miércoles, noviembre 09, 2005

Cuentos Completos de Charles Perrault


He decidido centrar algunas de mis futuras lecturas en la literatura infantil y juvenil, sección clásicos. Muchos de estos libros tienen una clara vertiente fantástica así que de vez en cuando protagonizarán este blog. ¿Por qué a mis años me ha dado por ahí? ¿No soy ya un poquito mayorcito para estas lecturas? Bueno, realmente, de joven leí poco de este tipo de libros y, la verdad, no me arrepiento. La mayoría de los libros de este tipo que circulaban por mis años mozos (finales de los 70 y principios de los 80) eran versiones expurgadas o adaptadas, ilustradas generalmente de una forma tan ñoña y atroz que casi siempre me echaron para atrás. O, si no, me tocó engullirme la versión Disney de la historia con consecuencias irreparables para mi tierna cabecita.
Bueno, creo que es el momento de solucionar esta asignatura pendiente, entre otras cosas por que ahora me es posible encontrar las versiones integras y originales de estas historias y creo que merece la pena detenerse en un apartado de la literatura fantástica que es pura narración e imaginación, creador de una serie de arquetipos que nos guste o no aún están presentes en el fantástico actual y que en épocas de dictadura del realismo se convirtió en, prácticamente, el único territorio literario donde subsistía la Fantasía.
Y he empezado por el abuelo de todos los cuentos para niños, el francés Charles Perrault. Autor de dos colecciones de cuentos (“Griselidis. Avec le conte de Peau d’Asne et celuy des Souhaits ridicules” de 1694, en verso, y “Histories ou Contes du temps passe” de 1697, en prosa). Ambas aparecen reunidas en un apañado y barato tomito de bolsillo de Alianza (mi edición es de 2001) con preciosas ilustraciones de Gustavo Doré. En total son 11 cuentos, tres en verso (Griselidis, Piel de Asno y Los deseos ridículos) y el resto en prosa (La bella durmiente del bosque, Caperucita Roja, Barba Azul, El gato con botas, Las hadas, Cenicienta, Riquete el del copete y Pulgarcito).
Primera sorpresa, me han gustado mas los poemas que los cuentos, especialmente Griselidis y Piel de asno. Ambas son historias oscuras, siniestras incluso y en las que es más fácil rastrear su origen primigenio dentro de algunas de las leyendas pre-romanas de la Europa Central. Me gustaría tener la habilidad de un Robert Graves para diseccionar estos cuentos como hizo el anglomallorquín con los mitos griegos. Evidentemente no me es posible pero esa imagen de la doncella que huye de un padre incestuoso envuelta en una piel de asno tiene un aire mítico-religioso de lo más potente.
Otra novedad que no es novedad por sabida de oídas, los cuentos son de un cruel que pasma que estén destinados a niños. Ante nuestros ojos desfilan padres incestuosos, otros que son capaces de fingir la muerte de un hijo para poner a prueba a su madre, hermanas que bordean el abuso, niños abandonados por falta de comida, canibalismo (esos ogros come niños...), violencia de género... en fin, un panorama muy poco “edificante”.
A más de uno también le llamará la atención algunos rasgos poco correctos políticamente hablando pero que eran bastante comunes en los años de publicación de estos libros. Efectivamente, el machismo resulta increíble, el despotismo de los reyes, como el de los maridos, se ve de lo más normal y las chicas guapas siempre triunfan mientras que las feas suelen ser malvadas por mera cuestión estética.
Por otro lado, resulta de lo más atractivo rastrear el simbolismo de algunas de estas historias. Siempre supuse que Caperucita Roja era una sutil forma de represión sexual femenina, lo que me ha sorprendido es que esto no era casual si no claramente intencionado como bien señala el autor en la moraleja del cuento. Barba Azul, en cambio, presenta una metáfora tan poderosa como, seguramente, no intencionada. Un marido le da a su mujer todas las llaves de la casa donde vive pero le prohíbe entrar en una habitación concreta, su mujer sucumbe a la tentación (como no) y descubre una estancia ensangrentada con los cadáveres de las anteriores esposas de su hombre. Una forma muy curiosa de decir que es mejor no saber todo sobre tu pareja, quizás en lo más recóndito de su cerebro, ahí donde no te deja mirar, exista una habitación llena de sangre y vísceras.
En el debe sólo tres cuestiones pero mayores. El estilo es bastante sencillo por no decir simple, aquí si que se nota que el público receptor eran niños y bastante jóvenes; ahora bien, eso no significa que los cuentos sean mas simplones que las versiones que de ellos circulan y, de hecho, La bella durmiente del bosque es bastante más complicado que, por ejemplo, la versión Disney. Algunos cuentos (como Los deseos ridículos) son mediocres pastiches de fábulas grecolatinas. Y, por último, todos son de una brevedad a veces exasperantes, Caperucita Roja, sin ir más lejos, tiene sólo tres páginas.
En fin, quizás sea un ejercicio de arqueología literaria pero, sinceramente, creo que se puede pasar un par de horas de interés con este librito y reflexionar un poco en el pobre Perrault que ha pasado a la fama por estos brevísimos cuentos de los que se avergonzaba en parte (su segundo tomo se publicó originalmente anónimo) ya que el francés únicamente deseaba ser conocido por sus poemas...

8 Comments:

Blogger Jean Mallart said...

Supongo que conocerás ya "Psicoanálisis de los cuentos de hadas", de Bruno Bettleheim. Por si las moscas, te lo recomiendo. Yo, en general, desconfío del psicoanálisis, pero este hombre tenía mucho sentido común y el libro es muy interesante. Precisamente se dedica a destripar los cuentos de la fantasía tradicional. Es muy fácil de leer; no requiere conocimientos previos de psicología ni psicoanálisis y es muy revelador.

Saludos, felicidades por el blog y ánimo, que está muy interesante.

mié. nov. 09, 09:57:00 p. m. 2005  
Blogger Errantus said...

A mí las moralinas no me han pasado desapercibidas en muchos cuentos de hadas, y los oscuros simbolismos en ocasiones son de lo más brutales. Será que tendemos a idealizar la infancia, cuando es un sitio de horrores.

Por cierto, no es por ser quisquillosa, pero no entiendo la relación entre el tema y la portada de Pensad en Flebas.

jue. nov. 10, 12:07:00 a. m. 2005  
Blogger Roberto Iza Valdes said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

sáb. nov. 12, 02:41:00 p. m. 2005  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

Yo tampoco soy muy partidario del psicoanalisis pero conozco el libro de Bettleheim y estoy de acuerdo con muchas de las cosas que dice, especialmente con sus comentarios sobre otro clásico, "La bella y la bestia".
En cuanto a que la infancia sea un sitio de horrores... más bien creo que el niño es como un folio en blanco, sin ideas preconcebidas y por ello acepta como normales cosas que a los adultos (con un código ético-moral adquirido) nos ponen los pelos de punta. En cuanto a lo de la portada de Pensad en Flebas, soy un analfabero informático, en mi página me sale la portada del libro de Alianza, la de Banks debería de corresponder a la entrada que hice sobre Space Opera. Misterios.
Una última cosa, se me olvido decir que la traducción del libro es magnífica y obra de Jöelle Eyheramonno y Emilio Pascual.

mié. nov. 16, 08:46:00 p. m. 2005  
Blogger fonz said...

Échale un vistazo a "La cámara sangrienta" de Angela Carter (aunque probablemente lo hayas hecho ya) para más abundamiento en el tema del significado de los cuentos de hadas. Amás que está muy bien.

lun. nov. 21, 11:43:00 a. m. 2005  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

Pues mira, Carter es una de mis asignaturas pendientes asi que una razon mas para decidirme de una vez por ella. De todas formas creo recordar que la peli "En compañia de lobos" estaba basda en un cuento suyo asi que a la señora se ve que el tema le va.

mar. nov. 29, 08:04:00 p. m. 2005  
Blogger fonz said...

"En compañía de lobos" es precisamente la adaptación de una de las historias de "La cámara sangrienta" y por ahí va la historia; subconsciente, sexo, muerte, violencia, paso a la madurez sexual y otros temas profundos que se camuflan en los cuentos para niños.

Junto con "Noches en el circo" creo que "La cámara..." es ideal para iniciarse con la Carter.

mié. nov. 30, 05:06:00 p. m. 2005  
Anonymous footbaguero said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

dom. dic. 16, 01:17:00 p. m. 2007  

Publicar un comentario

<< Home