jueves, octubre 12, 2006

Ser Friki ¡Qué Cruz!

Ser aficionado a la ciencia ficción en plan friki a veces es una cruz. Me explico, una de las características del friki cienciaficcionero en esto del leer es que es un comprador compulsivo de libros, pero compulsivo de verdad. Y, muy a menudo, se acaba volviendo un completista del carajo, de un autor, de un subgénero de una editorial o colección, de lo que sea pero completista. En el fondo, nos convertimos en una especie de coleccionistas raros.
Y ahí es donde surge la tragedia. Por que, pongamos por caso, uno quiere hacerse con determinados libros de escritores “conocidos” y es fácil. Shakespeare, Dante, Lope de Vega, Cervantes todos tiene sus obras al alcance de cualquiera. Pero ¿y si a uno le gusta Clifford D. Simak, o Edmond Hamilton o James Blish? Pues aquí hay que armarse de paciencia y recurrir al mercado de segunda mano por qué muchas de sus obras no se han vuelto a editar desde hace 20 o 30 años.
En mis tiempos eso significaba (por lo menos en Madrid) patearse bien Moyano y unas cuantas librerías más o menos especializadas y, por supuesto, armarse de paciencia y de pasta por que los libreros, viejos zorros, saben de maravilla que somos unos frikis del carajo (insisto) y que nos dejamos las perras bien a gusto.
Hoy en día la cosa está más modernizada pero tampoco hay que exagerar, además de la batida habitual antes mencionada está internet que amplía la búsqueda pero la esencia sigue siendo la misma, paciencia y pasta.
Si tuviese ganas y alguien quisiese leerlo podría escribir muchas cosas sobre mis búsquedas reales y virtuales de libros de cf pero tampoco nos vamos a poner como el abuelo batallitas que al final todos nos parecemos al pescador del chiste contando sus últimas capturas.
En cierta forma esta compulsión nuestra además de cara es un tanto irracional y sólo hay que vernos cuando nos enteramos que una editorial ha saldado: estampida masiva a los puntos de venta habituales, peregrinación de unos a otros y vuelta a casa con 20 o 30 libros en nuestro haber (no exagero, tenías que haberme visto cuando saldó Nova o Ultramar), claro, a veces te mira un poco raro el dependiente de la Casa del Libro o del Corte Inglés (otros , perros viejos, ni pestañean), pero, en el fondo, este comportamiento tiene su lógica. Todos sabemos que ciertos libros puede que nunca más vuelvan a ser editados y entonces su precio empezará a subir en el mercado de segunda mano, así que marica el último y al ataque.
Pero, al final, todo en el fondo no deja de ser una apuesta arriesgada por que, claro, de vez en cuando, la editoriales deciden re-editar viejos clásicos muy demandados y, nuestro gozo en un pozo, ese libro por el que hemos gastado una pasta de repente ya no vale tanto.
No hay derecho, uno paga 7.000 pelas por “Muerte de la luz” de Martín para que un par de años después los vuelvan a publicar a 12 euros y casi todos tenemos en mente algún caso parecido. Y da lo mismo la antigüedad del libro o la editorial. Sin ir más lejos “El hombre completo” de Brunner sólo se podía conseguir en Nebulae 1ª Época a un precio probablemente disparatado hasta que La Factoría decidió resucitarlo.
Ejemplos hay a docenas, la serie de Carter de Burroughs editada por Aguilar hace la tana de años era una presa codiciada y me imagino que se depreció cuando los piratas de Pulp la decidieron volver a sacar.
Algunos de los ejemplares de Elric de Melibone de Moorcock alcanzaban cifras astronómicas en su avatar como Martínez Roca y ahí están ahora a un precio la mar de asequible.
La palma se la lleva la colección Última Thule de Anaya, sin ir más lejos hace un par de días vi un par de ejemplares a 45 euros, hace un par de años por “La espada rota” de Anderson se hubiese pagado eso y más pero ahora con la edición de Alianza habría que estar gaga para hacerlo.
Claro que ediciones B bate todos los records, no se por que pero algunos títulos suyos estaban entre los más buscados, por ejemplo “Los viajes de Tuf” de Martín o “El libro del día del juicio final” de Willis o la serie de “Hyperion” de Simmons y me consta que la gente se dejó unas cifras realmente alucinantes por estos libros. Bueno, pues ahora te montas un sello de bolsillo y los sacas a 5 euros, alguno aún se debe de estar haciendo el harakiri después de pagar 30 euros por alguno de Vorkosigan y ver al precio que están.
Un título semi-mítico era “La venganza de Channur” de Cherryh, el tomo dos de una tetralogía. Todo Dios tenía los otros tres pero ese parecía haber volado. Jo, lo que se llegó a ofrecer por ese tomo dos. Y, hala, llega la Factoría y te re-edita la serie por cuatro perras, para llorar.
Si es que, como dijo cierto sabio, al final todo se encuentra, todo sale, sólo hay que tener paciencia.
Pero ¿aprendemos los frikis? ¿escarmentamos? Me temo que no, por que el mercado es absolutamente aleatorio, por que nadie sabe cuando las editoriales van a publicar ese libro que andamos buscando o si algún día van a hacerlo realmente (no sé si creo en dios pero alguna editorial es casi divina, sus designios son inescrutables). Así que, cuando vuelva a mis batidas reales y virtuales si me encuentro a un precio abusivo, pongamos, “Tau Cero” de Anderson, “El mundo contrareloj” de Dick o “Tunel en el espacio” de Heinlein, seguro que me los compraré a pesar de los pesares y a pesar de los rumores (¿los aficionados a Banks aún siguen esperando que se publiquen los tres primeros tomos de “La Cultura”?). En fin que como iba diciendo, que cruz esto de ser friki.

7 Comments:

Blogger Nacho said...

Servidor nunca ha tenido esa vena completista de hacerse con "todo" que os imbuye a algunos. Anda que no hay que tener tragaderas para leerse ciertos libritos de la colección Galaxia que te he visto comprar. A su lado las peores traducciones de David Alabort son de alta escuela :P Aunque entiendo que es el "precio" que hay que pagar por ciertos libros que no se van a traducir otra vez nunca.

Personalmente siempre he ido más a por determinados autores obras "señeras". Las competiciones por conseguir todos los novas blancos, ultramares, nebulaes segunda épocas,... no son para mí. Anda que no soy feliz mirando los huecos de Benfords, Sheffields, Vinges (Joan), Simaks, Clarkes y Bears en mis estanterías :D

Por cierto. Los que buscan "Pensad en Flebas" no tendrán que esperar mucho. A comienzos del año que viene lo reedita La Factoría XD

Nota: Recuerdo que por un lote en el que había "La caída de Hyperion" alguien pagó en Cyberdark más de 300 euros. Y el resto de libros no eran precisamente obras superbuscadas.

jue. oct. 12, 07:23:00 p. m. 2006  
Blogger Yarhel (Enric Quílez) said...

Me identifico plenamente contigo, Iván. Tampoco es que sea un completista, pero sí que soy un comprador compulsivo de libros y buscar algunos clásicos (o no tan clásicos) es para dejarse la cuenta corriente en números rojos :(

Últimamente he estado comprando algunos títulos en librerías de segunda mano por internet y me he vuelto a acordar de los viejos tiempos de Cyberdark en que todos llevábamos una especie de mono compulsivo por estas cosas.

Yo fui de los que se dejó los dineros en "El libro del día del Juicio Final" y en un "Bosque Mitago" y mira, al final, van y lo sacan nuevecito y bien de precio.

De todas maneras, lo mío es más grave: si el ejemplar más antiguo está algo deteriorado (y suele estarlo, por los años que lleva rondando por esos mundos de Dios) me compro también la nueva edición. ¡Sapristi!

¿Y qué me dices de esos libros que sacó Edhasa fraccionados en dos partes, como Las doce moradas del viento? Durante años, la primera parte era inencontrable y te tenías que conformar con tener la mitad de los relatos o venderle tu alma al demonio.

jue. oct. 12, 11:05:00 p. m. 2006  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

La verdad es que mi frikismo es un termino medio entre Yarhel y Nacho. No duplico los libros, si sale una edición nueva ahí se queda por muy mal que este mi viejo ejemplar pero reconozco que soy completista de un número determinado de autores (bastantes, me temo) y no le hago ascos a libros viejos viejos como los de Cenit, Vértice o Nebulae 1ª época. Es cierto que son ilegibles pero no es menos cierto, como dice Nacho, que si no te los compras en esas ediciones jamas volveras a verlos en español y leer en ingles me cansa en exceso.
Eso si, reconozco que ha habido dos colecciones que he conseguido al completo por motivos nostalgicos (eran las mas punteras en mi juventud), Martinez Roca Super Ficcion y Nebulae 2ª Epoca, pero ni siquiera las tengo completas del todo, algunos titulos los tengo en otras ediciones.
Ahora bien, Nacho no es tan puro como parece, tiene una "extraña fijacion" por Silverberg y bien lo se yo que le he prestado alguna de sus novelas mas impresentables :)
Por cierto, que ya he conseguido la que me faltaba, "Obsesion espacial", ale, muerete de envidia juas, juas.

mar. oct. 17, 09:34:00 p. m. 2006  
Blogger Edu said...

Lo mejor no es tener tú los libros, sino que tener acceso a la biblioteca de algun amigo megacompletista y supercompulsivo... :)

mié. oct. 18, 04:53:00 p. m. 2006  
Blogger Iván Fernández Balbuena said...

Es un sistema pero hay un refrán en el que creo fervientemente: "Los libros son muy orgullosos, si los prestas no vuelven".

mié. oct. 18, 09:36:00 p. m. 2006  
Blogger Nacho said...

Sí, tengo una fijación con algunos autores, ¿qué pasa? ;)

Eso sí, todavía no ha llegado el momento de pagar 15 € por "Colisión entre mundos" u "Obsesión espacial". Que es el precio al que me los he encontrado. Antes los cojo prestados de tu biblioteca. Porque a pesar de lo que acabas de escribir, los tuyos están bien enseñados y saben volver. Si no ya te encargas tú de conseguirlo... XD

jue. oct. 19, 01:45:00 p. m. 2006  
Blogger wraitlito said...

Yo estoy feliz de ver los libritos que EdicionesB y la factoría están sacando, que siga que siga.Lo siento por los promotores de 'la burbuja novelaria' :)

sáb. oct. 28, 11:00:00 p. m. 2006  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home