jueves, noviembre 09, 2006

"Opiniones del Gato Murr" de E. T. A. Hoffmann


Probablemente, esta sea la obra maestra de Hoffmann y, paradójicamente, una de las menos conocidas en España. Frente a la media docena de ediciones de “Los Elixires del diablo”, claramente inferior, y las incontables y fragmentarias de sus cuentos, apenas hay un par de “Opiniones del Gato Murr”, la última de 1997 y ya algo difícil de encontrar.
Ayuda a esto, quizás, la complejidad y rareza del libro, algo que fue percibido nada más publicarse en 1819 y que confundió a la crítica hasta bien entrado el siglo XX cuando las vanguardias habían hecho comunes muchas de las innovaciones creadas por Hoffmann.
A grandes rasgos, “Opiniones del Gato Murr” es la doble biografía de dos artistas, el gato que da título al libro, un pedante literato acomodaticio y el músico Kreisler, prototipo del artista romántico torturado y que da todo por su arte. Pero lo que llama poderosamente la atención en una primera lectura es la original presentación formal de la obra. Se supone que Murr, al mandar su autobiografía a la imprenta, ha utilizado trozos de otro libro, una biografía del músico Kreisler, como papel secante mezclándolos con su original. De esta forma, el libro resultante es una suma desordenada de los dos. Lo que en la práctica se traduce en que cuando llevamos unas cuantas páginas leyendo las aventuras de Murr de repente, y de forma abrupta, aparece un fragmento de la vida de Kreisler que, obviamente, bien poco tiene que ver con la del gato (aunque hay un nexo de unión entre ambos, el maestro Abraham, dueño de Murr y amigo de Kreisler).
Esto, para en lector bregado en las complejidades de la novela del siglo XX, no debería de ser muy complejo (a bote pronto me recuerda vagamente a Vargas Llosa y su “Conversaciones en la Catedral”) pero para los clásicos alemanes de principios del XIX se tornó en casi jeroglífico, hasta el punto que en una edición de principios del XX se permitieron el lujo de separar y juntar ambos fragmentos, presentándolos como dos obras diferentes (¿?). Bien, como disculpa hay que decir que aparte de Sterne con su “Tristam Shandy” pocos precursores había de semejante audacia.
Las dos historias propiamente dichas guardan también sus puntos en común. Murr y Kreisler son dos artistas totalmente diferentes, filisteo y comercial el gato y entregado y pasional el humano. En cierta forma, pueden verse como una metáfora de las dificultades del artista para adaptarse a la vida normal o como una alegoría de la vida del propio Hoffmann, músico y escritor de noche y eficiente funcionario de justicia de día. El hecho de que Kreisler roce la locura y todo él sea un exceso frente a la cómoda y burguesa vida del gato Murres una cristalina toma de postura de Hoffmann ante esa dicotomía tan romántica de la vida o el arte.
Pero “Opiniones del Gato Mur” es muchas más cosas, es un libro tremendamente divertido, en especial la vida de Murr, una sátira descarada a los bildungsroman, o novelas de aprendizaje, inauguradas por Goethe con su “Wilhelm Meister. Pera la risa, contagiosa e inteligente, aparece por muchos otros sitios. Las historias que cuenta Ponto, un perro amigo de Murr, son una descacharrante crítica al modo de vida burgués e hipócrita de esa época y, prácticamente, de cualquier época. Además, Hoffmann no duda en hacer también una ingeniosa crítica política contra los excesos represores de la Restauración que veía revolucionarios debajo de las piedras. La cofradía de gatos estudiantes de Murr que es perseguida por sus “peligrosas serenatas nocturnas” es una evidente crítica a los excesos policiales de aquellos años.
Incluso en la parte de Kreisler hay un decidido ataque a la monarquía absoluta casi fenecida que daba sus última bocanadas. La figura del Príncipe Iraneus que ha perdido su minúsculo reino a manos de Napoleón (algo que le ocurrió en la realidad a más de un dignatario alemán tras la derrota de Prusia en 1806) pero que lo ha reconstruido en su propio palacio (una miniatura de una miniatura, ahí es nada) roza el esperpento a niveles casi kafkianos.
Finalmente, y como no podía ser de otra forma, la historia de Kreisler, aparentemente más seria, toca muchos de los temas habituales de Hoffmann. Un mago experto en autómatas, intrigas cortesanas, misterios sin resolver, vidas atormentadas por pecados pasados, conjuras monacales, amores imposibles, el sexo como elemento corruptor del que es imposible escapar, locura,... Insisto, temas que abundan en sus cuentos y en “Los Elixires del diablo” pero que aquí se presentan de una forma innovadora y fascinante. La historia de Kreisler no tiene principio ni final. Recordemos que estos fragmentos son trozos sacados al azar de ese libro destripado por Murr para sus propios fines y, cual obra dadaísta, el azar ha hecho que falten muchas cosas y que las lagunas sean insondables. Sin ánimo de parecer poco original pero la mejor metáfora que se me ocurre para esta parte es la del queso de gruyere por que, efectivamente, hay un número increíble de agujeros que sólo pueden ser cubiertos con la imaginación del lector.
Y esto es lo que hace fascinante al libro por qué podemos intuir que pasan o han pasado muchas más cosas de las que se cuentan pero debemos de ser nosotros los que con nuestra propia imaginación rellenemos las piezas que faltan en este puzzle. El hecho de que el libro no finalice y que todas las intrigas queden en el aire es uno de los coitus interruptus mas brutales y desoladores que me he encontrado en mi vida (y no sólo en la literaria ;)
En fin, como ocurre últimamente en este blog, un libro un poco desconocido y antiguo pero que realmente merece el esfuerzo de descubrirlo.

9 Comments:

Blogger Sr. Tejón said...

Hola, soy un gran fan de este libro. Estaba tratando de encontrarlo para comprarlo y encontré tu artículo, me gustó. Pero lo que también me gustaría es saber dónde comprar la maravilla en Madrid o por correo, porque como bien dices está difícil de encontrar, incluso de viejo.
Saludos.

dom. dic. 31, 02:16:00 a. m. 2006  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

Yo lo conseguí en la librería Miraguano en la calle Hermosilla (Madrid), hace unos meses, lo que no sé es si me lleve el último. En grandes superficies tipo Casa del Libro, FNAC o Corte Inglés ni de coña. Prueba en una librería medio seria y espero que tengas suerte por que el libro es de 1997 y los de Cátedra tardan una infinidad en reeditar (que me lo digan a mi que ando loco detrás de "Gente de Selwyla" de Gottfried Keller).

lun. ene. 01, 01:37:00 p. m. 2007  
Anonymous Baby said...

Hola, quiero felicitarte por el blog, me ha parecido muy interesante :)
La cosa es que estoy haciendo un trabajo sobre E.T.A. Hoffmann y encontrar tu blog fue una grata sorpresa.
A ver si consigo el libro.
Un saludo

dom. ene. 07, 01:18:00 p. m. 2007  
Blogger Desmodrònic said...

Aunque hace tiempo que publicaste tu reseña, no quiero dejar de felicitarte por ella, justo en el día que he finalizado la lectura del libro. Una obra genial.

Saludos.

sáb. sept. 26, 08:32:00 p. m. 2009  
Blogger kteimporta said...

Muy buena la entrada. Justo hoy he terminado el libro, y aun quedan restos de la indignación por haber descubierto el final que no existe. De todos modos, el viaje ha sido mucho mejor que la novela de Poe, que termina sin final tras un soporífero relato.
Si alguien se atreve con el catalán, hay una nueva edición de "edicions de 1984" que podéis encontrar fácilmente.

mar. abr. 27, 03:34:00 p. m. 2010  
Blogger Lula Lestrange said...

Acabo de sacarlo de la biblioteca y, buscando información por Internet, he dado con tu blog. Ahora ya tengo dos cosas a las que echarle un vistazo: el libro, y tu espacio.

Un saludo,

4ETNIS

mar. feb. 01, 05:41:00 p. m. 2011  
Anonymous Anónimo said...

Hay muchas referencias a este libro en la novela de Robertson Davies "La lira de orfeo"

jue. may. 19, 11:09:00 a. m. 2011  
Blogger Sol Gaytán said...

Hola, hoy termine de leer por segunda ocasión (ahora en español) "Soy un gato" de Natsume Soseki, que al final hace referencia a ésta obra. Estaba tratando de buscar más referencias sobre la misma y encontré tu artículo, que es muy interesante e ilustrativo de la obra, espero encontrar el libro, saludos

jue. sept. 15, 10:24:00 p. m. 2011  
Blogger M.G. said...

En Middlemarch de George Elliot también hay una referencia al personaje del gato Murr

mié. mar. 05, 11:17:00 a. m. 2014  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home