia DENTRO de la historia (si es que la hay) pero no los elementos que el autor (arbitrariamente o no) ha decidido colocar en su obra siempre y cuando tengan lógica dentro del funcionamiento de la obra y, disiculpame, pero los elementos de los que te quejas tienen ciertamente lógica dentro de "Las Intermitencias de la Muerte".

lun. ene. 03, 08:29:00 a. m. 2011  
Anonymous Anónimo said...

Acabo de terminar de leer éste libro y me ha parecido extraordinario. Sus libros están abiertos a interpretaciones, son libros que te hacen pensar. En èste en particular es de los q mas he tenido q reflexionar para encontrar su esencia, ése sentimiento q creo q el gran saramago (en minúscula jeje) queria dejar plasmado. ¿Que persona q haya llegado a cierta edad no ha sentido mas cercano el aliento de la muerte?. A este gran autor seguro q tb le ha sucedido.
Estoy de acuerdo con todos los q han dicho q el libro se divide en dos partes bien diferenciadas: en la primera nos habla de la necesidad de la muerte; en la segunda, del amor.
A mi entender, el regalo q el señor saramago nos hace es decirnos que una de las maneras de vencer el miedo a morir es a través del amor, tanto es así q hasta la propia muerte se olvida de la muerte ("al dia siguiente no murió nadie").

mar. ago. 16, 05:37:00 p. m. 2011  
Anonymous athos said...

Saramago fué un escritor con demaciada jerarquía, el libro que me ha gustado es "el hombre duplicado" que libro más para hermoso, todos algún día nos convertimos en alguien más, y alguien se convierte en lo que fuimos, mañana inicio a leer las intermitencias de la muerte... por que el avangelio según Jesucristo me ha dejado con ganas de más Saramago.

lun. oct. 24, 04:43:00 a. m. 2011  
Anonymous frank valdez said...

no tengo muchoa experiencia con la lecturapero leipor completo este libro y si bien es cierto que tiene partes confusas me parece es mi punto devista bueno a como va lla adquiriendo el abito de la lectura tendre mejores criticas gracias

mar. nov. 01, 04:13:00 p. m. 2011  
Anonymous Raúl Moscoso said...

Estoy terminando de leer esta obra, me ha sacado carcajadas y me ha puesto a reflexionar bastante en varias ocaciones, no me parece que critique a la sociedad burguesa únicamente, y no me parece una crúitica fácil y pocompensada tampoco. Saramago logra desvestir a nuestra sociedad contemporanea a través de esta gran obra.

mar. feb. 07, 05:25:00 p. m. 2012  
Anonymous Anónimo said...

lamentable tu critica, no entendiste nada.

mié. feb. 15, 02:57:00 a. m. 2012  
Anonymous Anónimo said...

Terminé esta obra hace no más de una o dos horas, a lo sumo. Si bien es verdad que el cambio de argumento, cuando la muerte vuelve a trabajar y pasa a ser una historia de amor algo similar a la de Todos los nombres, aunque con un final más alegre; a mi juicio es una obra genial. Saramago es uno de los mejores autores de esta época, (es en presente porque vivirá por siempre en sus obras) la crítica que hace a la sociedad de hoy, nos enseña, nos ilustra, para que consigamos salir de la caverna; desmitifica la muerte y la pone a nuestro alcance, para luego hacer lo mismo con ella. Primero pasa por la molestia de quitarnos las ilusiones de la vida eterna, además de mostrar que en nuestro mundo actual no tenemos el más mínimo decoro para actuar ante una situación así, después de tratar de mostrarnos qué sería de nosotros si la muerte se interrumpiera, usa la ironía, una ironía que llamaría Sócratica, para dejar desnuda a la muerte ante las maravillas del amor. Es como un Don José (protagonista de Todos los Nombres) pero en vez de enamorarse de alguien que acababa de morir, se enamora de alguien quién vive a pesar de haber tenido que morir, y la muerte sucumbe ante sí misma y la fuerza que tiene la vida...en fin, la crítica no me parece muy acertada, hablando estructuralmente, no existe ninguna guía para la estructura narrativa de una novela, incluso esos callejones sin salida, son para nosotros, los lectores, que nos vemos forzados a ser cómplices de la obra (cómo decía Cortázar)No sé lo que piensen los demás pero es una novela genial...Al día siguiente nadie murió...

dom. sept. 23, 08:39:00 p. m. 2012  
Blogger Gabriela Lago said...

Acabo de terminar de leer el libro reseñado y me ha encantado. Sobre todo la manera de ir articulando las diversas partes, las maneras de presentar "las intermitencias de la muerte". El libro, aunque uno esperase que hablara de muerte, habla de vida y es un planteo de todo lo que capaz de hacer el ser humano para sobrevivir. También podría decir que al fin le han dado la inmortalidad que tanto quería y ahora se pregunta, ¿ahora qué hacemos? El trabajo de la ironía es impecable.

vie. nov. 15, 04:27:00 p. m. 2013  
Anonymous Anónimo said...

La crítica bastante insulsa y sin fondo, para poder hablar de la manera tan denigrante que lo hace de la obra de Saramago se necesita un poco más de bagaje y conocimiento de su estilo, crítica y estrucutra literaria. Para quienes buscan una buena obra, hagan caso omiso a esta infundamentada crítica que prefiere lecturas de libros sencillos y lineales que no ofrecen ningún tipo de reflexión a los valores humanos más profundos.

lun. may. 12, 09:40:00 p. m. 2014  
Anonymous Anónimo said...

Las críticas a las inconsistencias, la estructura, la personificación de la muerte, los procedimientos narrativos que emplea Saramago y en resumen, a la narración de esta brillante historia de ficción metafórica, indican una lectura muy poco atenta porque el autor las plantea (repetida e irónicamente) en el propio libro con comentarios del tipo "el lector se preguntará si...", "alguien podría objetar que cómo es posible que..." o "otro espíritu curioso, de los que siempre interrumpen al narrador, se preguntará cómo...", etc, etc. Las dudas sobre la plausibilidad de los acontecimientos muy pocos plausibles es tan absurdo como buscar la cuadratura del círculo. El propio Saramago lo deja caer en numerosas ocasiones: "Pero no se entendía cómo, si estaba muerta [la muerte], y hecha toda de huesos, era capaz de matar. Y sobretodo que escribiera cartas. Esos misterios nunca serán aclarados". Y añado yo: porque no es necesario ni conveniente que se aclaren.
Sólo tengo tres obras suyas sin leer y, en mi opinión, ésta es una de las mejores.
Saludos.

mar. dic. 16, 12:23:00 p. m. 2014  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home